EN | DE | PT | ES Ayuda Cómo estudiar Inicia sesión Registrarse

Extremidad inferior (anatomía): ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

Extremidad inferior (anatomía)

Anatomía de la extremidad inferior: Nervios, vasos, músculos y huesos

La mayoría de nosotros damos por hecho el poder contar con nuestras extremidades inferiores (miembros inferiores), pero no hay que olvidar que estas son en realidad dos máquinas que trabajan en perfecta armonía gracias a las numerosas y complejas estructuras anatómicas que las conforman. Si alguna de las piezas de la máquina llegara a fallar, entonces ya no podrías realizar actividades tales como caminar hacia tu clase de anatomía favorita (o no tan favorita), saltar, correr, pararte, agacharte, etcétera. Es por esto que es importante mantener una buena condición física mediante una rutina saludable de ejercicio.

La extremidad inferior (miembro inferior) se puede dividir en las siguientes partes o regiones:

En este artículo estudiaremos brevemente cada una de estas partes y abordaremos lo básico que debes saber sobre la extremidad inferior.

Puntos clave sobre la extremidad inferior
Cadera y pelvis Huesos: huesos coxales, sacro y cóccix
Articulación de la cadera
: articulación esferoidea
Músculos
: grupos anterior y posterior (superficial, profundo)
Arterias
: arterias glúteas y femorales
Venas
: venas ilíacas externas e internas
Nervios
: clúneos, cutáneo femoral, femoral, obturador, ciático y glúteo. Todos los ramos del plexo lumbosacro.
Muslo Huesos: fémur
Articulaciones
: cadera y rodilla
Músculos
: grupos anterior, medial y posterior
Arterias
: arteria femoral y sus ramas
Venas
: vena femoral, vena circunfleja, vena safena magna y vena profunda del muslo
Nervios
: nervios femoral y ciático, ramos de los plexos lumbar y sacro, respectivamente
Rodilla Huesos: tibia, fíbula, rótula
Tipo
: articulación en bisagra, con capacidad de flexión, extensión, rotación
Músculos
: extensores de la rodilla y flexores de la rodilla
Arterias
: arterias de la rodilla (geniculares)
Venas
; vena poplítea
Nervios
: nervios geniculares, ramos de los nervios obturador y femoral
Pierna Huesos: tibia, fíbula
Articulaciones
: rodilla y tobillo
Músculos
: grupos anterior, lateral y posterior (superficiales, profundos)
Arterias
: arterias tibiales anterior y posterior
Venas
: safena menor/externa, safena magna/interna, venas tibiales y fibulares
Nervios
: fibular/peroneo común, nervios tibial y safeno, ramos de los nervios ciático y femoral
Tobillo y pie Articulación del tobillo: articulación en bisagra, con capacidad de plantiflexión y dorsiflexión
Huesos
: calcáneo, talus/astrágalo, navicular, cuboide y cuneiforme, así como huesos metatarsianos y falanges,
Músculos
: dorsal, plantar central, plantar medial, grupos plantares laterales s
Arterias
: ramas de la arteria dorsal del pie y del arco plantar profundo
Venas
: superficial dorsal y redes venosas plantares; arco plantar profundo y arco venoso dorsal; venas del pie marginal, digital y metatarsiana
Nervios
: medial, plantar y digital

Cadera y pelvis

Huesos

El esqueleto apendicular de la región pélvica está conformado por la pelvis, una estructura formada por la cintura pélvica y el cóccix. Por su parte, la cintura pélvica consta de dos huesos coxales y el sacro, interconectados por la sínfisis del pubis y las articulaciones sacroilíacas.

Cada hueso coxal tiene tres partes (ilion, isquion, pubis) y se acopla a la cabeza del fémur para formar la articulación de la cadera (coxofemoral). Esta articulación esferoidea es responsable de darle un extenso rango de movimiento a los miembros pélvicos.

Si deseas aprender más sobre la articulación de la cadera y la cintura pélvica, echa un vistazo al siguiente enlace:

Músculos

Numerosos músculos de la cadera forman parte de la articulación de la cadera, causando que el muslo, y por ende la extremidad inferior, se muevan. Estos músculos están divididos en los grupos anterior y posterior. Este último está dividido a su vez en subgrupos superficial y profundo. El grupo de músculos anterior incluye a los músculos ilíaco, psoas mayor y psoas menor. Los músculos del grupo posterior superficial son los tres músculos glúteos (glúteo mayor, glúteo medio y glúteo menor), y el tensor de la fascia lata. Por su parte, el grupo de músculos posterior profundo incluye a los músculos piriforme, obturador interno, obturador externo, gemelo superior, gemelo inferior y cuadrado femoral.

Nervios y vasos sanguíneos

Pasemos ahora a revisar los vasos y nervios del miembro inferior y veamos cómo es que las estructuras de la cadera obtienen su inervación e irrigación (puedes aprender más sobre los vasos y nervios del miembro inferior en este artículo). Las principales arterias de esta región son las arterias glútea y femoral, que se originan de las arterias ilíacas. El drenaje del miembro inferior es llevado a cabo por los sistemas venosos superficial y profundo. Las principales venas que drenan a la cadera y a la pelvis se consideran profundas e incluyen a las venas ilíacas interna y externa, que se unen para formar las venas ilíacas comunes. Tienen muchas venas tributarias, pero las más importantes son las venas femorales junto con las venas profundas de la pelvis y el muslo. Los principales nervios que inervan la región de la cadera son los nervios clúneos, los nervios cutáneos femorales, nervio femoral, nervio obturador, nervio ciático y nervios glúteos. Todos estos, a excepción de los nervios clúneos, se originan a partir de los plexos lumbar y sacro.

Anatomía del muslo

Huesos y músculos

Ahora que ya aprendimos sobre cadera y pelvis, exploremos la anatomía del muslo. El muslo es la región localizada entre la cadera y la rodilla. Es la parte más fuerte y prominente de la extremidad inferior, lo que lo convierte en uno de los favoritos en los eventos organizados por los aficionados al fisicoculturismo. El sostén del muslo está dado por el fémur, el único hueso de esta región y el hueso más largo de todo el cuerpo humano. Tiene un extremo superior, un cuerpo y un extremo inferior, los cuales poseen numerosos puntos de referencia estructurales.

Una gran cantidad de músculos se insertan o actúan en el fémur. Esto les da una gran ventaja de movilidad debido a las dos articulaciones (cadera y rodilla).

Los músculos del muslo se pueden dividir en tres grupos: anterior, medial y posterior. El grupo anterior ocupa el compartimento anterior situado al frente del muslo, e incluye a los músculos sartorio y cuadríceps femoral. Este último es, por cierto, un músculo grande compuesto de cuatro músculos más pequeños llamados recto femoral, vasto medial, vasto lateral y vasto intermedio.

El grupo de músculos medial ocupa, adivinaste, el compartimento medial del muslo. Este incluye a los músculos pectíneo, aductor mayor, aductor mínimo, aductor largo, aductor corto y grácil. Estos músculos también se conocen como aductores del muslo.

El grupo posterior es el más pequeño, ocupando el compartimento posterior del muslo. Contiene tres músculos isquiotibiales llamados semimembranoso, semitendinoso y bíceps femoral.

Nervios y vasos sanguíneos

Los nervios y vasos sanguíneos del muslo son una continuación directa de los que encontramos en la cadera. La irrigación arterial proviene de la arteria femoral y sus ramas. La principal vena que drena al muslo, y de hecho a todo el miembro inferior, es la vena femoral. Esta forma parte del sistema venoso profundo, drena hacia la vena ilíaca externa y es una continuación directa de la vena poplítea. La vena femoral también recibe sangre desoxigenada de las venas circunflejas, la vena safena magna y la vena profunda del muslo. La inervación está dada por dos grandes nervios y sus ramos: los nervios femoral y ciático. Estos se originan de los plexos lumbar y sacro, respectivamente.

Rodilla

Ahora vamos a enfocarnos en el extremo distal del fémur, ya que forma parte de una de las principales articulaciones del miembro inferior. La articulación de la rodilla está formada por la interacción cercana de tres huesos: fémur, tibia y patela (rótula). De hecho, toda la articulación consta de dos articulaciones alojadas en una cápsula, la cual es reforzada por varios ligamentos extracapsulares e intracapsulares.

A continuación, puedes aprender más sobre la anatomía de la articulación de la rodilla.

La articulación de la rodilla es una articulación gínglimo (en bisagra) principalmente capaz de llevar a cabo los movimientos de flexión, extensión y, en menor grado, de rotación. Estos movimientos se realizan con la ayuda de numerosos músculos del muslo y de la pierna. Los extensores de la rodilla son los cuatro músculos que forman el cuadríceps femoral, mientras que los flexores incluyen al bíceps femoral, semitendinoso, semimembranoso, sartorio poplíteo y gastrocnemio.

Como cualquier otra estructura en el cuerpo humano, la rodilla también necesita suplementación nerviosa y vascular. Las arterias que la irrigan son las seis arterias geniculares que se envuelven alrededor de la rodilla. Junto con otras arterias del miembro inferior, estas forman la red articular de la rodilla. Se originan de la arteria poplítea, una continuación directa de la arteria femoral posterior a la rodilla. La vena principal de la rodilla es la vena poplítea. Esta recolecta la sangre transportada por todas las venas de la pierna y la drena hacia la vena femoral. La inervación principal de la articulación de la rodilla se lleva a cabo por los nervios geniculares, que se originan de los nervios tibial y fibular/peroneo común, los ramos principales del nervio ciático del muslo. Además, la rodilla también está inervada por el ramo articular del nervio obturador y por los ramos musculares del nervio femoral.

Pierna

Vamos a continuar con la anatomía de la pierna. En el mundo de la anatomía, la “pierna” se refiere estrictamente a la región ubicada entre las articulaciones de la rodilla y el tobillo, y no a toda la extremidad inferior como erróneamente se conoce en el lenguaje común. En esta pequeña sección, mencionaremos brevemente las partes de la pierna, específicamente los huesos, músculos y vasos y nervios.

Huesos de la pierna

Los dos principales huesos de la pierna son la tibia, localizada medialmente, y la fíbula (peroné), que se localiza más lateralmente.

Músculos de la pierna

Los músculos de la pierna están divididos en tres compartimentos: anterior, posterior y lateral. El grupo de músculos anterior incluye a los músculos: tibial anterior, extensor largo del dedo gordo, extensor largo de los dedos y tercer fibular/peroneo.

El compartimento posterior está formado por siete músculos en total, divididos en grupos superficial y profundo. Los músculos superficiales son el gastrocnemio, sóleo y plantar (que en conjunto forman el tríceps sural), mientras que la capa profunda consiste en los músculos poplíteo, tibial posterior, flexor largo de los dedos y flexor largo del dedo gordo.

El compartimento lateral de la pierna es el más pequeño y contiene solamente dos músculos: el fibular/peroneo largo y el fibular/peroneo corto.

Si quieres aprender más detalles acerca de estos músculos y dominar la anatomía de la pierna, no olvides revisar el siguiente enlace:

Nervios y vasos sanguíneos de la pierna

Las arterias principales que irrigan a la pierna con sangre oxigenada con las arterias tibiales anterior y posterior, junto con sus ramas. La arteria tibial posterior forma una rama crucial que se conoce como la arteria fibular/peronea, que irriga mayormente a los músculos de la pierna. Las arterias tibiales se originan de la arteria poplítea. Cuando se trata de las venas importantes de la pierna, las venas safenas menor/externa y magna/interna son las que brindan el drenaje superficial. La vena safena menor/externa se abre hacia la vena femoral, mientras que la safena magna/interna llega hacia la vena poplítea. Las venas profundas de la pierna se denominan fibular y tibial, con la tibial desembocando también en la vena poplítea.

La pierna recibe su inervación a través de los nervios fibular/peroneo común, tibial y safeno. Los primeros dos son ramos del nervio ciático, mientras que el último proviene del nervio femoral. Estos tres nervios se siguen dividiendo para inervar las diversas estructuras de la pierna.

Tobillo y pie

Por último pero no menos importante, revisemos la anatomía del tobillo y el pie. La articulación del tobillo (talocrural) es una articulación en bisagra con capacidad de plantiflexión y dorsiflexión. Se compone por tres huesos: tibia, fíbula y talus (astrágalo). De estos tres huesos, la fíbula únicamente juega un papel funcional secundario, facilitando el movimiento del tobillo en vez de realmente formarlo de manera estructural. Hay diez ligamentos en total que le brindan fuerza y flexibilidad al tobillo, de los cuales el ligamento deltoideo (colateral medial) es el más importante.

Asentado de modo inferior a la articulación talocrural se encuentra la articulación subtalar (o talocalcánea), brindándole al pie la capacidad de realizar los movimientos de inversión y eversión.

Si quieres descubrir más información respecto a la articulación del tobillo, no olvides revisar el siguiente enlace:

Huesos del tobillo y el pie

Ya vimos que hay un hueso conocido como el talus que está involucrado en la articulación del tobillo. Sin embargo, este es solo uno de muchos otros huesos del pie. Estos incluyen a los 7 huesos tarsianos; los huesos calcáneo, talus, navicular, cuboides y cuneiforme (tres en total), así como a los metatarsianos y las falanges. Estos huesos se mantienen unidos por varios ligamentos, siendo el colateral y el plantar largo los ligamentos más conocidos del pie.

Aprenderse tantos huesos toma tiempo, así que empecemos por estudiar sus nombres. Pero recuerda que en tus exámenes de anatomía van a esperar que conozcas la anatomía del pie en detalle, y es aquí donde entran en juego los siguientes recursos:

Músculos del tobillo y el pie

Diversos músculos se insertan en los huesos del pie antes mencionados. Están divididos en cuatro grupos: central, lateral, medial y dorsal. Los primeros tres grupos se denominan colectivamente como músculos plantares del pie debido a que están localizados en la porción plantar.

El grupo central de músculos se localiza dentro del compartimento central del pie. Están organizados en varias capas. Estos músculos son el flexor corto de los dedos, cuadrado plantar, músculos lumbricales, interóseos plantares e interóseos dorsales.

Moviéndonos más lateralmente, pero aún en el lado plantar del pie, nos encontramos con los músculos del grupo lateral: abductor del quinto dedo, flexor corto del quinto dedo y oponente del quinto dedo.

El grupo medial también consta de tres músculos, el abductor del dedo gordo, aductor del dedo gordo y flexor corto del dedo gordo. Observa que el músculo aductor del dedo gordo está anatómicamente localizado en el compartimento central del pie, pero está clasificado funcionalmente como un músculo plantar medial debido a sus acciones sobre el dedo gordo (hallux).

Ahora pasemos al dorso o superficie del pie. Aquí hay solamente dos músculos dorsales: el extensor corto de los dedos y el extensor corto del dedo gordo.

Aunque la gran mayoría de los recursos de aprendizaje separan a los músculos del pie por compartimentos, estos también se pueden separar de acuerdo a su ubicación. Los músculos que se originan más arriba en la pierna se conocen como músculos “extrínsecos” del pie, mientras que aquellos que se insertan estrictamente debajo del tobillo se denominan músculos “intrínsecos”.

Nervios y vasos sanguíneos

La irrigación arterial del pie está a cargo de la arteria dorsal del pie y de sus ramas en el lado dorsal. Por su parte, el arco plantar profundo y sus ramas son las responsables de la vascularización del lado plantar. En términos de drenaje venoso, las venas superficiales del pie consisten en las redes venosas superficial dorsal y plantar. Las venas profundas incluyen el arco plantar profundo y el arco venoso dorsal. Estos sistemas superficiales y profundos recolectan la sangre de las venas marginales, digitales y metatarsianas del pie. Las venas superficiales drenan hacia el arco venoso dorsal. Por su parte, el arco venoso drena hacia las venas safenas de la pierna. En cuanto a la inervación, los principales nervios responsables de inervar al pie son los nervios medial y plantar, en conjunto con los nervios digitales.

Si deseas saber más sobre los vasos y nervios del pie así como sus orígenes, no olvides revisar la siguiente unidad de estudio y el cuestionario personalizable.

Extremidad inferior (anatomía): ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

Regístrate ahora ¡y consigue tu guía de estudio definitiva!