Conexión perdida. Por favor actualiza la página.
Conectado
EN | DE | PT | ES Ayuda Cómo estudiar Inicia sesión Registrarse

Recto: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

Recto

El recto es la última parte del intestino grueso y conecta al colon sigmoideo con el canal anal. El recto comienza a la altura de S2-S3 y termina en el periné. Tiene alrededor de 12 a 16 cm de largo y puede ser dividido en tres secciones:

  • El tercio superior se ubica intraperitonealmente
  • El tercio medio se ubica retroperitonealmente
  • El tercio inferior se ubica en el diafragma pélvico y por ende extraperitonealmente.

Este órgano es importante tanto para la reabsorción de agua como para la reabsorción de electrolitos de las heces y juega un papel importante en el proceso de defecación.

Este artículo presenta la anatomía, histología y funciones del recto.

Puntos clave sobre el recto
Anatomía Dos flexuras: sacra, anorrectal
Tres pliegues: superior, medio e inferior
Ampolla rectal: reservorio durante la defecación
Vascularización Arterias: rectales superior, media e inferior
Venas: rectales superior, media e inferior
Histología Epitelio intestinal: epitelio columnar simple
En la zona de transición anal: epitelio escamoso estratificado no queratinizado
Función Absorción de electrolitos, continencia.
Contenidos
  1. Anatomía
  2. Histología
  3. Función
  4. Resumen
  5. Bibliografía
+ Muestra todo

Anatomía

El recto cuenta con dos flexuras: la flexura sacra (curvatura dorsal) que resulta de la forma cóncava del sacro, la flexura anorrectal (curvatura ventral) que surge de la circunvalación del recto por medio del músculo elevador del ano. Este es el punto de transición al canal anal (unión anorrectal).

Morfológicamente el recto es similar al resto del intestino grueso. Sin embargo, no posee tenias, haustra, apéndice omental y pliegues semilunares. Lo característico son los tres pliegues transversos (válvulas de Houston). El pliegue medio (válvula de Kohlrausch) es el más fuerte, localizado a 7 cm del ano. Los tumores en este pliegue pueden ser palpados durante el examen digital del recto. La ampolla rectal (sección entre la válvula de Kohlrausch y la unión anorrectal) es extensible y sirve como reservorio durante la defecación. En la porción superior del canal anal encontramos pliegues longitudinales denominados columnas anales o columnas de Morgagni y entre estas los senos anales.

El recto está vascularizado por la arteria rectal superior (rama de la arteria mesentérica inferior), arteria rectal media (rama de la arteria ilíaca interna) y la arteria rectal inferior (rama de la arteria pudenda interna que proviene de la arteria ilíaca interna). Los vasos linfáticos corren junto a las venas motivo por el cual el carcinoma rectal proximal metastatiza preferentemente al hígado mientras el carcinoma rectal distal metastatiza a los pulmones. La inervación simpática depende del plexo mesentérico inferior, la inervación parasimpática depende de los nervios esplácnicos pélvicos y del plexo hipogástrico inferior.

¿Has aprendido la anatomía del recto de la forma más eficiente posible? ¡Asegúrate de no cometer ninguno de estos errores comunes que afectan tu aprendizaje!

El drenaje venoso del recto es realizado por las venas rectales superior, media e inferior. La vena rectal superior drena la porción superior del recto en el sistema de la vena porta (por medio de la mesentérica inferior); por otro lado, las venas rectales media e inferior drenan la porción inferior del recto en la vena ilíaca interna (circulación sistémica) por medio de la vena pudenda interna. Entre estos dos tipos de venas (las que drenan en el sistema de la vena porta y las que drenan en la circulación sistémica) existen anastomosis clínicamente importantes en caso de hipertensión portal.

Aprende todo sobre el recto aquí:

Histología

Histológicamente, el recto es similar al resto del intestino grueso con su estructura usual: mucosa, submucosa, muscular y serosa/adventicia.

  • La mucosa tiene el típico epitelio intestinal con enterocitos columnares simples y numerosas células caliciformes. En la zona de transición anal el epitelio columnar se aplana hasta eventualmente convertirse en epitelio escamoso estratificado no queratinizado.
  • La capa epitelial es seguida de la capa de tejido conectivo (lámina propia) con vasos sanguíneos, vasos linfáticos y una capa muscular (lamina muscularis mucosae)
  • La capa submucosa contiene tejido conectivo laxo junto con vasos sanguíneos, folículos linfoides y el plexo de Meissner. Tiene una densa red de venas (plexo venoso rectal) que se espesa en los pliegues transversos.
  • La capa muscular tiene musculatura interna típica circular y musculatura externa longitudinal entre las cuales se ubica el plexo de Auerbach. La musculatura del anillo continúa como el músculo esfínter externo del ano dentro del sistema de esfínteres, mientras que la musculatura longitudinal externa continúa como el músculo corrugador del ano que se inserta en la piel alrededor del ano.

Función

El recto es la última parada de las heces antes de ser eliminadas por el canal anal. Similar a lo que ocurre en el colon, los electrolitos son absorbidos (sodio, potasio, cloro) e ingredientes indigeribles de los alimentos son descompuestos por bacterias anaerobias. Las heces son engrosadas por medio de la absorción de agua y mezcladas con moco.

El recto es parte del órgano de continencia y juega un rol importante en el mecanismo de la defecación. Si las heces ingresan en la ampolla rectal que usualmente se encuentra vacía, esto es registrado por receptores de estiramiento. La información es transferida al sistema nervioso central por la urgencia de la persona de defecar. Para luego decidir si inicia o retrasa la defecación por medio de la relajación o tensión del músculo elevador del ano o del esfínter externo del ano.

Sin embargo, la creciente presión en la ampolla rectal lleva a un incremento en la relajación del músculo liso corrugador del ano y del esfínter interno del ano (reflejo inhibitorio rectoanal) motivo por el cual retener a las heces por mucho tiempo envuelve un esfuerzo creciente. El recto participa de la defecación por contracción. Además, la presión intraabdominal se incrementa por la tensión voluntaria del diafragma y de los músculos abdominales (prensa abdominal).

Refuerza tus conocimientos con nuestro cuestionario:

Recto: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

© A menos de que se defina lo contrario, todo el contenido, incluyendo ilustraciones, son propiedad exclusiva de Kenhub GmbH, y están protegidas por las leyes de copyright alemanas e internacionales. Todos los derechos reservados.

Regístrate ahora ¡y consigue tu guía de estudio definitiva!