Conexión perdida. Por favor actualiza la página.
Conectado
EN | DE | PT | ES Ayuda Cómo estudiar Inicia sesión Registrarse
¿Listo para aprender?
Elige tu herramienta de estudio favorita

Linfocitos

Los linfocitos son un tipo de leucocitos (glóbulos blancos) que representan las células principales del sistema inmunológico. Todos los leucocitos pueden clasificarse como dos tipos de células: granulocitos y agranulocitos, siendo que los linfocitos hacen parte de los agranulocitos.

Los linfocitos se encuentran en grandes cantidades en la sangre, en la linfa y en los tejidos linfoides, tales como el timo, los ganglios linfáticos, el bazo y el apéndice vermiforme. Estos representan alrededor del 30% de todos los leucocitos sanguíneos y son los agranulocitos más comunes. A pesar de tener una apariencia tan similar entre ellos, los linfocitos tienen funciones diferentes y se agrupan de acuerdo a ellas en: linfocitos T (células T), linfocitos B (células B) y los linfocitos NK (células natural killer o asesinas naturales).

Los linfocitos son las células funcionales principales del sistema inmunitario, responsables de la producción de anticuerpos, de la respuesta inmunitaria mediada por células (inmunidad celular) mediante la cual se destruyen las células infectadas por virus y las células tumorales, y también de la regulación de la respuesta inmune.

Este artículo discutirá la histología de los linfocitos.

Puntos clave sobre los linfocitos
Definición Células principales del sistema inmunitario que pertenecen al grupo de agranulocitos de los leucocitos
Tamaño Pequeños: 6 a 15 µm de diámetro
Grandes:
15 a 30 µm de diámetro
Estructura Pequeños:
- Núcleo grande esférico con cromatina condensada
- Pocos orgánulos (aparato de Golgi pequeño, pocas mitocondrias y ribosomas)
- Gránulos azurófilos dispersos

Grandes:

- Núcleo indentado grande
- Más cantidad de citoplasma y de gránulos azurófilos
- Aparato de Golgi desarrollado, retículo endoplásmico rugoso pequeño, más cantidad de mitocondrias y ribosomas
Clasificación Linfocitos B
Linfocitos T
Linfocitos NK
Linfocitos B Respuesta inmunitaria: inmunidad humoral (mediada por anticuerpos

Tipos:
células plasmáticas y células de memoria

Función:
producción y secreción de anticuerpos, presentación de antígenos, inmunidad específica (adaptativa)
Linfocitos T Respuesta inmunitaria: inmunidad celular (mediada por células)

Tipos:
Linfocitos T citotóxicos, Linfocitos T cooperadores (T helper)

Función:
destrucción mediada por células de las células infectadas por virus y células neoplásicas (tumorales), inducción/supresión del sistema inmunitario
Linfocitos NK Respuesta inmunitaria: inmunidad inespecífica (innata)

Función:
destrucción mediada por células de las células infectadas o células neoplásicas
Contenidos
  1. Estructura de los linfocitos
  2. Clasificación
    1. Linfocitos B
    2. Linfocitos T
    3. Linfocitos NK (células asesinas naturales)
  3. Bibliografía
+ Muestra todo

Para un enfoque más amplio revisa el siguiente video sobre como examinar cortes histológicos.

Estructura de los linfocitos

Generalmente los linfocitos son pequeños, pero tienen un rango de tamaño más amplio que el de otros leucocitos. Los linfocitos que se encuentran en el tejido linfático pueden caracterizarse como pequeños o grandes, con un diámetro entre 6 y 30 µm. Los linfocitos maduros que circulan por la sangre suelen ser pequeños, con un tamaño similar a los eritrocitos (glóbulos rojos) entre 6 y 15 µm de diámetro.

En la microscopía de luz, los linfocitos pequeños tienen un gran núcleo esférico con cromatina condensada. El núcleo se encuentra rodeado por un delgado halo azul pálido que representa una pequeña cantidad de citoplasma. Generalmente no contienen orgánulos citoplásmicos a excepción del gránulo azurófilo ocasional.

Los linfocitos grandes tienen un núcleo aún más grande e indentado lo cual le da una apariencia en forma de riñón. Estos linfocitos también tienen más citoplasma y más cantidad de gránulos azurófilos. Los gránulos azurófilos se tiñen de manera intensa debido a la abundante cantidad de enzimas lisosomales que contienen, dándole a los linfocitos un aspecto punteado.

En la microscopía electrónica de transmisión (MET) puede apreciarse que los linfocitos pequeños contienen orgánulos dispersos como mitocondrias, polisomas (polirribosomas) y ribosomas libres. Además, la MET puede revelar un par de centríolos y un aparato de Golgi pequeño en el centro del linfocito cerca a la indentación del núcleo. En la MET, los linfocitos medianos y grandes tienen un aparato de Golgi más desarrollado y más cantidad de mitocondrias y ribosomas, al igual que un retículo endoplásmico rugoso pequeño.

Explora nuestra unidad de estudio a continuación para que refresques tu memoria sobre las bases fundamentales de la estructura celular, la tinción histológica, los tipos de tejidos y el análisis de cortes histológicos. ¿Tenemos mucho material de estudio que te será útil para identificar los linfocitos!

Clasificación

Los linfocitos se subdividen en tres grupos funcionales de acuerdo a sus moléculas de superficie (proteínas de superficie distintivas o proteínas CD por sus siglas en inglés). Estos grupos son:

  • Linfocitos B (células B)
  • Linfocitos T (células T)
  • Linfocitos NK (células asesinas naturales o linfocitos destructores naturales)

Linfocitos B

Los linfocitos B (células B) se originan y maduran en la médula ósea, de donde deriva su nombre (B de hueso en inglés, “bone”). Los linfocitos B participan en la inmunidad humoral, donde producen una gran cantidad de anticuerpos en respuesta a un antígeno extraño, como son los fragmentos o la totalidad de una bacteria, virus y parásitos). Los anticuerpos producidos por los linfocitos tipo B sirven para unirse y neutralizar los patógenos, así como para marcarlos para su posterior destrucción mediada por células, la cual es realizada por los linfocitos T o NK.

Adicionalmente los linfocitos B actúan como células presentadoras de antígenos, es decir células que expresan fragmentos de un antígeno extraño en su superficie unido a un complejo mayor de histocompatibilidad, un proceso conocido como presentación de antígenos. Además de los linfocitos B, los macrófagos y las células dendríticas también son células presentadoras de antígenos, y todas presentan los antígenos a un subtipo de células T llamadas linfocitos T cooperadores (T helper), los cuales discutiremos más adelante.

Las células B surgen de las células madre hematopoyéticas pluripotentes. Una vez maduran a células B competentes, son liberadas a la circulación sanguínea y se agregan en los ganglios linfáticos y tejido linfoide del sistema respiratorio, gastrointestinal y en el bazo.

Los linfocitos B pueden clasificarse en células plasmáticas y células B de memoria:

  • Células B plasmáticas: producen anticuerpos que se unen y neutralizan o marcan los patógenos al igual que las células infectadas o neoplásicas para luego ser destruidas por medio de la inmunidad celular.
  • Células B de memoria: sirven para memorizar cada antígeno específico que se ha enfrentado para poder generar una respuesta inmune rápida y potente la próxima vez que se enfrente al mismo patógeno. Esta es la base fundamental de la inmunidad adquirida (adaptativa), al igual que el fundamento de la efectividad de las vacunas.

Linfocitos T

Los linfocitos T (células T) participan en la inmunidad mediada por células, en respuesta a los patógenos intracelulares (algunas bacterias, virus, parásitos), células tumorales y, en ocasiones, a implantes quirúrgicos.

Las células T se originan de las mismas células madre hematopoyéticas pluripotentes que las células B y otros tipos de células sanguíneas, las cuales se encuentran principalmente en la médula ósea. Sin embargo, los precursores de las células T migran desde la médula ósea hacia el timo, donde se diferencian y maduran en células T funcionales, es de aquí de donde reciben su nombre.

En el timo, las células T que se encuentran en proceso de maduración son sometidas a una extensa selección en la cual la mayor parte de las células T son destruidas tan pronto se desarrollan, y solo una fracción de ellas se alcanzan a madurar y migran hacia el torrente sanguíneo. Esto es para garantizar que solo los linfocitos T maduros inmunocompetentes que sobrevivan puedan llevar a cabo sus funciones importantes. Los errores durante el proceso de selección de los linfocitos T son la base de las enfermedades autoinmunes, donde las células T destinan su respuesta inmune a las células y tejidos sanos del cuerpo; y de las inmunodeficiencias, lo que puede verse en el laboratorio como linfocitos bajos.

Hay tres tipos principales de células T con diferentes funciones que son mediadas por las moléculas (marcadores) de superficie:

  • Células T citotóxicas: se caracterizan por presentar moléculas CD8+ en su superficie. Estas células son las principales en la respuesta inmunitaria mediada por células. Ellas reconocen y se unen a los antígenos presentados por las células infectadas por virus o células tumorales. Cuando la células T se une a la célula diana, la primera secreta linfocinas y perforinas que ocasionan la lisis de la célula diana. En algunos casos, los implantes quirúrgicos pueden ser blancos también, lo que resulta en el rechazo de injertos o trasplantes.
  • Células T cooperadoras (T helper): se caracterizan por presentar moléculas CD4+ en su superficie. Estas células sirven para reconocer los antígenos extraños que se les presentan por medio de las células presentadoras de antígenos (como los macrófagos, células B y células dendríticas). Cuando una célula T cooperadora se une al antígeno presentado, esta se activa y comienza a producir citocinas que influyen en la actividad de las otras células inmunológicas, algo que en el laboratorio se apreciaría como linfocitos altos.
  • Células T reguladoras (supresoras): también se caracterizan por presentar moléculas CD4+ en su superficie, pero ejecutan la función opuesta de las células T cooperadoras. Las células T reguladoras suprimen la respuesta inmunitaria al disminuir la actividad y diferenciación de las células T cooperadoras y de las células B.

Linfocitos NK (células asesinas naturales)

Los linfocitos NK hacen parte del sistema inmune innato (inmunidad inespecífica) y son responsables por la destrucción de ciertas células infectadas por virus y de varios tipos de células tumorales. Se llaman “asesinas naturales” porque no requieren ser activadas para ejecutar su función de destruir otras células, a diferencia de los linfocitos T citotóxicos, lo que le permite realizar una respuesta inmunitaria mucho más rápida.

Los linfocitos NK reconocen las células infectadas o neoplásicas detectando cambios o debido a la deficiencia de ciertas proteínas del complejo mayor de histocompatibilidad que normalmente se expresan en todas las células. Una vez que encuentran su objetivo, las células asesinas naturales liberan sus gránulos citotóxicos que destruyen las células diana, o también pueden secretar algunas citocinas que desencadenan la apoptosis de las células. Adicionalmente, los linfocitos NK secretan interferón gamma (IFN-γ), una citocina crucial para la inmunidad innata y adquirida contra las infecciones virales y de algunas bacterias o protozoos.

Las células NK se originan de las mismas células madre hematopoyéticas pluripotentes de las células T y B. Estas maduran y se diferencian principalmente en la médula ósea, pero también en otros tejidos linfoides secundarios como en los ganglios linfáticos, bazo, tonsilas y el timo.

Los linfocitos NK son los más grandes y voluminosos de los linfocitos, presentando un diámetro promedio de 15 µm. Estas células suelen tener gránulos grandes en su citoplasma los cuales se pueden apreciar fácilmente bajo el microscopio de luz, razón por la cual también se les conoce como linfocitos granulares grandes.

Ya que estás familiarizado con la estructura y función de los linfocitos, pon a prueba tu conocimiento con el siguiente cuestionario sobre células y tejidos. 

Linfocitos: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

© A menos de que se defina lo contrario, todo el contenido, incluyendo ilustraciones, son propiedad exclusiva de Kenhub GmbH, y están protegidas por las leyes de copyright alemanas e internacionales. Todos los derechos reservados.
¿Te aburrió la anatomía? Intenta esto

Regístrate ahora ¡y consigue tu guía de estudio definitiva!

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?