Conexión perdida. Por favor actualiza la página.
Conectado
EN | DE | PT | ES Ayuda Cómo estudiar Inicia sesión Registrarse

Tejido óseo: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

Tejido óseo

La fuerza, la forma y la estabilidad del cuerpo humano dependen del sistema musculoesquelético. El aspecto más fuerte de ese sistema es la arquitectura ósea subyacente. El hueso es una forma modificada de tejido conectivo el cual está constituido por matriz extracelular, células y fibras.

La alta concentración de minerales a base de calcio y fosfato en este tejido conectivo es la responsable de su naturaleza dura y calcificada. La estructura histológica, la forma de osificación, su apariencia en un corte transversal y el grado de madurez son factores determinantes en la clasificación del tejido óseo.

En este artículo hablaremos sobre las células del tejido óseo y la disposición en la que se organizan sus productos. También, algunos procesos patológicos relacionados con los huesos.

Puntos clave sobre el tejido óseo
Hueso esponjoso Trabéculas (encapsulan la médula ósea y vasos sanguíneos), contienen a la médula y a los canalículos (comunicación entre cavidades adyacentes)
Hueso compacto El sistema de Havers o las osteonas son las unidades funcionales (canales centrales o canal de Havers encapsulados por laminillas concéntricas)
Periosteo Capa externa, anclada por las fibras de Sharpey, encontrada a lo largo de la porción superficial de los huesos. Activamente involucrado en el reparo de fracturas
Endostio Producción de células osteoprogenitoras y osteoclastos
Osteoclastos Resorción ósea durante el crecimiento y la remodelación. Se localizan en las lagunas de Howship. La actividad de los osteoclastos se lleva a cabo en la membrana rugosa o borde en cepillo donde estos liberan catepsina K y colagenasa
Osteoblastos Facilitan la mineralización de la matriz osteoide y están conectados entre sí mediante prolongaciones dendríticas
Osteocitos Osteoblastos diferenciados atrapados en la matriz ósea que contienen proyecciones citoplasmáticas con osteoblastos y otros osteocitos
Contenidos
  1. Osteclastos 
  2. Osteoblastos
  3. Osteocitos
  4. Periostio
  5. Endostio
  6. Tipos de tejido óseo
    1. Hueso esponjoso
    2. Tejido óseo compacto
  7. Correlaciones clínicas
    1. Osteopenia
    2. Enfermedad ósea de Paget
    3. Deficiencia de vitamina D
    4. Osteomielitis
    5. Hiperparatiroidismo
    6. Neoplasias
  8. Bibliografía
+ Muestra todo

Osteclastos 

Se cree que los osteoclastos son derivados de los monocitos, los cuales tienen la responsabilidad de realizar la resorción ósea durante el crecimiento y la remodelación ósea. Los osteoclastos son polimórficos, multinucleados (con unos 20 núcleos en su citoplasma) y más grandes que los osteoblastos y que los osteocitos. Estos son encontrados ostiogeneralmente en las lagunas de Howship (lugares de resorción ósea). Debido a que hay una alta demanda metabólica en estas células, existen varias mitocondrias en su citoplasma. Asimismo, existen numerosas vacuolas que contienen enzimas fosfatasa ácida que facilitan la resorción ósea.

Existen varias estructuras microtubulares que facilitan el transporte de los lisosomas al aparato de Golgi y a la membrana rugosa o borde en cepillo en la porción más profunda del osteoclasto. La membrana rugosa o borde en cepillo es donde la actividad de los osteoclastos se lleva a cabo. Aquí, se liberan iones de hidrógeno en conjunto con la colagenasa (enzima no lisosómica) y la catepsina K (enzima lisosómica) lo cual provoca la descomposición del hueso. Estas células son activadas por las señales de los osteoblastos (explicadas más adelante), calcitriol y niveles de la hormona paratiroidea. Por otra parte, son inhibidas por la calcitonina de las células C de la tiroides.

Osteoblastos

Los osteoblastos son derivados mesenquimales diferenciados de las células osteoprogenitoras. Las células osteoprogenitoras son estimuladas por las proteínas morfogénicas óseas justo antes de que comience la formación de hueso. A diferencia de los osteoclastos, los osteoblastos son células mononucleares, cuboidales y de tinción basófila los cuales se encuentran en la superficie en desarrollo del hueso durante el crecimiento o la remodelación. Los osteoblastos secretan y facilitan la mineralización de la matriz osteoide.

Debido a que los osteoblastos recién formados tienen la necesidad de desplazarse a zonas de crecimiento y remodelación ósea, el citoplasma de estos está repleto de haces de actina y miosina. Existen prolongaciones dendríticas del citoplasma que son utilizadas para la comunicación con osteoblastos vecinos, estableciendo una continuidad eléctrica y metabólica entre los osteoblastos y osteocitos dentro de un sistema. Es importante resaltar que los osteoblastos expresan receptores para el calcitriol y la hormona paratiroidea. La activación de los receptores de la hormona paratiroidea provoca la diferenciación de los osteoblastos, inducida por los osteoclastos inmaduros.

Osteocitos

Los osteoblastos quedan atrapados en la matriz ósea que ellos mismos producen y como consecuencia se diferencian en osteocitos. Estas células mantienen sus proyecciones citoplasmáticas lo que resulta en varias comunicaciones con los osteocitos y osteoblastos adyacentes. A diferencia de los condrocitos, los osteocitos no sufren división celular ni producen nueva matriz. Estas células son elípticas, ligeramente con tinción basófila y contienen un núcleo ovalado con notablemente menos organelos que los osteoblastos.

Periostio

Existen dos regiones en el hueso que contiene células osteoprogenitoras y sus derivados, en conjunto con los osteoclastos y otras células que juegan un papel importante en la homeostasis ósea. Estos son el periostio y el endostio. El periostio es una capa de fibras colágenas que se encuentran en la superficie más externa del hueso. Está anclada por las fibras de Sharpey (fibras colágeno) y se encuentra a lo largo de la cara externa a excepción de las carillas articulares del hueso y lugares donde se insertan ligamentos y tendones.

Alrededor de dos o tres capas de osteoblastos ocupan el espacio entre el periostio visceral y la matriz ósea recién producida. El periostio está activamente involucrado en el reparo de fracturas. En sitios donde está ausente el periostio (áreas intracapsulares) los huesos fracturados curan pero a un paso más lento.

Endostio

El periostio participa activamente en el desarrollo óseo durante el crecimiento fetal en el útero. Sin embargo, es el endostio el que produce más células osteoprogenitoras y osteoclastos los cuales facilitan la remodelación ósea. Los osteoblastos del endostio son planos y están rodeados por colágeno tipo III. Este se extiende a lo largo de la superficie interna del hueso, teniendo proyecciones incluso en los canales de Havers.

Tipos de tejido óseo

Hueso esponjoso

La estructura del tejido óseo y su disposición puede estar clasificada dentro de los siguientes grupos: tejido óseo trabecular (esponjoso) y compacto. Desde una perspectiva histológica, el hueso esponjoso está constituido por tiras de hueso delgado que se unen entre sí, conocidas como trabéculas, las cuales encierran a la médula ósea y a vasos sanguíneos. Esta, conforma la porción interna del hueso, relativamente más blanda y llena de médula ósea

Las trabéculas son menos densas, contribuyendo a que los huesos sean más ligeros (a diferencia del tejido óseo compacto, mucho más pesado). La comunicación entre cavidades adyacentes se realiza a través de canalículos. A pesar de que la red trabecular hace que los huesos sean más ligeros y aumenta el espacio disponible para alojar a la médula ósea, la disposición de esta red trabecular también proporciona refuerzo al hueso, haciéndolo más fuerte y resistente.

Tejido óseo compacto

El tejido óseo compacto o hueso compacto es diferente al hueso trabecular en varios aspectos. Las unidades funcionales del hueso compacto son los sistemas de Havers u osteonas, que contienen un canal central (o canal de Havers), que como su nombre lo indica está ubicado en el centro y es encapsulado por laminillas concéntricas. Se pueden observar osteocitos en las lagunas entre las osteonas. Las osteonas, a diferencia de las trabéculas, están densamente agrupadas, haciendo del hueso compacto una estructura mucho más dura y pesada en comparación al hueso trabecular. Los canales centrales de las osteonas facilitan el paso de vasos sanguíneos que irrigan el hueso en desarrollo.

Pon a prueba tu conocimiento con el siguiente cuestionario sobre la histología de los huesos.

Tejido óseo: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

© A menos de que se defina lo contrario, todo el contenido, incluyendo ilustraciones, son propiedad exclusiva de Kenhub GmbH, y están protegidas por las leyes de copyright alemanas e internacionales. Todos los derechos reservados.

Regístrate ahora ¡y consigue tu guía de estudio definitiva!