EN | DE | PT | ES Ayuda Cómo estudiar Inicia sesión Registrarse

Oído externo: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

Oído externo

El oído externo es la parte más externa del oído humano. Está formado por el pabellón auricular (oreja) y el conducto (canal) auditivo externo. En el fondo del conducto auditivo externo se encuentra la membrana timpánica, la cual separa el oído externo del oído medio.

La función de la oreja es para captar el sonido, mientras que el conducto auditivo externo le conduce hacia la membrana timpánica (tímpano).

Este artículo te explicará la anatomía y la función del oído externo.

Puntos clave sobre el oído externo
Partes Pabellón auricular
Conducto (meato) auditivo externo
Irrigación Arterias auricular posterior y auricular anterior
Ramas menores de las arterias occipital, auricular profunda, estilomastoidea y timpánica inferior
Invervación Rama auriculotemporal del nervio mandibular
Nervio occipital menor
Nervio auricular mayor
Rama auricular del nervio vago (X par)
Ramas del nervio facial (VII par)
Función Conducción del sonido hacia el oído medio

Pabellón auricular (oreja)

El pabellón auricular, también conocido como pinna, es un tejido musculocutáneo de superficie arrugada que se encuentra unido al cráneo y cuya función es capturar el sonido. El pabellón auricular consiste mayormente en cartílago cubierto de piel. El pabellón auricular tiene dos aspectos principales: uno medial (interno) y uno lateral (externo). El aspecto medial del lóbulo de la oreja está unido directamente al cráneo y no tiene ninguna otra importancia práctica.

El aspecto lateral del pabellón auricular es de forma cóncava y presenta numerosos surcos y relieves. El borde externo del pabellón auricular se conoce como hélix, cuyo extremo inferior termina en un tejido blando conocido como lóbulo (lóbulo de la oreja). El hélix cuenta con tres partes: raíz, espina y cola. La raíz es el arco convexo anterosuperior del hélix, la espina es la parte gruesa superior del hélix y la cola es contínua al lóbulo.

Paralela al hélix encontramos otra curvatura convexa llamada antihélix o antehelix (Grays), la cual consta de dos partes: la fosa triangular, unida a la raíz del hélix y al antihélix; y las ramas del antihélix, que conforman el ensanchamiento de la antihélix que se dirige de forma posterior hacia el hélix.

El centro del pabellón auricular tiene una fosa contigua al conducto auditivo externo llamada concha auricular. Esta concha está cubierta por un proceso cartilaginoso triangular conocido como el trago. La base del trago está unida a la piel de la cara, mientras que su vértice cubre parcialmente la entrada al conducto auditivo externo. Opuesta al trago, tenemos una elevación cartilaginosa por encima del lóbulo que se denomina antitrago.

Conducto auditivo externo

Es un conducto óseo-cartilaginoso que va desde el pabellón auricular hasta el oído medio, del cual se encuentra separado por la membrana timpánica (tímpano). El conducto auditivo externo está compuesto por una porción cartilaginosa lateral (externa), referida como conducto auditivo externo cartilaginoso/membranoso, y una porción ósea medial (interna), conocida como conducto auditivo externo óseo.

Si se observa en dirección anteroposterior, este conducto semeja una línea irregular, lo que significa que no sigue una trayectoria en línea recta. La porción lateral del conducto está en dirección posterior y superior, mientras que la porción medial se encuentra en dirección anterior e inferior. Es importante conocer esto al momento de examinar el oído, ya que al momento de hacerlo se debe jalar el pabellón auricular en dirección posterior, superior y ligeramente lateral para que sea posible alinear las porciones lateral y medial con el propósito de observar y examinar la membrana timpánica.

El conducto auditivo externo cartilaginoso forma el tercio lateral de este conducto. Sus paredes anterior e inferior están compuestas por cartílago debido a que son una continuación del pabellón auricular. Por otro lado, las paredes posterior y superior son realmente membranas fibrosas. El conducto auditivo externo óseo forma los dos tercios mediales del conducto. Sus paredes anterior e inferior están formadas por la porción timpánica del hueso temporal. Se debe notar que la pared posterior del conducto óseo está anatómicamente relacionada con las células mastoideas del proceso mastoides, mientras que las paredes anterior e inferior se relacionan con la articulación temporomandibular.

Membrana timpánica

La membrana timpánica, o tímpano, se encuentra al final del conducto auditivo externo óseo y actúa como barrera entre el oído externo y el oído medio. Está unida mediante un anillo fibrocartilaginoso a la porción timpánica del hueso temporal.

Según su su estructura y tensión, la membrana timpánica se divide en las dos siguientes partes:

  • Porción flácida, también llamada membrana de Shrapnell.
  • Porción tensa (parte tensa

También cuenta con dos lados: medial (interno) y lateral (externo). El lado medial de la membrana timpánica se encuentra cubierto por mucosa y es completamente convexo hacia el oído medio. En este lado, alrededor del borde que se encuentra entre la porción tensa y la porción flácida podemos encontrar la cresta de la cuerda del tímpano, por debajo de la cual pasa el nervio de la cuerda del tímpano (rama del nervio facial, VII par). Además, uno de los huesecillos del oído, el martillo, se encuentra en el lado medial de la membrana y hace impresiones sobre este.

El aspecto lateral de la membrana timpánica está dividido en cuatro cuadrantes: anterosuperior, anteroinferior, posterosuperior y posteroinferior. Detrás de los dos cuadrantes superiores en el lado medial se encuentran los huesecillos del oído (estribo, martillo y yunque) y la cuerda del tímpano. La unión entre el borde inferior y el manubrio del martillo en el lado medial de la membrana timpánica, forma una concavidad en el lado lateral que se conoce como ombligo de la membrana timpánica.

Superior al ombligo de la membrana, hay una banda llamada estría del martillo, que es la impresión formada por el resto del manubrio del martillo. El borde superior de la estría del martillo presenta una cresta llamada prominencia del martillo. Esta impresión se da gracias a la apófisis lateral del martillo. El lado lateral de la membrana timpánica se encuentra cubierta por piel y una ligera capa de cerumen (cerilla o cera).

Músculos del oído externo

Todos los músculos del oído externo están asociados con el pabellón auricular y son inervados por las ramas posteriores del nervio facial (VII par). Están clasificadas en dos grupos, intrínsecos y extrínsecos.

Los músculos intrínsecos contribuyen a definir la forma del pabellón auricular mientras atraviesan sus estructuras cartilaginosas. Estos son: músculo mayor del hélix, músculo menor del hélix, trago, músculo piramidal de la oreja, músculo del antitrago, músculo transverso de la oreja y músculo oblicuo de la oreja.

Los músculos extrínsecos juegan un papel importante en el control de la posición del pabellón auricular, originándose en el cráneo y uniéndose al mismo pabellón auricular. Estos son: músculo auricular anterior, músculo auricular superior y músculo auricular posterior.

Puntos clave sobre los músculos extrínsecos del oído externo
Auricular anterior Origen: Fascia temporal/aponeurosis epicraneal
Inserción:
Espina del hélix
Inervación:
Ramas temporales del nervio facial (VII par)
Función:
Movimiento del pabellón auricular en dirección anterior
Auricular superior Origen: Aponeurosis epicraneal
Inserción:
Superficie superior del pabellón auricular
Inervación:
Ramas temporales del nervio facial (VII par)
Función:
Movimiento del pabellón auricular en dirección superior
Auricular posterior Origen: Proceso mastoides, tendón del músculo esternocleidomastoideo
Inserción:
Pontículo de la eminencia de la concha
Inervación:
Nervio auricular posterior (rama del nervio facial, VII par)
Función:
Movimiento del pabellón auricular en dirección posterior

Un dato curioso sobre los músculos extrínsecos es que son remanentes de etapas evolutivas anteriores, por lo que no podemos moverlos de forma voluntaria. Para que te des una idea de cómo sería si pudiéramos moverlos, imagínate a un conejo moviendo las orejas en respuesta a un ruido.

Irrigación

Hay tres arterias que participan en la irrigación del pabellón auricular: arteria auricular posterior (rama de la arteria carótida externa), arteria auricular anterior (rama de la arteria temporal superficial) y ramas menores de la arteria occipital. Las venas que drenan al pabellón auricular imitan el funcionamiento de las arterias, mientras que la linfa es drenada hacia los ganglios linfáticos parotídeo superficial, mastoideo, cervical profundo y cervical superficial.

La membrana timpánica está vascularizada por las ramas de la arteria maxilar (auricular profunda y arterias timpánicas anteriores), arteria estilomastoidea (rama de la arteria auricular posterior) y arteria timpánica inferior (rama de la arteria faríngea ascendente). El drenaje linfático ocurre en los ganglios linfáticos periauriculares.

Invervación

Los nervios sensitivos que inervan al pabellón auricular son varios:

  • La porción anterosuperior es inervada por la rama auriculotemporal del nervio mandibular (V3 par) y el plexo cervical.
  • La porción posterosuperior es inervada por el nervio occipital menor.
  • Las porciones anterior y posteroinferior están inervadas por el nervio auricular mayor.
  • Las porciones más profundas, cercanas al conducto auditivo externo, están inervadas por los ramos auriculares del nervio vago (X par) y los ramos del nervio facial (VII par).

La mayor parte de la inervación sensitiva del conducto auditivo externo está dada por:

  • El ramo lateral del nervio auriculotemporal (rama del nervio mandibular, V3 par); y por
  • Los ramos auriculares del nervio vago (X par) y del nervio facial (VII par).

Debido a la inervación dada por el nervio vago (X par), cualquier irritación en el conducto auditivo externo puede provocar el reflejo de tos. El lado lateral de la membrana timpánica está inervada por los nervios auriculares anteriores (ramos del nervio auriculotemporal) y el ramo auricular del nervio vago (X par). Por otro lado, el lado medial obtiene su inervación sensorial del nervio glosofaríngeo (IX par).

Oído externo: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

Regístrate ahora ¡y consigue tu guía de estudio definitiva!