Conexión perdida. Por favor actualiza la página.
Conectado
EN | DE | PT | ES Ayuda Cómo estudiar Inicia sesión Registrarse

Sistemas del cuerpo humano: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

Sistemas del cuerpo humano

Sistemas del cuerpo humano

El cuerpo humano es una máquina biológica que se compone de sistemas; estos son grupos de órganos que trabajan en conjunto para producir y mantener las funciones vitales. Algunas veces mientras estudiamos sobre las células o moléculas nos perdemos y los árboles no nos dejan ver el bosque, así que puede ser de gran utilidad dar un paso atrás y considerar todo el panorama.

Esta página te proveerá una corta introducción a los sistemas del cuerpo humano, su anatomía y función. Para que todos los órganos que estudies más adelante se agreguen al concepto básico que aprenderás aquí.

Puntos clave sobre los sistemas del cuerpo humano
Sistemas de órganos  Un grupo de órganos que trabajan en conjunto para desempeñar una o más funciones en el cuerpo
Sistema musculoesquelético Soporte mecánico, postura y locomoción
Sistema cardiovascular Transporte de oxígeno, nutrientes y hormonas por todo el cuerpo y eliminación de productos de desecho metabólico
Sistema respiratorio Intercambio gaseoso de oxígeno y dióxido de carbono entre el cuerpo y el aire ambiente, regulación del balance ácido-base y fonación
Sistema nervioso Inicio y regulación de las funciones vitales del cuerpo, sensaciones movimientos corporales
Sistema digestivo Degradación mecánica y química de los alimentos con el fin de absorberlos y usarlos como energía
Sistema urinario Filtración de la sangre y eliminación de productos innecesarios y de desecho por medio de la producción y excreción de orina
Sistema endocrino Producción de hormonas para regular una gran variedad de funciones corporales (ciclo menstrual, niveles de azúcar o glucemia, etc)
Sistema linfático Drenaje del exceso de líquido en los tejidos, defensa inmune del cuerpo
Sistema reproductor Producción de células reproductivas y contribuye al proceso de reproducción
Sistema tegumentario Protección física de la superficie corporal, percepción sensorial, síntesis de vitamina
Contenidos
  1. Sistema esquelético
  2. Sistema muscular
  3. Sistema circulatorio
  4. Sistema respiratorio
  5. Sistema nervioso
    1. Sistema nervioso central
    2. Sistema nervioso periférico
    3. Sistema nervioso somático y autónomo
  6. Sistema digestivo
  7. Sistema urinario
  8. Sistema endocrino
  9. Sistema linfático
  10. Sistema reproductor
  11. Sistema tegumentario
  12. Bibliografía
+ Muestra todo

Sistema esquelético

El sistema esquelético se compone de huesos y cartílagos. Hay dos partes del esqueleto; el axial y el apendicular. El esqueleto axial consta de los huesos de la cabeza y el tronco. El esqueleto apendicular consiste en los huesos de las extremidades, al igual que la cintura escapular y la cintura pélvica.

Hay un total de 206 huesos en el cuerpo humano adulto. El lugar donde se encajan dos huesos se llama articulación. Las articulaciones son soportadas por los cartílagos y reforzadas por los ligamentos. Algunas funciones del sistema esquelético son soporte mecánico, movimiento, protección, producción de células sanguíneas, almacenamiento de calcio y regulación endocrina.

Los componentes del sistema esquelético se ajustan a las funciones de las partes del cuerpo a las que están brindando soporte. De esta manera la anatomía de los huesos, articulaciones y ligamentos se estudia topográficamente, como los huesos de la cabeza, el cuello, el tórax, el abdomen y las extremidades superiores e inferiores.

Empieza con la anatomía del sistema esquelético

Sistema muscular

El sistema muscular consiste en todos los músculos del cuerpo. Existen tres tipos de músculos: músculo liso, músculo cardíaco y músculo esquelético. El músculo liso se encuentra dentro de las paredes de los vasos sanguíneos y los órganos huecos como el estómago o los intestinos. Las células del músculo cardíaco forman el músculo del corazón, también llamado miocardio. Por su parte los músculos esqueléticos se fijan a los huesos. Entre los tres tipos de músculos, solo los músculos esqueléticos pueden ser controlados de manera consciente y nos permiten mover nuestro cuerpo, mientras los otros dos son regulados por el sistema nervioso autónomo y esto es algo completamente inconsciente. Vistos desde el microscopio, las fibras musculares esqueléticas y cardíacas se organizan en un patrón repetitivo, dando una apariencia rayada, es por esto que se denominan músculos estriados. Por el contrario, el músculo liso no contiene sarcómeros repetitivos, así que no es músculo estriado.

Sistema circulatorio

El sistema cardiovascular consta del corazón y del sistema circulatorio de vasos sanguíneos. El corazón se compone de cuatro cámaras; dos atrios y dos ventrículos. La sangre entra al corazón a través de las cámaras superiores, los atrios izquierdo y derecho, y salen por medio de los ventrículos izquierdo y derecho. Las válvulas cardíacas previenen el reflujo de la sangre.

El corazón actúa como una bomba de dos vías. El lado derecho del corazón bombea sangre desoxigenada hacia la circulación pulmonar, donde la sangre se reoxigena. Mientras que, simultáneamente, el lado izquierdo del corazón bombea sangre oxigenada hacia la circulación sistémica, distribuyéndola a los tejidos periféricos. Los latidos cardíacos son controlados por el sistema de conducción cardíaco.

El sistema circulatorio, también llamado sistema vascular, consiste de arterias, venas y capilares. Juntos componen la red de vasos sanguíneos que actúan como conductos para transportar la sangre por todo el cuerpo. La sangre sale del corazón por medio de las arterias, estas progresivamente se reducen en tamaño para continuar como vasos arteriales más pequeños llamados arteriolas. Las arteriolas terminan en una red de vasos aún más pequeños llamados capilares. El intercambio gaseoso y de nutrientes ocurre a través de las paredes de los capilares.

Las pequeñas venas, llamadas vénulas, surgen de los capilares y gradualmente incrementan su luz mientras se acercan al corazón hasta convertirse en venas. Hay una cierta diferencia histológica entre las arterias y las venas, pero su principal diferencia funcional se refleja en la dirección en la que conducen la sangre: las arterias transportan la sangre desde el corazón hasta la periferia, mientras que las venas transportan la sangre desde la periferia hasta el corazón.

Hay tres circuitos separados en el sistema circulatorio.

  • La circulación pulmonar que transporta la sangre entre el corazón y los pulmones;
  • La circulación coronaria que irriga a los músculos del corazón;
  • Y la circulación sistémica que transporta la sangre al resto del cuerpo.

Las principales arterias del sistema circulatorio sistémico son la aorta y sus ramas; mientras que los principales representantes de las venas son la vena cava superior y la vena cava inferior

Las funciones principales del sistema cardiovascular incluye el transporte de oxígeno, nutrientes y hormonas por todo el cuerpo a través de la sangre, y también la eliminación de dióxido de carbono y otros productos de desecho metabólico.

¡Aprende más sobre las principales arterias, venas y nervios del cuerpo con los siguientes recursos de estudio

Sistema respiratorio

El sistema respiratorio consiste de una serie de órganos; la fosa (cavidad) nasal, la faringe, la laringe, la tráquea, los bronquios, bronquiolos y pulmones (alvéolos). En conjunto, la cavidad nasal y la faringe se llaman el sistema respiratorio superior, mientras que el resto de órganos nombrados comprenden el sistema respiratorio inferior.

Los órganos del sistema respiratorio, a excepción de los alvéolos, funcionan para conducir el aire hacia los pulmones, con la ayuda de los músculos de la respiración (principalmente el diafragma y los músculos intercostales).

Una vez que el aire se encuentra en los pulmones, continúa hasta los alvéolos (el sitio donde ocurre el intercambio gaseoso) e interactúa con la sangre transportada por la circulación pulmonar. Es aquí donde se extrae el dióxido de carbono e ingresa el oxígeno a la sangre. Así es que la principal función del sistema respiratorio es ingresar el oxígeno a nuestro cuerpo y retirar el dióxido de carbono.

Refuerza tu conocimiento sobre el sistema respiratorio con este contenido que hemos preparado para tí.

Sistema nervioso

El sistema nervioso es el responsable de como interactuamos y respondemos a nuestro entorno mediante el control de las funciones de nuestros órganos en los diferentes sistemas. Los órganos del sistema nervioso son el encéfalo, la médula espinal y los órganos sensitivos. Estos se encuentran interconectados por las neuronas, que actúan transmitiendo las señales nerviosas por todo el cuerpo.

Morfológicamente y topográficamente, el sistema nervioso se divide en: sistema nervioso central (SNC) y sistema nervioso periférico (SNP). Mientras que funcionalmente el sistema nervioso se considera como dos partes: el sistema nervioso somático, o voluntario, y el sistema nervioso autónomo, o involuntario.

Sistema nervioso central

Lo que define al sistema nervioso central es que este recibe información del entorno y genera instrucciones de acuerdo a esta, de este modo controla todas las actividades del cuerpo humano. Esta información es de dos vías, es decir que entra y sale del SNC, y su transporte es el sistema nervioso periférico.

El SNC consiste en el encéfalo y en la médula espinal. El encéfalo se encuentra dentro del neurocráneo, y se compone del cerebro, el cerebelo y el tronco encefálico (puente del encéfalo y bulbo raquídeo). Las porciones centrales del SNC están ocupadas por unos espacios llamados ventrículos, llenos de líquido cefalorraquídeo (LCR). La médula espinal se encuentra dentro de la columna vertebral. El conducto vertebral se extiende a través de la porción central de la médula espinal. Este conducto también se encuentra ocupado por el LCR y se comunica con los ventrículos encefálicos.

El SNC se compone de neuronas y sus procesos (axones). Formando así dos partes; la sustancia gris que está conformada por los cuerpos neuronales, esta se encuentra en la corteza cerebral y en la porción central de la médula espinal, y la sustancia blanca que está conformada por axones, los cuales se combinan y crean las vías neuronales. La sustancia gris es donde se generan las instrucciones, mientras que la sustancia blanca es el medio por el que se transportan dichas instrucciones para alcanzar los órganos.

Sistema nervioso periférico

Lo que define al sistema nervioso periférico es que este conduce información desde el SNC a los órganos diana, y desde estos órganos hasta el SNC. Consiste en nervios y sus ganglios. Los nervios que llevan la información desde los órganos sensitivos periféricos ( por ejemplo el ojo, la lengua, la mucosa nasal, el oído y la piel) hasta el SNC se llaman fibras nerviosas sensoriales, o aferentes, ascendentes. Las fibras que llevan la información desde el SNC a la periferia (músculos y glándulas) son las fibras nerviosas secretoras, o motoras, eferentes.

Un ganglio es un acúmulo de tejido neural fuera del SNC, compuesto de cuerpos celulares neuronales. Los ganglios pueden ser tanto sensitivos como autónomos. Los ganglios sensitivos se asocian a los nervios espinales y a algunos pares craneales (V, VII, IX, X).

Los nervios periféricos emergen del SNC. Existen 12 pares craneales los cuales surgen del encéfalo, y 31 pares de nervios espinales que emergen de la médula espinal. Los pares craneales se enumeran del I al XII, de acuerdo a su salida del cráneo (desde anterior a posterior). Los nervios espinales se dividen en 8 cervicales, 12 torácicos, 5 lumbares, 5 sacros y 1 nervio coccígeo, dependiendo del nivel vertebral del que surgen. En ciertas regiones del cuerpo, los nervios periféricos se interconectan, creando redes neuronales llamadas plexos. Alguno plexos importantes son:

  • Plexo cervical (C1-C4) - inerva la porción posterior de la cabeza, algunos músculos cervicales, el pericardio y el diafragma por medio de los nervios auricular mayor, cervical transverso, occipital menor, supraclavicular y frénico.
  • Plexo braquial (C5-T1) - Inerva las extremidades superiores con nervios tales como el mediano, ulnar (cubital), radial, musculocutáneo y axilar.
  • Plexo lumbar (L1-L4) - inerva los músculos y la piel del abdomen y pelvis, al igual que los músculos del muslo por medio de los nervios iliohipogástrico, ilioinguinal, genitofemoral, cutáneo lateral del músculo, obturador y femoral.
  • Plexo sacro (S1-S4, con algunos ramos de L4, L5) - inerva los músculos y la piel de algunas regiones de la pelvis, muslo posterior, porción inferior de la pierna y pie por medio de los siguientes nervios: glúteo, ciático, cutáneo posterior del muslo, pudendo, nervio del piriforme, nervio del obturador interno y nervio del cuadrado femoral.

Sistema nervioso somático y autónomo

El sistema nervioso somático (SNS) y el sistema nervioso autónomo (SNA) son divisiones del sistema nervioso periférico, con información transportada a través de los pares craneales y nervios espinales

Lo que define al sistema nervioso somático es que permite el control voluntario sobre nuestros movimientos y respuestas. Este transporta información sensitiva y motora entre la piel, órganos sensoriales, músculos esqueléticos y el SNC; estableciendo comunicación entre el cuerpo con su entorno y respondiendo a los estímulos externos. Los nervios periféricos somáticos principales incluyen el nervio mediano, el nervio ciático y el nervio femoral.

Lo que define al sistema nervioso autónomo es que este controla todos los órganos internos de manera inconsciente, a través de los músculos lisos y glándulas asociadas. Funcionalmente, el SNA se divide en sistema nervioso autónomo simpático (SNAS) y parasimpático (SNAP). La definición del sistema nervioso simpático es informalmente conocida como aquel que produce respuesta de “pelea o huída” ya que es la parte más activa durante momentos de estrés del SNA. El SNAP predomina durante el reposo, y es más activo durante los momentos de “descansar y digerir”. Los centros de control del SNAS y el SNAP se encuentran dentro del tronco del encéfalo y la médula espinal, y se comunican con los ganglios del SNAS y el SNAP que se encuentran distribuidos por todo el cuerpo. Podrás notar que no hay nervios puros del SNAS o el SNAP sino que sus fibras se añaden a los nervios somáticos específicos, mezclándolos.

Sistema digestivo

La función del sistema digestivo es degradar los alimentos en compuestos cada vez más pequeños, hasta que estos puedan ser absorbidos y usados como energía. Consiste en una serie de órganos del tracto gastrointestinal y órganos digestivos accesorios.

Los órganos del sistema digestivo abarcan todo desde la boca hasta el canal anal, así que en realidad es un gran conducto que incluye la boca, la faringe, el esófago, el estómago, el intestino delgado y luego el grueso para terminar en el canal anal. Los órganos digestivos accesorios asisten con la descomposición mecánica y química de los alimentos, estos son la lengua, las glándulas salivales, el páncreas, el hígado y la vesícula biliar.

Empieza con esta unidad de estudio para dominar la anatomía del sistema digestivo:

Sistema urinario

El sistema urinarioes el sistema de drenaje del cuerpo, consta de un grupo de órganos que producen y excretan la orina. Estos son los riñones con sus respectivos uréteres, la vejiga urinaria y la uretra.

Los riñones son un par de órganos retroperitoneales que nos recuerdan a un par de frijoles. Tienen un abundante suministro sanguíneo que viene a través de la arteria renal. Las nefronas, dentro de los riñones, filtran la sangre que cruza su red de capilares (el glomérulo). La filtración sanguínea, u orina primaria. Luego pasa a través de una serie de túbulos y conductos colectores para eventualmente formar el ultrafiltrado final, la orina. Después, la orina entra a los uréteres, unos conductos de músculo liso que conectan los riñones con la vejiga urinaria. La vejiga es un órgano muscular hueco que recoge y almacena la orina antes de eliminarla por medio de la micción. Algunas funciones del sistema urinario son: eliminación de productos de desecho corporales, regulación del volumen sanguíneo y de la presión arterial, y regulación de los niveles de electrolitos y pH sanguíneo.

Empieza tu estudio del sistema urinario usando estos recursos de aprendizaje:

Sistema endocrino

El sistema endocrinoes un conjunto de órganos especializados (glándulas endocrinas) repartidos por todo el cuerpo que actúan produciendo hormonas. Puedes ver los órganos principales del sistema endocrino en el siguiente diagrama.

Respecto a la función del sistema endocrino; las hormonas que este produce actúan regulando una gran variedad de funciones corporales, tales como la triyodotironina (T3) que regula el metabolismo, o el estrógeno y la progesterona que regulan el ciclo menstrual. Las glándulas endocrinas secretan hormonas directamente al sistema circulatorio para regular las funciones de los órganos dianas a distancia.

Aquí en Kenhub tenemos todo lo que necesitas saber sobre el sistema endocrino.

Sistema linfático

El sistema linfático es una red de vasos linfáticos que drenan el exceso de líquido tisular (linfa) acumulado en los compartimientos intercelulares, lo filtra a través de los ganglios linfáticos, lo expone a los linfocitos (glóbulos blancos) del sistema inmune y luego devuelve el líquido al sistema circulatorio. El sistema linfático consiste en linfa, plexos linfáticos, vasos linfáticos, ganglios linfáticos y órganos linfoides. La función de este sistema es transportar y eliminar toxinas y desechos de nuestro cuerpo; recircular proteínas y defendernos de microorganismos invasores.

La linfa es un líquido tisular acuoso con una consistencia similar a la del plasma. Esta empieza como líquido intersticial que ocupa los espacios entre las células (espacio intercelular). El exceso de líquido es recogido por los capilares linfáticos y transportado por medio de los plexos linfáticos hasta entrar a los vasos linfáticos, filtrándose a través de los ganglios linfáticos a lo largo del camino. Los vasos linfáticos superficiales se encuentran en el tejido subcutáneo junto a las venas. Estos desembocan en los vasos linfáticos profundos que viajan junto a las arterias. Los vasos linfáticos drenan en los grandes troncos linfáticos, que se unen para formar uno de los dos conductos colectores principales; el conducto torácico y el conducto linfático derecho.

El conducto torácico inicia en la cisterna del quilo. Recolecta la linfa desde el lado izquierdo de la cabeza, el cuello, el tórax, el miembro superior izquierdo, el abdomen y ambos miembros inferiores, y luego la drena en el ángulo venoso izquierdo (la unión entre la vena yugular interna izquierda y la vena subclavia izquierda). El conducto linfático derecho drena el resto del cuerpo y desemboca en el ángulo venoso derecho. Desde los ángulos venosos, la linfa, ahora limpia, es devuelta al sistema circulatorio incorporándose al plasma. Previamente se pensaba que el sistema nervioso central no tenía vasos linfáticos. Sin embargo, estudios más recientes han encontrado que su linfa en realidad es drenada por medio de unas estructuras parecidas a vasos linfáticos que se encuentran en las meninges.

Los órganos del sistema linfático se dividen en primarios y secundarios. Los primarios producen linfocitos y los liberan en los vasos linfáticos. Dos órganos linfoides primarios son el timo y la médula ósea roja. Algunos órganos linfoides secundarios son los ganglios linfáticos, las tonsilas, el apéndice y el bazo. Los ganglios linfáticos son masas de tejido linfoide que contiene linfocitos, unidos a vasos linfáticos. La función de los ganglios linfáticos es filtrar restos celulares, patógenos exógenos, excesos de líquido tisular y las proteínas escapadas del plasma. Existen algunas agrupaciones o cadenas de ganglios linfáticos en puntos clave de nuestros cuerpos (cervical, axilar, traqueal, inguinal, femoral y paraaórticos).

Sistema reproductor

El sistema reproductor, o sistema genital, es una sistema de órganos sexuales internos y externos que trabajan en conjunto para contribuir al proceso de reproducción. A diferencia de los otros sistemas, el sistema genital tiene diferencias significativas entre ambos sexos.

Los órganos sexuales femeninos externos, también conocidos como los genitales, son los órganos como la vulva (los labios, el clítoris y el orificio vaginal). Los órganos sexuales internos son los ovarios, las trompas uterinas (de falopio), el útero y la vagina. La vulva proporciona protección y el punto de entrada a la vagina y al útero, al igual que el calor y humedad adecuada para asistir en sus funciones sexuales y reproductivas. Además, es importante para la excitación y el orgasmo en las mujeres.

La vagina es el canal que conecta el exterior del cuerpo con el cérvix o cuello uterino. Los ovarios secretan hormonas y producen óvulos, que a su vez son transportados hacia el útero por medio de las trompas uterinas. El útero provee protección, nutrición y un medio de eliminación de desechos al embrión o feto en crecimiento. Adicionalmente, las contracciones en la pared muscular del útero contribuyen a la expulsión del feto durante el parto.

Los órganos sexuales masculinos externos son los testículos y el pene, mientras que los internos son los epidídimos, los conductos deferentes y las glándulas accesorias. Funcionalmente, pueden agruparse en tres categorías. La primera es para la producción de esperma (los testículos) y su almacenamiento (los epidídimos). La segunda categoría de órganos produce el líquido eyaculatorio; los conductos deferentes y las glándulas accesorias (las vesículas seminales y la próstata). La última categoría es aquella responsable de la copulación y deposición de esperma; estos órganos son el pene, la uretra y los conductos deferentes.

Sistema tegumentario

El sistema tegumentario es un grupo de órganos que forman el revestimiento externo del cuerpo. Este incluye la piel y sus apéndices, glándulas sudoríparas y receptores sensoriales.

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano. Tiene tres capas; la epidermis, dermis e hipodermis. La epidermis es un epitelio queratinizado grueso compuesto por múltiples capas. Debajo de la epidermis encontramos a la dermis, una capa de tejido conectivo que contiene los vasos sanguíneos y nervios que conforman la vascularización e inervación de la piel. La fascia subyacente, también llamada hipodermis, consiste en grasa, tejido conectivo y apéndices de la piel (pelo, uñas, glándulas sebáceas y sudoríparas). Las funciones del sistema tegumentario son muy variadas. Este forma una capa continua que protege al cuerpo de eventos perjudiciales, como lesiones externas, pérdida de agua y calor, y los efectos carcinogénicos de los rayos ultravioleta. También excreta algo de desechos, contiene receptores de dolor, sensación, presión y temperatura, y sintetiza vitamina D.

Estudia los siguientes recursos de aprendizaje para fortalecer tus conocimientos sobre la piel:

Sistemas del cuerpo humano: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

© A menos de que se defina lo contrario, todo el contenido, incluyendo ilustraciones, son propiedad exclusiva de Kenhub GmbH, y están protegidas por las leyes de copyright alemanas e internacionales. Todos los derechos reservados.

Regístrate ahora ¡y consigue tu guía de estudio definitiva!