Conexión perdida. Por favor actualiza la página.
Conectado
EN | DE | PT | ES Ayuda Cómo estudiar Inicia sesión Registrarse
¿Listo para aprender?
Elige tu herramienta de estudio favorita

Cabeza y cuello (anatomía)

Cabeza y el cuello (vista anterior)

La cabeza y el cuello son dos ejemplos de la pareja perfecta en anatomía en cuanto a forma, función y complejidad. El cuello es lo suficientemente resiliente como para sostener los 5 kilogramos de peso de la cabeza las 24 horas del día, pero al mismo tiempo es lo suficientemente móvil como para permitir el movimiento de la misma en muchas direcciones distintas. Por otro lado, la cabeza es bastante durable y esto le permite proteger la frágil estructura del cerebro, mientras que su intrincado diseño permite el paso de una compleja red de nervios y vasos sanguíneos.

En este artículo aprenderemos sobre los numerosos aspectos anatómicos de la cabeza y el cuello, tales como el cráneo, ojos, dientes, nariz, oído y cuello. También hablaremos de los nervios y vasos sanguíneos más importantes pertenecientes a cada una de estas regiones.

Puntos clave sobre la anatomía de la cabeza y el cuello
Cráneo Compuesto por 22 huesos: hueso frontal, huesos parietales (2), hueso occipital, huesos temporales (2), hueso esfenoides, hueso etmoides, maxilares (2), cornetes nasales inferiores (2), huesos lagrimales (2), huesos nasales (2), huesos palatinos (2), vómer, huesos cigomáticos (2), mandíbula
Nariz Compuesta por cartílagos nasales y huesos nasales, localizada anterior a la cavidad nasal
Arterias
: facial, esfenopalatina, palatina mayor y oftálmica
Nervios
: nervio olfatorio (I par craneal), nervio oftálmico (V1 par craneal), nervio maxilar (V2 par craneal)
Ojo Compuesto por el globo ocular y músculos extraoculares asociados, localizados en las órbitas
Arteria principal:
oftálmica
Nervios principales:
nervio óptico (II par craneal), nervio oculomotor (III par craneal), nervio troclear (IV par craneal), nervio trigémino (V par craneal) y nervio abducens (VI par craneal)
Oído Compuesto por los oídos externo, medio e interno
Arterias principales:
carótida externa, maxilar y basilar
Nervios principales:
nervio facial (VII par craneal) y nervio vestibulococlear (VIII par craneal)
Boca Compuesta por los dientes, lengua, paladares duro y blando, úvula palatina y tonsilas, orofaringe
Arterias principales:
palatina descendente, facial, lingual y maxilar
Nervios principales:
nervio maxilar (V2 par craneal), nervio mandibular (V3 par craneal), nervio vago (X par craneal), nervio hipogloso (XII par craneal) y nervio facial (VII par craneal)
Cuello Contiene al hueso hioides, glándula tiroides, glándulas paratiroides, faringe y laringe. Se divide externamente en triángulos e internamente en compartimentos.
Arterias principales:
carótida común, carótida externa, carótida interna y arterias faciales
Nervios principales:
plexo cervical
Contenidos
  1. Cráneo
  2. Nariz y fosa nasal
  3. Ojo
  4. Oído 
  5. Boca
  6. Dientes
  7. Cuello
  8. Bibliografía
+ Muestra todo

Cráneo

El cráneo es una fuerte estructura ósea en forma de cápsula que descansa sobre el cuello y envuelve al cerebro. Consta de dos partes principales: el neurocráneo (cavidad craneal) y el viscerocráneo (esqueleto facial). El neurocráneo es la parte que protege al cerebro y está compuesta por dos partes: la base del cráneo, que soporta al cerebro; y la calvaria (bóveda craneal), que se asienta sobre la base del cráneo y cubre al cerebro. El viscerocráneo sostiene principalmente a los músculos faciales y a una gran variedad de estructuras anatómicas.

Como puedes ver en este diagrama, hay numerosos huesos del cráneo que debemos estudiar. De hecho, el cráneo tiene veintidós huesos en total, algunos de los cuales vienen en pares:

Para hacer del cráneo una estructura cerrada y resiliente, los huesos que lo conforman están unidos mediante un tipo especial de articulaciones llamadas suturas. Hay varias suturas craneales en total, cada una denominada de acuerdo a los huesos que la forman. Las más importantes son las suturas coronal, sagital, escamosa, lambdoidea y palatina, además de los puntos de referencia anatómicos lambda, bregma y pterion.

Nariz y fosa nasal

Sobresaliendo de la mitad de tu cara está tu nariz, una estructura que te permite oler y respirar. Está compuesta por los huesos y los cartílagos nasales que poseen dos aperturas conocidas como narinas u orificios nasales. Detrás de la nariz se encuentra la fosa, o cavidad nasal. Hay dos cavidades nasales, separadas por el tabique nasal. Cada cavidad contiene tres estructuras en forma de concha de mar denominadas cornetes nasales, debajo de los cuales están los meatos nasales, en los que podemos encontrar las aberturas de drenaje de los numerosos senos paranasales que posee tu cráneo.

Las principales arterias que irrigan a la nariz y cavidad nasal son las arterias facial, esfenopalatina, palatina mayor y oftálmica, mientras que sus principales nervios son el olfatorio (I par craneal), oftálmico (V1 par craneal) y maxilar (V2 par craneal), siendo estos dos últimos divisiones del nervio trigémino (V par craneal).

Ojo

A ambos lados de la nariz podemos encontrar las estructuras anatómicas que todos conocemos como los ojos. Cada ojo consiste en un globo ocular suspendido en una cuenca ósea dentro del cráneo: la órbita. El globo ocular por sí mismo posee una anatomía extremadamente intrincada y compleja que permite tu sentido de la vista. Hablando en sentido general, el ojo está formado por tres capas que envuelven a dos compartimentos llenos de una sustancia viscosa en la cual se encuentra suspendido el lente o cristalino. La luz ingresa al ojo a través de la pupila, que es el agujero central del ojo y cuya abertura está controlada por el iris. La luz luego llega a la retina, lo que finalmente te permite ver.

El ojo también cuenta con numerosos anexos que son esenciales para proteger al globo ocular, además de ayudarlo a moverse y llevar a cabo sus funciones. Estos son los párpados, conjuntiva, aparato lagrimal y siete músculos extraoculares.

La principal arteria que irriga al ojo es la arteria oftálmica, mientras que los principales nervios son el óptico (II par craneal), oculomotor (III par craneal), troclear (IV par craneal) y abducens (VI par craneal). Estas arterias y nervios llegan al ojo a través de tres aberturas localizadas en la pared posterior de la órbita.

Oído 

A cada lado de la cabeza están tus oídos. En realidad, las únicas estructuras visibles del oído son tus orejas (pabellón auricular) y la apertura del conducto auditivo externo, ya que la parte más compleja del oído se encuentra escondida dentro de tu cráneo. El oído consta de tres regiones principales:

  • Oído externo - capta el sonido.
  • Oído medio - transmite el sonido hacia el oído medio a través del tímpano y los tres huesecillos del oído (martillo, yunque y estribo).
  • Oído interno - transforma el sonido en impulsos nerviosos mediante la cóclea y ayuda a mantener el equilibrio postural del cuerpo mediante los conductos semicirculares.

La anatomía del oído no termina aquí. Además de las ya mencionadas, existen otras estructuras que rodean al oído y le ayudan en su función. Estas son la trompa auditiva, el techo del tímpano y el laberinto. Esta última estructura también permite mantener el equilibrio postural general del cuerpo.

Las principales arterias que irrigan al oído son la carótida externa, maxilar y basilar, mientras que los principales nervios son el facial (VII par craneal) y vestibulococlear (VIII par craneal).

Boca

Otra de las estructuras faciales más importantes que se encuentran en la cabeza es la boca. Anatómicamente se denomina cavidad oral y es el primer componente del sistema digestivo, ya que tiene un rol importante en la digestión mecánica e incorporación de los alimentos. Está formada mayormente por dos partes: el vestíbulo, localizado entre los dientes y los labios, y la cavidad oral propiamente dicha, que se localiza posteriormente y es en lo que todo el mundo pensamos cuando escuchamos la palabra “boca”. Está última contiene numerosas estructuras importantes:

  • Dientes
  • Lengua
  • Techo de la boca (paladares duro y blando)
  • Úvula palatina
  • Tonsilas
  • Istmo de las fauces y los arcos que la rodean

Como puedes adivinar, la estructura más compleja y voluminosa que se encuentra dentro de la cavidad oral es la lengua. La lengua forma parte de casi todas las funciones de la lengua, desde la masticación hasta la incorporación y deglución de la comida. Además, consta de dos grupos musculares que le permiten moverse en cualquier dirección dentro de la boca y ajustar su forma de acuerdo a la función que necesite realizar.

Las principales arterias que irrigan a la cavidad oral son la palatina descendente, facial, lingual y maxilar. Por su parte, los principales nervios son el maxilar (V2 par craneal), mandibular (V3 par craneal), vago (X par craneal), hipogloso (XII par craneal) y facial (VII par craneal). Revisa los siguientes materiales de estudio para aprender más acerca de la cavidad oral y sus estructuras.

Dientes

A pesar de que los dientes son parte de la cavidad oral, su complicada anatomía nos obliga a otorgarles un apartado específico. A lo largo de la vida del ser humano, hay dos grupos de dientes que crecen en la boca: los dientes deciduos (“dientes de leche” o temporales) que se cambian alrededor de los seis años de edad; y los permanentes, que son los que se quedan contigo por el resto de tu vida. La cavidad oral del humano adulto contiene treinta y dos dientes organizados en dos arcos, cada uno de los cuales tiene dieciséis dientes.

Dentro de sus funciones podemos mencionar: la masticación, la fonación, la estética y la comunicación no verbal. Hay cuatro tipos de dientes:

  • Incisivos
  • Caninos
  • Premolares
  • Molares

Si abres tu boca frente a un espejo, la parte visible de cada diente es la corona, la cual está formada por un material resistente y calcificado que les brinda la fuerza. La corona está cubierta por un tejido llamado esmalte y por dentro contiene a la pulpa. Cada diente está anclado a la encía mediante su raíz, la cual puede variar en número dependiendo del tipo de diente.

Los dientes reciben su irrigación a través de la arteria maxilar, mientras que su inervación está dada por los ramos del nervio trigémino (V par craneal) maxilar (V2 par craneal) y mandibular (V3 par craneal). Consulta los siguientes recursos de aprendizaje para estudiar todo sobre la anatomía de los dientes.

Cuello

Si creíste que las estructuras anteriores eran complejas, espera que veas el cuello. Esta estructura es lo suficientemente fuerte como para sostener la cabeza, pero también es lo suficientemente móvil para moverla en varias direcciones. Externamente, el cuello está dividido en triángulos, cada uno de los cuales contiene músculos del cuello, vasos sanguíneos y nervios específicos. Sin embargo, el cuello también tiene una división interna en forma de compartimentos, que están delimitados por las numerosas capas de la fascia cervical.

Echa un vistazo a los siguientes recursos para que aprendas todo lo que necesitas saber acerca de los triángulos y compartimentos del cuello, y para poner a prueba tus conocimientos del tema.

El punto de anclaje del cuello es el hueso hioides, que está situado ligeramente sobre la “manzana de Adán” (prominencia laríngea) en los hombres. La mayoría de los músculos del cuello se insertan en el hueso hioides, lo que los separa en dos grupos: los músculos suprahioideos y los músculos infrahioideos. No obstante, hay otros músculos que también forman al cuello.

El cuello también alberga cuatro importantes estructuras por dentro; dos órganos y dos conductos o pasajes. Estos son:

Las glándulas son las responsables de la homeostasis endocrina normal del cuerpo. La faringe es un pasaje muscular para la comida y el aire, conectando las cavidades nasal y oral con el esófago y la laringe. Esta última contiene a las cuerdas vocales y consta de varios cartílagos, membranas, ligamentos y músculos. Es la responsable del habla.

Las cuatro principales arterias que pasan a través del cuello y que además lo irrigan son la carótida común, carótida externa, carótida interna y arterias faciales junto con el tronco tirocervical. El plexo cervical es la principal estructura nerviosa que inerva y atraviesa el cuello.

Cabeza y cuello (anatomía): ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

© A menos de que se defina lo contrario, todo el contenido, incluyendo ilustraciones, son propiedad exclusiva de Kenhub GmbH, y están protegidas por las leyes de copyright alemanas e internacionales. Todos los derechos reservados.

Regístrate ahora ¡y consigue tu guía de estudio definitiva!