Conexión perdida. Por favor actualiza la página.
Conectado
EN | DE | PT | ES Ayuda Cómo estudiar Inicia sesión Registrarse

Tejido conectivo (conjuntivo): ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

Tejido conectivo (conjuntivo)

El tejido conectivo brinda conexión, soporte y separación entre los otros tipos de tejido en el cuerpo. Como todos los tipos de tejido, está formado por células rodeadas por un compartimento fluido denominado matriz extracelular (MEC). Sin embargo, es diferente a otros, ya que en este sus células se encuentran más separadas entre sí en relación a otros tipos tisulares.

En base a sus células y a la estructura de la MEC, podemos reconocer dos tipos de tejido conectivo:

  • Tejido conectivo propiamente dicho, que se puede subdividir en tejido conectivo laxo y denso.
  • Tejido conectivo especializado: reticular, sangre, tejido óseo, cartílago, y tejido adiposo.

Sabemos que hay temas histológicos muchísimo más emocionantes que el tejido conectivo, como el tejido muscular o nervioso, pero como el tejido conectivo es el pegamento que mantiene todo esto unido, tiene la importante función de asegurar que todos nuestros sistemas corporales funcionen en armonía.

Puntos clave sobre el tejido conectivo
Tejido conectivo denso Células: fibroblastos
Fibras: fibras de colágeno densamente empaquetadas en la matriz extracelular ya sea de forma paralela (denso regular) o en diferentes direcciones (denso irregular)
Tejido conectivo laxo Células: fibroblastos
Fibras: pocas fibras colágenas esparcidas en la matriz extracelular
Tejido conectivo reticular Células: células reticulares
Fibras: fibras reticulares organizadas en delicadas redes
Cartílago Células: condrocitos
Matriz extracelular: colágeno tipo II (cartílago hialino), fibras elásticas (cartílago elástico), colágeno tipo I (fibrocartílago)
Tejido óseo Células: osteoblastos, osteocitos, osteoclastos
Matriz extracelular: lamelas calcificadas
Sangre Células: eritrocitos, leucocitos, plaquetas
Matriz extracelular: plasma sanguíneo
Tejido adiposo Células: adipocitos blancos y pardos
Matriz extracelular: no existe
Tejido conectivo embrionario Mesénquima: células mesenquimáticas en una matriz extracelular rica en fibras reticulares
Tejido mucoide: células mesenquimáticas en una matrix extracelular rica en colágeno
Contenidos
  1. Células y fibras del tejido conectivo
  2. Tejido conectivo propiamente dicho
    1. Tejido conectivo laxo
    2. Tejido conectivo denso
  3. Tejido conectivo especializado
    1. Tejido conectivo reticular
    2. Cartílago
    3. Hueso
    4. Sangre
    5. Tejido adiposo
    6. Tejido conectivo embrionario
  4. Bibliografía
+ Muestra todo

Células y fibras del tejido conectivo

Los tres componentes del tejido conectivo son las células, la sustancia fundamental, y las fibras. La sustancia fundamental y las fibras constituyen la matriz extracelular.

La principal célula del tejido conectivo es el fibroblasto. Su función es la producción y mantención de la matriz extracelular. Además del fibroblasto, existen numerosos otros tipos de células, como células inmunes (macrófagos, linfocitos y mastocitos) y adipocitos. El tejido conectivo especializado contiene también células especializadas, por ejemplo el cartílago contiene condrocitos y el tejido óseo contiene osteocitos.

La sustancia fundamental es un gel viscoso que contiene agua, proteoglicanos, glicoproteínas, y glicosaminoglicanos. Estos le dan su característica viscosa y la capacidad de unir grandes cantidades de agua para hidratación, difusión de nutrientes y nutrición del tejido.

Existen tres tipos de fibras proteicas: colágenas, elásticas y reticulares. Las fibras colágenas y reticulares pertenecen a la familia del colágeno, de la que existen más de 20 tipos diferentes. Las fibras colágenas están formadas predominantemente por colágeno de tipo I. Son el tipo de fibra proteica más abundante, y proporcionan diversos grados de resistencia y rigidez a los tejidos.

Las fibras reticulares están formadas por colágeno de tipo III y son fibras finas y delicadas que forman redes de malla en órganos como el bazo, los riñones y los ganglios linfáticos. Las fibras elásticas están formadas por la proteína elastina, que confiere a los tejidos propiedades de estiramiento y flexión. Se encuentran principalmente en las paredes de los grandes vasos sanguíneos, el cartílago elástico, los ligamentos amarillos, los pulmones y la piel. La variación de las combinaciones de células y fibras proteicas y su disposición da lugar a diferentes tipos de tejido conectivo.

Tejido conectivo propiamente dicho

El tejido conectivo propiamente dicho se encuentra en todo el cuerpo. Existen dos subtipos de tejido conectivo propiamente dicho: laxo y denso. Se diferencian por la estructura de su matriz extracelular.

Tejido conectivo laxo

El tejido conectivo laxo también se denomina tejido conectivo areolar. Tiene cantidades casi iguales de células, fibras y sustancia fundamental. Las células principales son los fibroblastos. Sin embargo, también hay células del sistema inmunitario.

Las fibras colágenas son las principales fibras de la MEC, estas se distribuyen de forma dispersa por la MEC, por lo que este tipo de tejido se denomina "laxo". Además de las fibras colágenas, también están presentes cantidades moderadas de fibras reticulares y elásticas.

El tejido conectivo laxo es el tipo de tejido conectivo más ampliamente distribuido y se encuentra en el revestimiento de las superficies internas del cuerpo. La combinación de células y fibras hace que este tejido sea flexible (laxo), pero poco resistente a la tensión mecánica. Esto permite que desempeñe un papel importante en la unión de otros tipos de tejido, por ejemplo, uniendo tejidos en órganos, manteniendo los órganos en su lugar y conectando el tejido epitelial con otros tipos de tejido.

Aprende más sobre el tejido conectivo laxo aquí:

... o ya te sientes preparado para un examen? Prueba nuestro cuestionario:

Tejido conectivo denso

El tejido conectivo denso tiene menos células que el tejido conectivo laxo y al contrario de este último, su MEC está densamente repleta de fibras colágenas. Según la disposición de las fibras, existen dos subtipos de tejido conectivo denso: denso regular y denso irregular.

  • El tejido conectivo denso regular (modelado) tiene las fibras de colágeno alineadas en paralelo. Esta disposición proporciona al tejido una gran resistencia unidireccional a la tensión. Los mejores ejemplos de tejido conectivo denso regular son los tendones y los ligamentos.
  • El tejido conectivo denso irregular (no modelado) tiene sus fibras colágenas entrelazadas al azar, formando una red tridimensional que es resistente a la distensión en todas las direcciones. Suele localizarse en las cápsulas y paredes de los órganos, en la dermis de la piel y en las glándulas.

¿Quieres saber más sobre el tejido conectivo denso? Te ayudaremos con estos recursos:

Tejido conectivo especializado

Tejido conectivo reticular

El tejido conectivo reticular es producido por fibroblastos modificados, llamados células reticulares. Estas producen fibras reticulares dispuestas en una red entrelazada (retículo), similar al tejido conectivo denso irregular. La diferencia entre ellas es que las fibras reticulares son más finas, forman una malla más delicada, y las células reticulares permanecen unidas a las fibras.

El tejido reticular sostiene el estroma de los órganos del cuerpo, especialmente los órganos linfáticos. Las redes reticulares filtran la linfa y proporcionan un microambiente para el paso y la unión de los glóbulos blancos. Así, está presente en la médula ósea roja, los ganglios linfáticos y el bazo.

Domina el tejido conectivo reticular con los siguientes materiales:

Cartílago

El tejido conectivo cartilaginoso es el tejido conectivo avascular que conecta los huesos con las articulaciones. Además, compone las paredes del tracto respiratorio superior y del oído externo. Está rodeado por el pericondrio, una capa de tejido conectivo denso,rica en vasos sanguíneos que suministran sangre al cartílago.

Las principales células del cartílago son los condrocitos, que se alojan en cavidades dentro de la MEC, llamadas lagunas. La MEC es amplia y rica en agua unida a glicosaminoglicanos, esta estructura hace que el cartílago sea flexible en diversos grados, pero resistente a la tensión mecánica.

Hay tres tipos de cartílago:

  • Cartílago hialino: el tipo más abundante. Es rico en moléculas de colágeno tipo II, y se encuentra en la superficie articular de las articulaciones (en forma de cartílago articular), en las paredes de las vías respiratorias superiores y en los extremos mediales de las costillas.
  • Cartílago elástico: tiene muchas fibras elásticas. Se encuentra en las paredes del oído externo, la epiglotis y el cartílago cuneiforme de la laringe.
  • Fibrocartílago: tiene fibras de colágeno tipo I. Compone los discos articulares, los discos intervertebrales, la sínfisis del pubis y los meniscos de la articulación de la rodilla.

Aprenda más sobre la histología del cartílago aquí:

Hueso

El hueso es el tejido que compone el esqueleto del cuerpo. Como todos los tejidos conectivos, el hueso está compuesto por células dentro de una matriz extracelular de fibras (predominantemente colágeno tipo I) y sustancia fundamental. La matriz ósea extracelular está mineralizada y dispuesta en capas circulares, llamadas laminillas concéntricas. Estas láminas rodean un canal central (conducto de Havers, o conducto osteónico) que sirve para el paso de los vasos y nervios que alimentan el hueso y albergan las células.

La MEC ósea es producida y mantenida por varias células: osteoblastos, osteocitos y osteoclastos. Los osteoblastos son células que producen activamente la matriz ósea. Cuando están inactivos, se denominan osteocitos. Los osteoclastos hacen lo contrario: absorben la matriz ósea. La función sincronizada de estas células es necesaria para la recuperación de los huesos rotos (remodelación ósea) y para el bienestar general del sistema óseo. La naturaleza especializada de las células y de la ECM del hueso le permite servir como lugar de almacenamiento de calcio y fosfato, junto con sus funciones de soporte de peso y de protección.

Aprende más sobre la histología ósea aquí:

Sangre

El tejido conectivo sanguíneo es el tejido conectivo especializado del sistema circulatorio que transporta las células sanguíneas y las sustancias disueltas por todo el cuerpo a través de los vasos sanguíneos. Como todo tejido conectivo, tiene componentes celulares y extracelulares.

La matriz extracelular de la sangre se llama plasma sanguíneo. Se compone de agua y solutos (proteínas, electrolitos, nutrientes, gases, hormonas y productos de desecho). Las células sanguíneas transportadas por el plasma, también llamadas elementos figurados, son los eritrocitos (glóbulos rojos), los leucocitos (glóbulos blancos) y los trombocitos (plaquetas). Estas células se producen en la médula ósea en el proceso de hematopoyesis.

Tejido adiposo

El tejido adiposo es el tejido conectivo de almacenamiento de energía. Está formado por adipocitos, células llenas de lípidos (grasas). Este tejido no tiene una ECM, sino sólo unas pocas fibras de colágeno que mantienen las células unidas. Según la distribución de los lípidos dentro de la célula, hay tejido adiposo blanco (unilocular) y pardo (multilocular).

En el tejido adiposo pardo (multilocular), cada célula contiene múltiples gotas de grasa, que rodean el núcleo situado en el centro de la célula. Este tipo suele encontrarse en los bebés, donde en lugar de almacenar energía, sirve para la termogénesis (producción de calor).

En el tejido adiposo blanco (unilocular), los lípidos se acumulan en una sola gota grande, que presiona los orgánulos contra la membrana celular. El tejido adiposo blanco es predominante en los adultos. Almacena energía, protege los órganos y actúa como órgano endocrino segregando hormonas. Este se distribuye en grasa visceral y parietal. La grasa visceral rodea y sostiene los órganos del cuerpo, como los globos oculares (grasa periorbital) y los riñones (grasa perinéfrica), mientras que la grasa parietal es una agregación incrustada en el tejido conectivo de la piel, normalmente en las regiones del abdomen, la espalda y los muslos.

Tejido conectivo embrionario

El tejido conectivo embrionario se encuentra en el embrión y en el cordón umbilical. Las células principales son células mesenquimales. Se divide en mesénquima (en los embriones) y tejido conectivo mucoide (en el cordón umbilical).

El mesénquima se origina en el mesodermo, una de las tres capas germinales del embrión. Este madura en otros tipos de tejidos conectivos, músculos, vasos, mesotelio y el sistema urogenital. Sus células mesenquimales están dispersas en el MEC que se encuentra lleno principalmente por fibras reticulares. El tejido conectivo mucoide por su parte se encuentra en el cordón umbilical. Sus células mesenquimales están escasamente distribuidas en una MEC rica en colágeno llamada gelatina de Wharton.

Tejido conectivo (conjuntivo): ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

© A menos de que se defina lo contrario, todo el contenido, incluyendo ilustraciones, son propiedad exclusiva de Kenhub GmbH, y están protegidas por las leyes de copyright alemanas e internacionales. Todos los derechos reservados.

Regístrate ahora ¡y consigue tu guía de estudio definitiva!