Conexión perdida. Por favor actualiza la página.
Conectado
Ayuda Cómo estudiar Inicia sesión Registrarse
¿Listo para aprender?
Elige tu herramienta de estudio favorita

Ligamentos del útero

Video recomendado: Sistema reproductor femenino [17:23]
Principales órganos del sistema reproductor femenino.

El útero está ubicado dentro de la cavidad pélvica y es uno de los componentes más importantes del sistema reproductor femenino. Los otros componentes principales de este sistema son los ovarios, tubas uterinas, vagina, clítoris y las glándulas vestibulares mayores.

El útero (también conocido como matriz) es un órgano hueco ubicado en la línea media dentro de la pelvis menor, entre la vejiga y el recto. Las tubas uterinas (trompas de Falopio) se proyectan lateralmente desde el aspecto superior del útero, mientras que la vagina se une inferiormente.

Este órgano se encuentra en anteversión en relación con la vagina, y en anteflexión en relación con el cuello uterino (cérvix). Estas dos características hacen que el útero esté inclinado y flexionado en dirección anterosuperior, por lo que se sitúa sobre la vejiga en un plano casi transversal. El útero y sus partes (cuerpo, istmo y cuello uterino) se mantienen en su lugar gracias a los ligamentos del útero y los músculos de la pelvis.

En este artículo estudiamos la anatomía de los ligamentos del útero.

Puntos clave sobre los ligamentos del útero
Función Mantienen el útero en su sitio y rodean nervios, vasos y partes del útero
Tipos Pliegues peritoneales (pliegues del peritoneo que se adhieren al cuerpo del útero): ligamento ancho, pliegues uterovesical y rectouterino
Ligamentos verdaderos
(estructuras fibrosas que se unen al cuello uterino): ligamentos redondo, pubocervical, cervical transverso, rectouterino
Pliegues peritoneales Ligamento ancho: se extiende desde ambos lados del útero hacia las paredes laterales y el piso de la pelvis; formado por el mesosálpinx (encierra las tubas uterinas), mesoovario (transporta los vasos y nervios ováricos) y mesometrio (contiene parte del ligamento cervical transverso)
Pliegue uterovesical:
se extiende desde la unión del cuerpo uterino y el cuello uterino hasta la vejiga; crea el fondo de saco uterovesical.
Pliegue rectouterino:
se extiende desde el fondo de saco vaginal posterior hasta el recto; crea el fondo de saco rectouterino (de Douglas)
Ligamentos verdaderos Ligamento redondo: se extiende desde el cuerno del útero a través del ligamento ancho hacia el tejido conectivo del labio mayor; contiene los nervios, vasos sanguíneos y linfáticos del útero
Ligamento cervical transverso:
se extiende desde las paredes laterales de la pelvis hacia la porción supravaginal del cuello uterino; transporta a la arteria uterina
Ligamento rectouterino:
se extiende desde la cara anterior del sacro hasta las porciones laterales del cuello y cuerpo uterino
Correlaciones clínicas Prolapso del útero
Contenidos
  1. Clasificación de los ligamentos del útero
  2. Pliegues peritoneales
    1. Ligamento ancho
    2. Pliegue uterovesical
    3. Pliegue rectouterino
  3. Ligamentos verdaderos
    1. Ligamento redondo
    2. Ligamentos pubocervicales
    3. Ligamentos cervicales transversos
    4. Ligamentos rectouterinos
  4. Función
  5. Correlaciones clínicas
    1. Prolapso uterino
  6. Bibliografía
+ Muestra todo

Clasificación de los ligamentos del útero

Todos los ligamentos conectados al útero se conocen como los ligamentos del útero o ligamentos uterinos. Estos se dividen en pliegues peritoneales y ligamentos verdaderos:

Pliegues peritoneales

  • Ligamento ancho.
  • Pliegue uterovesical.
  • Pliegue rectouterino.

Ligamentos verdaderos

  • Ligamento redondo.
  • Ligamentos pubocervicales.
  • Ligamentos cervicales transversos.
  • Ligamentos rectouterinos.

Los pliegues de peritoneo son estructuras delgadas donde dos capas de peritoneo se acercan mucho entre sí, pero sin llegar a fusionarse. Estos se unen a la primera porción del útero, su cuerpo. Por otro lado, los ligamentos verdaderos tienen una composición fibrosa y se unen a la segunda porción del útero, el cuello uterino. La excepción es el ligamento redondo, que se une a la región superolateral de la cavidad uterina conocida como cuerno del útero. Algunos de estos no son pliegues ni tampoco ligamentos verdaderos, sino condensaciones diferentes de la fascia pelviana parietal. Dicha fascia es un término amplio para denominar el tejido conectivo que envuelve a los órganos pélvicos, vasos y nervios, y los une a las paredes laterales de la pelvis.

Responde al siguiente cuestionario para poner a prueba y consolidar tu conocimiento sobre las estructuras del útero:

Pliegues peritoneales

Ligamento ancho

Los ligamentos anchos del útero son pliegues peritoneales laterales. Estos son reflexiones del peritoneo parietal en el tracto genital femenino superior, que forman un pliegue en forma de lámina en el plano coronal. Hay dos, uno a cada lado del útero, compuestos por una capa doble de peritoneo y se extienden desde ambos lados del útero hacia las paredes laterales y el piso de la pelvis, donde se continúan con el peritoneo parietal, manteniendo al útero en su sitio.

Estos ligamentos tienen dos bordes: uno superior y otro inferior. El borde superior está libre y contiene a la tuba uterina, donde la capa peritoneal se une después de la envoltura. El borde inferior es continuo con el peritoneo que se encuentra sobre la vejiga, el recto y las paredes laterales de la pelvis. Este ligamento contiene otras dos estructuras: el ligamento del ovario y el ligamento redondo del útero, dentro de ciertas partes. El ligamento ancho está compuesto por tres mesenterios pequeños: mesosálpinx, mesoovario y mesometrio.

  • El mesosálpinx es la porción superior del ligamento ancho y también su borde libre. Se une superiormente a la tuba uterina y posteroinferiormente al mesoovario. El mesosálpinx envuelve y suspende la tuba uterina dentro de la cavidad pélvica. Además, encierra la anastomosis entre los vasos uterinos y ovarianos.
  • El mesoovario es la extensión posterior del ligamento ancho, que contiene al ovario. Se une al hilio del ovario, llevando los vasos y nervios ovarianos.
  • El mesometrio es la porción inferior y más grande del ligamento ancho. Se extiende desde el piso pélvico hasta el ligamento del ovario y el cuerpo del útero. Este envuelve a la arteria uterina, al ligamento suspensorio del ovario y a la porción proximal del ligamento redondo del útero. Los nervios y vasos ovarianos viajan a través del ligamento suspensorio del ovario.

El ligamento suspensorio del ovario es otro pliegue de peritoneo que se une en la pared abdominal lateral, es considerado parte del ligamento ancho y contiene los vasos y nervios ovarianos (arteria ovárica, vena ovárica, plexo ovárico y vasos linfáticos).

Pliegue uterovesical

El pliegue uterovesical es el pliegue peritoneal anterior que se refleja desde la unión del cuerpo y cuello uterino hasta la vejiga. Este crea el fondo de saco uterovesical, que aparece anteriormente entre la vejiga y el útero.

Pliegue rectouterino

El pliegue rectouterino es el pliegue peritoneal posterior que se refleja desde la porción posterior del fondo de saco vaginal hasta el recto, creando el fondo de saco rectouterino (de Douglas) entre los dos órganos.

¿Se te ha dificultado estudiar anatomía? Averigua si has estado cometiendo alguno de estos errores comunes que dificultan tu aprendizaje de la anatomía y cómo puedes empezar a aprender de forma más eficiente.

Mientras que los ligamentos ancho y redondo del útero se unen al cuerpo del útero, hay otros tres ligamentos que se unen al segundo componente del útero, el cuello uterino. Se trata de los ligamentos pubocervical, cervical transverso y uterosacro.

Ligamentos verdaderos

Ligamento redondo

El ligamento redondo del útero es el remanente del gubernáculo ovárico. Esta estructura participa en el descenso de los ovarios durante el desarrollo embrionario desde la pared abdominal posterior. Hay dos en total, cada uno se extiende desde la región superolateral de la cavidad uterina o cuerno del útero, a través del ligamento ancho, y luego entra en el conducto inguinal mediante el anillo inguinal profundo, para terminar en el tejido conectivo del labio mayor de la vulva en el periné.

La extensión del músculo liso dentro de este ligamento es mayor cerca del útero y disminuye conforme se aleja del mismo, volviéndose puramente fibroso en los bordes. El ligamento redondo contiene vasos, nervios y estructuras linfáticas que drenan la región uterina alrededor de la entrada de las tubas uterinas en los ganglios linfáticos inguinales superficiales.

Ligamentos pubocervicales

Los dos ligamentos pubocervicales se extienden desde el aspecto posterior del cuello uterino y una de las partes de la vagina (su porción superior), hasta el aspecto posterior de los huesos del pubis.

Ligamentos cervicales transversos

Los dos ligamentos cervicales transversos (de Mackenrodt) son los más importantes de su grupo. Estos corren desde las paredes laterales de la pelvis hasta la porción supravaginal del cuello uterino y las porciones laterales del fondo de saco vaginal. Estos dan paso a los uréteres y a los vasos sanguíneos pélvicos.

Ligamentos rectouterinos

Los dos ligamentos rectouterinos contienen músculo liso y tejido fibroso. Se extienden desde la mitad de la cara anterior del sacro hasta dos puntos situados superior y ligeramente posterior a los lados del cuello y del cuerpo uterino. Dichos pliegues recubren estos ligamentos.

Los ligamentos pubocervicales, cervicales transversos y rectouterinos irradian desde el cuello uterino hacia las paredes laterales de la pelvis, como los radios de una rueda.

Función

El útero necesita soporte para mantenerse centrado dentro de la cavidad pélvica. El apoyo que recibe es de dos tipos: dinámico y pasivo. Los ligamentos del útero desempeñan un papel importante en ambos. El apoyo dinámico lo proporciona el diafragma pélvico mediante contracciones tónicas al estar de pie o sentada, y contracciones activas en momentos de mayor presión abdominal como toser o estornudar. En esos momentos, los ligamentos del útero transmiten la fuerza del diafragma hacia el propio órgano, manteniendo su posición.

Los ligamentos también son cruciales para proporcionar un soporte pasivo. Al minimizar el movimiento del cuerpo y del cuello uterino, mantienen el útero en su típica posición de anteversión y anteflexión, directamente sobre la vejiga. Esto proporciona un soporte para el útero cuando aumenta la presión abdominal. Por lo tanto, al participar en el soporte tanto dinámico como pasivo, los ligamentos del útero evitan que este caiga a través de la vagina, ocasionando una afección conocida como prolapso del útero o prolapso uterino.

Complementa tu conocimiento navegando a través de las siguientes unidades de estudio:

Ponte a prueba con nuestro cuestionario sobre las partes del aparato reproductor femenino.

Ligamentos del útero: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más.

Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver
© A menos de que se defina lo contrario, todo el contenido, incluyendo ilustraciones, son propiedad exclusiva de Kenhub GmbH, y están protegidas por las leyes de copyright alemanas e internacionales. Todos los derechos reservados.

Regístrate ahora ¡y consigue tu guía de estudio definitiva!