Conexión perdida. Por favor actualiza la página.
Conectado
Ayuda Cómo estudiar Inicia sesión Registrarse
¿Listo para aprender?
Elige tu herramienta de estudio favorita

Introducción a los ganglios linfáticos

Video recomendado: Introducción al sistema linfático [14:13]
Visión general de la anatomía, función y las principales estructuras del sistema linfático.

El tejido linfoide o linfático está formado por conjuntos de linfocitos destinados a luchar contra patógenos y evitar la diseminación de infecciones. Pueden ser clasificados como órganos linfoides primarios (médula ósea y timo), donde se produce la síntesis y maduración de los linfocitos o como órganos linfoides secundarios (donde ocurre la activación de los linfocitos). Los ganglios linfáticos son órganos linfoides secundarios ampliamente distribuidos por todo el cuerpo.

Estos se encuentran en zonas expuestas a microorganismos extraños (como por ejemplo, la cavidad oral). Otros órganos linfoides secundarios incluyen, pero no se limitan a, el bazo, el tejido linfático asociado a mucosas (MALT), las tonsilas y las placas de Peyer, lo que garantiza que la función del sistema linfático sea llevada a cabo con éxito en su totalidad. El adulto joven tiene alrededor de 450 ganglios linfáticos en todo su cuerpo, la mayoría de ellos se encuentran en la región abdominopélvica, en el tórax, en la cabeza y el cuello.

Este artículo se enfocará en la anatomía e histología de los ganglios linfáticos, sus distintas ubicaciones y algunas correlaciones clínicas de importancia.

Puntos clave sobre los ganglios linfáticos
Órganos linfoides Primarios: médula ósea, timo
Secundarios:
ganglios linfáticos, bazo, tejido linfático asociado a mucosa (MALT), placas de Peyer
Estructura de un ganglio linfático Hilio - permite el paso de la arteria, la vena y los vasos linfáticos aferentes y eferentes
Cápsula
- tejido conectivo denso circundante
Corteza
- contiene nódulos linfáticos
- Nódulo primario - linfocitos B inactivos
- Nódulo secundario - los linfocitos B activados forman un centro germinativo con una zona oscura (centroblastos), una zona clara (centrocitos) y una zona de manto (pequeñas células inactivas)
Paracorteza:
contiene células CD4 y CD8-T, células dendríticas migratorias
Médula:

- Cordones medulares - células plasmáticas, pequeños linfocitos y macrófagos
- Senos medulares - drenan la linfa hacia el vaso linfático eferente
Ganglios regionales Cervical - ganglios linfáticos superficiales (parotídeos, mastoideos y occipitales) y profundos
Anillo de Waldeyer
- tonsilas faríngeas, tonsilas tubáricas de Gerlach, tonsilas palatinas, tonsilas linguales, tejido linfático asociado a mucosas de la pared orofaríngea.
Axilares
- ganglios linfáticos apicales, centrales, posteriores (subescapulares), anteriores (pectorales), laterales
Supratrocleares
- superficiales a la fascia profunda del brazo y mediales a la vena basílica
Mediastinales
- hilio de los pulmones, ganglios linfáticos yuxtaesofágicos, ganglios linfáticos traqueobronquiales superiores e inferiores
Abdominales
- ganglios linfáticos paraaórticos, mesentéricos, ilíacos comunes, ilíacos externos, ilíacos internos, rectales superiores, rectales medios
Inguinales
- superficiales (inferiores, superolaterales, superomediales), ganglios linfáticos profundos
Vascularización Vasos linfáticos (aferentes, eferentes), capilares linfáticos
Correlaciones clínicas Linfadenopatía, linfedema, ganglios linfáticos centinela
Contenidos
  1. Anatomía macroscópica
  2. Histología
    1. Corteza
    2. Paracorteza
    3. Médula
  3. Vascularización
  4. Vasos linfáticos
  5. Ganglios linfáticos regionales
    1. Encéfalo
    2. Grupo cervical
    3. Anillo de Waldeyer
    4. Ganglios linfáticos axilares
    5. Ganglios linfáticos epitrocleares
    6. Grupo mediastínico
    7. Grupo abdominal
    8. Grupo inguinal
  6. Correlaciones clínicas
    1. Linfadenopatía
    2. Linfedema
    3. Diagnóstico del cáncer
  7. Bibliografía
+ Muestra todo

Anatomía macroscópica

Los ganglios linfáticos son estructuras con forma de frijol de entre 0,1 y 2,5 cm de longitud. Cada ganglio está encerrado por una cápsula y tiene una hendidura en una de sus caras (a lo largo de su eje largo) conocida como hilio. El hilio es el punto en el que las arterias que transportan nutrientes y linfocitos entran al ganglio linfático y donde las venas abandonan el mismo. Los vasos linfáticos aferentes entran periféricamente en dicho ganglio a través de la cápsula y los vasos linfáticos eferentes salen del ganglio a través del hilio. Los vasos aferentes llevan la linfa de los lugares periféricos al ganglio, mientras que los vasos eferentes llevan la linfa procesada de los ganglios de vuelta a la circulación venosa.

Histología

Podemos apreciar un corte horizontal de un ganglio linfático, el cual revela que la cápsula densa de tejido conectivo (compuesta por elastina, colágeno y fibroblastos), proyecta trabéculas en su interior. Esto le da al ganglio una apariencia lobular, y a la vez lleva sus principales vasos sanguíneos. Además, existe una capa de tejido adiposo pericapsular que rodea la cápsula de tejido conectivo. Esta capa contiene arteriolas y vénulas que irrigan y drenan al ganglio linfático.

El ganglio linfático está dividido en la corteza externa y la médula interna. La tinción histológica que es utilizada (hematoxilina y eosina - H&E) muestra que la corteza es teñida de un color más oscuro en comparación a la médula debido a su mayor contenido de células. La corteza contiene nódulos linfáticos que son colecciones esféricas no encapsuladas de linfocitos. Debajo de la cápsula fibrosa se encuentra el seno subcapsular. Este recibe conductos linfáticos aferentes que depositan líquido linfático en el espacio de manera intermitente y se comunica con los senos corticales que viajan de manera paralela a la trabécula capsular, llevando la linfa al seno medular.

Corteza

Dentro de la corteza existen regiones donde se agrupan linfocitos (principalmente células B y algunas células T de apoyo) y células dendríticas foliculares especializadas que conforman los nódulos o folículos linfáticos. Estos nódulos pueden ser primarios o secundarios según la población celular. Los nódulos linfáticos primarios contienen linfocitos pequeños e inactivos, mientras que los nódulos linfáticos secundarios contienen una zona de tinción más clara representada por una zona de proliferación linfocitaria activa conocida como el centro germinativo.

El centro germinativo contribuye y favorece la maduración por afinidad (producción de anticuerpos de alta afinidad) de las células B. Se subdivide en una zona oscura, una zona clara y una zona de manto. Las células B de la zona oscura se conocen como centroblastos los cuales se replican rápidamente provocando la hipermutación de sus moléculas de anticuerpos. Los centroblastos migran a la zona clara donde se denominan centrocitos. Es en este lugar donde compiten por unirse a los antígenos no procesados que se presentan en la superficie de las células dendríticas foliculares. Los centrocitos que se unen con éxito a las células dendríticas foliculares sobreviven, mientras que los que no lo logran mueren. Las células pequeñas e inactivas son apartadas a la periferia debido a la rápida proliferación de células en el centro. Estas células conforman la zona del manto del centro germinativo.

Paracorteza

Profundo a la capa cortical y en la superficie de la médula se encuentra la paracorteza. Esta región contiene principalmente células T de los subconjuntos CD4 (grupo de diferenciación) y CD8. Las líneas de células dendríticas migratorias (tales como las células de Langerhans) que se encuentran en esta zona presentan el antígeno procesado a las células T.

Médula

Los linfocitos de la médula están menos organizados y conforman cordones medulares que son notablemente irregulares. Los cordones también contienen células plasmáticas, pequeños linfocitos y macrófagos. Los senos medulares drenan la linfa que proviene de los senos corticales hacia el vaso linfático eferente a través del hilio.

Vascularización

El hilio de los ganglios linfáticos es el punto principal de entrada de las arterias y de salida de las venas. Una vez que entran en el hilio, emiten ramas rectas que atraviesan la médula. Estas arterias conforman fascículos de arteriolas y capilares anastomosadas en la corteza las cuales se devuelven como vénulas y venas dispuestas de la misma forma ramificada. En la zona paracortical, existe un gran número de vénulas poscapilares ​​(vénulas de endotelio alto) que actúan como un punto en donde los linfocitos transportados por la sangre salen de los vasos sanguíneos y entran en los ganglios linfáticos.

Vasos linfáticos

La vasculatura linfática está compuesta por capilares linfáticos y vasos linfáticos. Son conductos valvulados que están encargados de llevar la linfa hacia y desde los ganglios linfáticos, para luego pasar de vuelta a la circulación sistémica. Las válvulas de los vasos linfáticos aseguran que la linfa fluya de forma unidireccional: de los vasos linfáticos aferentes a los vasos linfáticos eferentes. Tienen paredes muy finas y sus válvulas pueden ser apreciadas histológicamente cuando el vaso es cortado a lo largo de su eje longitudinal. A diferencia de las arterias y venas, las cuales están abiertas o permeables por ambos extremos, los vasos linfáticos comienzan como conductos ciegos (cerrados por un extremo) en el intersticio de órganos específicos. Sus paredes finas endoteliales permiten el movimiento pasivo del exceso de líquido intersticial hacia el lumen de los vasos, los cuales posteriormente se devuelven a la circulación venosa.

Ganglios linfáticos regionales

Como ya lo habíamos mencionado anteriormente, los ganglios linfáticos están ubicados estratégicamente por todo el cuerpo en puntos vulnerables a la entrada de microorganismos extraños. A continuación haremos un breve resumen de estas regiones y sus subdivisiones:

Encéfalo

Durante mucho tiempo se ha mantenido el concepto de que el encéfalo es la única región del cuerpo humano que no posee un sistema linfático. La idea que se tenía es que la microglia que se encuentra aquí era solamente responsable del mantenimiento de la inmunidad en la región. Sin embargo, todavía no estaba claro del método a través del cual estos macrófagos ingresaban en el sistema nervioso central (SNC). Fue solo hasta hace pocos años cuando Louveau et al. (2015) propusieron que los conductos linfáticos recubren los senos durales que se encuentran entre las dos capas de la duramadre y drenan su contenido al grupo profundo de ganglios linfáticos cervicales.

Grupo cervical

Los ganglios linfáticos del cuello o cervicales pueden ser subdivididos en dos grandes grupos. Los ganglios superficiales al músculo esternocleidomastoideo se conocen como ganglios cervicales superficiales, mientras que los profundos a este se conocen como ganglios cervicales profundos. Los ganglios cervicales superficiales son subdivididos a su vez en ganglios linfáticos preauriculares o parotídeos (anteriores al oído externo), mastoideos (posteriores al oído externo) y occipitales. Los ganglios cervicales profundos tienen relación con la vena yugular interna. A su vez los ganglios linfáticos cervicales profundos superiores son adyacentes a la porción superior de la vena yugular interna, mientras que los inferiores son adyacentes a la porción inferior de esta misma vena.

Anillo de Waldeyer

Las fosas nasales y la cavidad oral son dos de las principales puertas de entrada de los patógenos al cuerpo humano. Por este motivo esta región se encuentra protegida por un conjunto de tejido linfático conocido como el anillo de Waldeyer. Este conjunto circular de tejido linfático está formado por las tonsilas faríngeas (adenoides) ubicadas en la fosa de Rosenmüller, las tonsilas tubulares de Gerlach, las tonsilas palatinas, ubicadas entre los pliegues palatogloso y palatofaríngeo, las tonsilas linguales en la región posterior de la lengua y el tejido linfático asociado a mucosa (MALT) que recubre la pared orofaríngea.

Ganglios linfáticos axilares

En el pasado, los ganglios axilares fueron divididos en tres grupos teniendo como referencia al músculo pectoral menor. Los ganglios linfáticos de nivel uno se encuentran inferiores al músculo, los del nivel dos, posteriores al músculo y los del nivel tres, superiores a dicho músculo. Actualmente los ganglios linfáticos axilares se han dividido en cinco grupos:

  • apicales
  • centrales (ubicados en el tejido adiposos de la axila)
  • posteriores (subescapulares)
  • anteriores (pectorales)
  • laterales (medial a la vena axilar)

Ganglios linfáticos epitrocleares

Los ganglios epitrocleares o supratrocleares están ubicados en la superficie de la fascia profunda del brazo y mediales a la vena basílica en la porción proximal del epicóndilo medial.

Grupo mediastínico

Los ganglios linfáticos mediastínicos se dividen en nueve partes. Estos incluyen los que se encuentran en el hilio de los pulmones, los ganglios linfáticos yuxtaesofágicos y los traqueobronquiales superiores e inferiores. También existen ganglios mediastínicos posteriores y por último el timo, que es un órgano linfático primario y se encuentra en el mediastino anterior.

Grupo abdominal

En toda la región abdominopélvica existen varios grupos de ganglios linfáticos asociados a vísceras específicas y adyacentes a las estructuras vasculares principales de esta región. Los asociados a las estructuras vasculares incluyen los ganglios linfáticos paraaórticos y mesentéricos (superiores e inferiores), ilíacos comunes, ilíacos internos y externos, así como los rectales superiores y medios.

Aprende todo sobre el drenaje linfático del abdomen y la pelvis con la siguiente unidad de estudio:

Grupo inguinal

Los ganglios linfáticos inguinales se dividen en superficiales o profundos basándose en su relación con la fascia lata del muslo. El grupo de ganglios linfáticos superficiales a la fascia lata son los ganglios inguinales superficiales. A su vez, se subdividen en ganglios linfáticos inferiores, superolaterales y superomediales. Los ganglios profundos a la fascia son los ganglios inguinales profundos. El mayor y más superior de los ganglios profundos es el ganglio inguinal profundo (de Cloquet). Está situado en el anillo femoral.

Toma el tiempo necesario para poner a prueba tu conocimiento de lo que has aprendido hasta ahora con el siguiente cuestionario:

Introducción a los ganglios linfáticos: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más.

Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver
© A menos de que se defina lo contrario, todo el contenido, incluyendo ilustraciones, son propiedad exclusiva de Kenhub GmbH, y están protegidas por las leyes de copyright alemanas e internacionales. Todos los derechos reservados.

Regístrate ahora ¡y consigue tu guía de estudio definitiva!