Conexión perdida. Por favor actualiza la página.
Conectado
Ayuda Cómo estudiar Inicia sesión Registrarse
¿Listo para aprender?
Elige tu herramienta de estudio favorita

Bazo

Video recomendado: Introducción al sistema linfático [14:13]
Visión general de la anatomía, función y las principales estructuras del sistema linfático.

El bazo es el órgano principal del sistema linfático, una subdivisión del sistema inmune. Su red de trabéculas, vasos sanguíneos y tejido linfático provee un entorno en el que proliferan los glóbulos blancos (linfocitos), mientras se reciclan los glóbulos rojos (eritrocitos) viejos y dañados.

Aunque pueda parecer un órgano no tan necesario, ya que es posible vivir sin él, el bazo filtra constantemente la sangre para detectar la presencia de microorganismos. Si algún día te encuentras en una sala de urgencias, el bazo también contiene una gran reserva de sangre que puede ser bombeada de nuevo a la circulación si es necesario.

Este artículo describe la anatomía del bazo y sus funciones.

Puntos clave sobre el bazo
Definición  Órgano linfoide intraperitoneal que se encuentra en el lado izquierdo del abdomen, inferior al diafragma
Ubicación Región hipocóndrica izquierda (cuadrante superior izquierdo)
Estructura Cápsula, trabéculas, pulpa blanca y pulpa roja
Función Componente clave del sistema inmune, proliferación y maduración de linfocitos, degradación de eritrocitos envejecidos y dañados
Vascularización e inervación Arteria: arteria esplénica
Vena: vena esplénica
Drenaje linfático: ganglios celíacos
Inervación: plexo celíaco
Correlaciones clínicas Esplenectomía
Contenidos
  1. Ubicación
  2. Anatomía
    1. Ligamentos esplénicos
  3. Histología
  4. Vasos sanguíneos
    1. Drenaje linfático
  5. Inervación
  6. Función
  7. Correlaciones clínicas
    1. Esplenectomía
  8. Bibliografía
  9. Artículos relacionados
+ Muestra todo

Ubicación

La mejor manera de describir la ubicación del bazo, es describiendo sus relaciones anatómicas. El bazo se encuentra en la región hipocóndrica izquierda del abdomen (cuadrante superior izquierdo). Específicamente, el bazo se encuentra posterior al estómago y anterior al hemidiafragma izquierdo, a la altura de la 9ª y 10ª costilla. Medial al bazo encontraremos al riñón izquierdo; superior se encuentra el diafragma, mientras que inferiormente este se apoya directamente sobre la flexura cólica izquierda (flexura esplénica del colon).

Aunque el bazo puede descender hasta la sínfisis del pubis, como se puede evidenciar en patologías como el linfoma de células del manto (MCL, por sus siglas en inglés), normalmente no se desplaza más allá del arco de la costilla izquierda, por lo que no se puede palpar en individuos sanos.

Anatomía

El bazo es un órgano de color morado de tamaño de un puño. Se encuentra envuelto por una cápsula fibroelástica que permite que aumente su tamaño significativamente cuando sea necesario. Es un órgano intraperitoneal, por lo que todas sus caras o superficies están cubiertas de peritoneo visceral. Sólo el hilio del bazo, el lugar por el que pasa la arteria y la vena esplénica, está libre de peritoneo.

Los órganos adyacentes o en su defecto, los cercanos dejan sus impresiones (marcas) en sus caras que, en conjunto a los bordes del bazo, pueden ser fácilmente observados y descritos.

  • La cara diafragmática (lateral) se apoya en la porción adyacente del diafragma, por lo que es ligeramente convexa para poder encajar perfectamente en la concavidad del hemidiafragma izquierdo. Esta cara también muestra las impresiones de la 9ª a 11ª costilla.
  • La cara visceral (medial) del bazo muestra tres áreas de impresión. La impresión cólica es la zona de contacto con la flexura cólica izquierda, la impresión gástrica es la zona de contacto con el estómago y la impresión renal es la zona de contacto con el riñón izquierdo. El hilio esplénico se encuentra en la porción central de esta cara.

El bazo tiene tres bordes (uno superior, uno inferior y otro anterior) así como dos extremidades (una anterior y otra posterior). El borde superior delimita la zona gástrica, el borde inferior a la zona renal y el borde anterior a la zona cólica.

Ligamentos esplénicos

Tres ligamentos que se originan de las estructuras circundantes se unen al bazo. Dos de estos ligamentos se conectan con el hilio esplénico y son atravesados por los vasos esplénicos que pasan por aquí. El ligamento gastroesplénico conecta al hilio con la curvatura mayor del estómago. Contiene los vasos gástricos cortos y la arteria y vena gastroomental izquierda (gastroepiploica). El ligamento esplenorrenal conecta al hilio del bazo con el riñón izquierdo y transmite la arteria y la vena esplénica. Por último, el bazo se apoya sobre el ligamento frenicocólico, el cual se origina en el colon.

¡Para conocer más sobre la anatomía del bazo, salta directamente al cuestionario que hemos preparado para ti, específicamente para que pongas a prueba tu conocimiento sobre este órgano.

Histología

Comprender la anatomía microscópica o histología del bazo es sumamente importante para poder entender su función. Varios tabiques denominados trabéculas se extienden desde el tejido conectivo denso irregular de la cápsula hacia el parénquima del bazo. Tanto la cápsula como las trabéculas contienen células mioepiteliales que tienen la capacidad de contraerse. Ya que el bazo almacena una cantidad importante de sangre, la contracción de las células mioepiteliales bombea la sangre almacenada al sistema circulatorio cuando el cuerpo lo necesita (por ejemplo, durante la actividad física intensa o durante una hemorragia masiva).

El parénquima del bazo recibe el nombre de pulpa. Según el color de la pulpa en cortes frescos de tejido, se puede distinguir a la pulpa blanca y a la roja entre sí. La pulpa blanca es el principal tejido linfático del bazo. Es la acumulación de linfocitos alrededor de una vaso arterial. Esta agregación de linfocitos constituyen el tejido linfático que se conoce como vaina linfática periarterial y es el primero en reaccionar si los microorganismos llegan al bazo a través del torrente sanguíneo. Los vasos arteriales centrales de los ganglios son ramas de la arteria esplénica. La pulpa roja está formada por senos venosos esplénicos y cordones (de Billroth), revestimientos de macrófagos esplénicos alrededor de los senos. La arteria central continúa desde la pulpa blanca y entra en la pulpa roja en forma de capilares. Estos capilares desembocan en los cordones esplénicos, donde los macrófagos fagocitan los eritrocitos viejos y dañados. Desde este lugar, la sangre se esparce hacia los senos esplénicos, volviendo de esta manera a la circulación venosa.

Es hora de poner tu conocimiento sobre la histología del bazo a prueba con el siguiente cuestionario:

¿Quieres aprender sobre todos los componentes y órganos del sistema linfático de forma fácil y efectiva? Utiliza los cuestionarios y los diagramas etiquetados del sistema linfático de Kenhub y aprueba tu próximo examen de anatomía con éxito.

Vasos sanguíneos

La irrigación del bazo es a través de la arteria esplénica, la cual llega al bazo al atravesar el ligamento esplenorrenal. Esta arteria emerge del tronco celíaco, que es una rama de la aorta abdominal.

El drenaje venoso del bazo se produce a través de la vena esplénica la cual también recibe la sangre de la vena mesentérica inferior. Detrás del cuello del páncreas, la vena esplénica se une a la vena mesentérica superior para formar la vena porta hepática.

Drenaje linfático

Los ganglios linfáticos esplénicos se encuentran en el hilio y reciben la linfa a través de los vasos linfáticos perivasculares y subcapsulares. Después de esto, es drenada a los ganglios linfáticos pancreáticos superiores (pancreatoesplénicos) los cuales se encuentran en la cara superior del páncreas. Desde este lugar, la linfa es drenada hacia los ganglios linfáticos celíacos.

Aprende más sobre la vascularización y estructuras linfáticas del bazo con la ayuda de las siguientes unidades de estudio:

Inervación

El bazo está inervado por los nervios autónomos del plexo celíaco, estos son tanto nervios simpáticos como parasimpáticos. Estos nervios conforman el plexo esplénico que llega al hilio esplénico viajando por la arteria esplénica y sus ramas.

Función

Para poder comprender la función del bazo debemos saber que es un órgano linfoide secundario. Esto significa que este órgano filtra la sangre y presenta partículas externas (antígenos) a los linfocitos. De esta manera, el bazo estimula la maduración y la activación de los linfocitos.

Al filtrar la sangre, el bazo también recicla eritrocitos envejecidos y dañados. En individuos sanos, aproximadamente un tercio del total de las plaquetas (trombocitos) se almacenan en el bazo. En situaciones donde se presente un agrandamiento del bazo (esplenomegalia), la cantidad de plaquetas dentro de este aumenta hasta un 90%, lo que causa una trombocitopenia (bajo número de plaquetas en la circulación sistémica). Cuando la trombocitopenia es severa, puede provocar una hemorragia espontánea que puede ser muy peligrosa, especialmente si se produce en el sistema nervioso central. Debemos tener en cuenta que en los fetos, el bazo es el lugar donde se produce la hematopoyesis, lo que significa que este órgano es la fuente de formación de células sanguíneas hasta el punto cuando la médula ósea sea lo suficientemente madura para hacerse cargo de este proceso.

Artículos relacionados

Artículos sobre este tema:

Bazo: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más.

Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver
© A menos de que se defina lo contrario, todo el contenido, incluyendo ilustraciones, son propiedad exclusiva de Kenhub GmbH, y están protegidas por las leyes de copyright alemanas e internacionales. Todos los derechos reservados.

Regístrate ahora ¡y consigue tu guía de estudio definitiva!