EN | DE | PT | ES Ayuda Cómo estudiar Inicia sesión Registrarse

Los errores más comunes que afectan tu aprendizaje de anatomía

“Todos los hombres cometen errores, pero solo los hombres sabios aprenden de ellos”. Winston Churchill

Los errores son inevitables. A menos que vivas en una cueva completamente lejos de la sociedad, desde el momento en que te levantas de la cama hasta que te vuelves a acostar la vida diaria te obliga a estar tomando decisiones constantemente. Los errores son más bien un “cuándo” y no un “si”, ya que hay probabilidad de que ocurran cada vez que tomas una decisión. El lado positivo es que algunos errores son más sencillos de perdonar y de una magnitud menor, convirtiéndolos en excelentes oportunidades de mejora para el futuro.

Todo el mundo sabe sobre la importancia que tiene el poder del aprendizaje a partir de los errores. Esta mentalidad se ha vuelto tan popular que “aprender y seguir adelante” es una de las frases favoritas de muchas personas hoy en día. Sin embargo, ¿cuántas personas realmente tienen la sabiduría para poder aprender de sus errores? No muchas, lamentablemente. Esto es especialmente notorio en las áreas educativas, de estudio y de aprendizaje. Intenta recordar todas las veces en las que has tenido un mal resultado, mala calificación, reprobado un examen de anatomía, o simplemente no cumpliste tus propias expectativas. En esos casos reflexionaste sobre tus errores, pensando en la manera perfecta de solucionarlos, concluyendo que simplemente debes trabajar más y más duro la siguiente vez. Pero, ¿es esto lo suficientemente efectivo como para poder decir que aprendiste de tus errores?

Los errores más comunes que afectan tu aprendizaje y cómo solucionarlos
Errores No tener un plan de estudio, no invertir suficiente tiempo en la tarea, creer en mitos sobre cómo estudiar, no adaptar tu aprendizaje, no pedir ayuda, no visualizar la información, no ver la idea general, no poner en contexto lo que aprendes, aprendizaje pasivo
Soluciones Evita cometer estos errores, aprendizaje y repaso activos, usar cuestionarios, aprendizaje visual (vídeos), empleo de métodos y estrategias de aprendizaje

La razón del por qué sucede esto, es debido a la falta de conocimiento sobre cuáles son exactamente tus errores, incluyendo tus errores potenciales. Este artículo hablará sobre cuáles son los errores más comunes que afectan tu aprendizaje de la anatomía humana y algunas posibles formas de evitarlos.

Contenidos
  1. Errores comunes
  2. Solución
  3. Puntos importantes
+ Muestra todo

Errores comunes

Aprender de los errores es una experiencia invaluable en la vida de todo ser humano. Sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo. Esto solo funciona si decides tomar un gran paso atrás y realmente ponerte a analizar qué es lo que estuvo mal. Desafortunadamente, si eres como el 99% de los estudiantes, probablemente estés atribuyendo tus problemas sencillamente a no haberte esforzado lo suficiente, en lugar de analizar profundamente cuál es la raíz de estos problemas.

Aprender anatomía no es una tarea sencilla. La cantidad enorme de información que necesitas aprenderte en tiempo récord es por sí sola el escenario perfecto para el desastre. Esto equivale a pérdidas de tiempo, aprendizaje insuficiente y la necesidad constante de volver a empezar. ¡Ponerte a correr en círculos es lo último que necesitas! ¿No sería más fácil ser parte del otro 1% de los estudiantes y reconocer cuáles son los errores potenciales que cometes al momento de estudiar, con el propósito de evitarlos en lugar de corregirlos? Después de todo, “es mejor prevenir que lamentar”. Estos son los errores más comunes:

  • No tener un plan de estudio - Este es uno de los principales errores que cometen la mayoría de los estudiantes y también es el origen de muchos de los problemas. Un libro de texto tradicional tiene en promedio alrededor de mil páginas, de las cuales necesitas memorizar una cantidad significante de información. No olvides que el 90% del aprendizaje de la anatomía depende de ti y no de lo que ves en clase. Si no haces una planeación de estudio diaria o semanal desde el primer día y no distribuyes eficientemente tu trabajo, entonces difícilmente podrás terminar de cubrir todo el contenido requerido en el tiempo que necesitas. Recuerda que “fallar al planear es planear para fallar” (Alan Lakein, experto en manejo del tiempo).
  • No invertir suficiente tiempo en la tarea - Así como es importante planear tu trabajo, también necesitas ponerte en acción y seguir tu plan de trabajo. ¡No seas del tipo de persona que se la pasa procrastinando y haciendo modificaciones cada vez más elaboradas y coloridas a su agenda con cada día que pasa sin haber estudiado! Aprender anatomía toma tiempo, sin importar qué tan ingeniosos sean los métodos de estudio que utilices. Necesitas invertirle tiempo, sangre, sudor y lágrimas a esta materia. ¡No intentes tomar atajos y dejar las cosas para el último momento porque lo puedes lamentar!, ¡Abarrotarse de información nunca funciona!

  • Creer en mitos sobre cómo estudiar eficientemente - ¿Eres de los estudiantes que cree en la lectura rápida? ¿Consideras que tienes un estilo de aprendizaje particular y que solo aprendes de modo visual, kinestésico o auditivo? ¡No lo hagas! Son solamente mitos que aparte de no ayudarte a aprender anatomía también afectarán y limitarán tu aprendizaje. Además, aunque te guste estudiar en grupo, ¡puede que no sean tan beneficioso como piensas!
  • Estudiar cronológicamente y no prioritariamente - Simplemente porque tu libro de anatomía, las notas que tomaste en clase o tu profesor sigan un cierto formato, no significa automáticamente que esa sea la forma más efectiva de aprender la información. Por ejemplo, puede ser que el material te lo enseñen de acuerdo a los sistemas en lugar de las regiones del cuerpo, pero para ti es mucho más sencillo no saltar de una región a la otra, sino por el contrario, estudiar primero todas las partes de la cabeza y cuello antes de ponerte a estudiar la cavidad torácica. Además, es mucho más importante aprender algunos temas que otros, aun cuando se les dedique la misma cantidad de tiempo de estudio. Aprender exactamente de la forma en la que te enseñan es el resultado de un nivel secundario de educación, que no funciona en instituciones de nivel terciario. En el caso de un tema tan preciso como la anatomía, al final del día a nadie le importa realmente cómo lo aprendiste siempre y cuando lo hayas aprendido.

¿Necesitas ayuda para saber por dónde empezar a estudiar anatomía? No olvides revisar nuestra Guía Definitiva para Estudiar Anatomía, donde encontrarás muchos tips y herramientas de utilidad.

  • No pedir ayuda - Esta es otra trampa peligrosa en la que puedes caer. Ocurre especialmente en los estudiantes de ciencias de la salud, ya que tienden a ser independientes, intelectuales y ambiciosos. También se refiere a los individuos portadores del cromosoma Y. Si no logras entender algo o si tienes algún tipo de problemas, ¡solo pide ayuda! Si esto te resulta difícil, recuerda que hay una gran probabilidad de que a los demás también estén en la misma situación que tu, pero simplemente les da miedo admitirlo. “La razón por la que luchamos contra la inseguridad es porque comparamos nuestro detrás de escenas con las películas más destacadas de los demás” (Steve Furtick).
  • No visualizar la información - Hay una razón de ser para las imágenes de tus libros de anatomía, los requisitos de tus atlas, las disecciones cadavéricas y los modelos anatómicos. Esta materia es extremadamente visual y necesitas saber usar bien estas herramientas para poder aprender adecuadamente. Si vas a llevar a cabo una intervención quirúrgica en la cavidad torácica no necesitas escribir un ensayo. Lo que necesitas es saber reconocer qué es lo que estás viendo, qué estás cortando, y especialmente, qué debes dejar intacto. Se trata de “ver” el contenido de la materia en tu mente, ¡así que dale vueltas por todos lados a cada estructura anatómica después de haber aprendido la información!
  • No ver la idea general - ¿Cómo es que aprende la mayoría de los estudiantes? Abren el libro, se van al inicio del capítulo y comienzan por la primera línea. Ni siquiera hacen el intento de hojear las páginas siguientes, leer los temas y subtemas ni acomodar la información lógicamente. El aprendizaje debe ser como las cebollas - las ideas generales y más importantes deben de ir en el centro, y a partir de ahí deben ir saliendo todos los detalles subsecuentes. Si solo te dedicas a leer el libro tal y como está escrito, lo más seguro es que termines por atorarte y perderte en el mar de información del primer tema que estudies. No utilices los detalles para crear tu conocimiento, ¡mejor acomodalos en algo que ya tengas bien establecido!
  • No poner en contexto lo que aprendes - ¿Por qué crees que se te olvida tan rápido la anatomía después de cierto tiempo y después necesitas estar repasando a cada rato? Es porque no pones los materiales en contexto. Claro que esto no aplica a todos los departamentos de anatomía del mundo, pero sí es relevante para muchos de ellos. Para poder recordar los conceptos anatómicos por un período largo de tiempo, necesitas reforzarlos. El contexto es el pegamento que mantiene unidos a los conceptos. En el caso de la anatomía, el aprendizaje incluye tanta información clínica como sea posible, incluso si no te la preguntan en los exámenes. Definitivamente es una buena idea, hasta cierto punto, aprender que la vena renal izquierda está dispuesta en el medio del sándwich entre la arteria mesentérica superior (AMS) y la aorta abdominal. Sin embargo, es todavía mejor saber que la AMS puede comprimir la vena renal y ocasionar el síndrome de atrapamiento de la vena renal izquierda (síndrome del cascanueces), junto con una lista de otros síntomas. De esa forma no solamente aplicas tus conocimientos para recordarlos por más tiempo, sino que también consigues ver la relación entre lo que estás estudiando y a lo que te quieres dedicar en tu futuro trabajo, haciendo que el aprendizaje sea más placentero e interesante.

¿Quieres saber cómo evitar los errores en el aprendizaje? ¡Toma cursos de anatomía en línea impartidos por expertos y accede a cientos de temas de anatomía y fisiología que están al alcance de tus dedos!

  • Aprender pasivamente - Tratar de dominar la anatomía leyendo y releyendo no funciona. De hecho, lo más seguro es que estés perdiendo mucho tiempo con esta estrategia. Lo más preocupante de esto es la popularidad de este método de estudio, ya que al parecer, todos los estudiantes lo utilizan. Si quieres avanzar en las montañas de información de anatomía de la forma más efectiva y eficiente posible, lo que necesitas es el repaso activo. Lee la información solamente una vez, cierra el libro e imagina que tú eres quien le está enseñando la información a alguien más, crea tarjetas de estudio (flashcards), dibuja mapas mentales, etc. Esencialmente, trata de poner tus conocimientos a prueba y no te limites a leer de manera repetitiva, ¡no te trates de engañar!

Solución

Las soluciones a la mayoría de los errores descritos en este artículo son bastante simples - ¡evítalos! En resumen, elabora un plan, invierte la cantidad necesaria de tiempo, visualiza la información y aprende de la forma más lógica posible, y no de la forma en que se presenta la información.

¿Te está costando trabajo recordar las estructuras clave? Nuestras hojas de trabajo gratuitas son una excelente manera de mejorar tu memoria y habilidades de identificación.

Todos estos consejos suenan fáciles, ¿pero realmente lo son? Si aún no sabes por dónde empezar, un buen punto de partida sería el sitio web de Kenhub. Además de vídeos y artículos ofrecidos para aprender anatomía eficientemente, tiene un atlas que puedes usar fácilmente para comenzar a visualizar la información, cuestionarios que te ayudan a ver cuánto sabes, y muchas otras estrategias para dejar de aprender pasivamente. ¡Estas opciones son increíblemente variadas!

En resumen, hay muchos errores comunes que puedes cometer fácilmente y que sin lugar a dudas van a afectar tu aprendizaje de anatomía. Por suerte, existen soluciones que no son tan difíciles de aplicar. Solo ten en mente que aunque los errores sean inevitables, si estás consciente de ellos puedes prevenirlos en lugar de corregirlos, y así harás que tu aprendizaje sea instantáneamente más sencillo.

Regístrate ahora ¡y consigue tu guía de estudio definitiva!