Conexión perdida. Por favor actualiza la página.
Conectado
EN | DE | PT | ES Ayuda Cómo estudiar Inicia sesión Registrarse

Oído humano: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

Oído humano

Oído: Oído externo, oído medio, oído interno

El oído humano es un órgano complejo del sistema auditivo. Además de la audición, el oído permite la percepción y control de la posición espacial y los movimientos de la cabeza (equilibriocepción). Está situado de manera bilateral en el cráneo, al mismo nivel de la nariz. El sentido de oído se divide anatómicamente en tres partes:

Las funciones de los oídos externo y medio son principalmente de conducir el sonido al oído interno, que lo detecta y envía la información al cerebro.

Este artículo te introducirá en la estructura, anatomía y función del oído humano.

Puntos clave sobre el oído humano
Funciones Audición y control del equilibrio postural
Oído externo Partes
Pabellón auricular (oreja)
Conducto auditivo externo
Membrana timpánica
Funciones

Captura y conducción del sonido
Oído medio Partes
Cavidad timpánica
Huesecillos del oído
Tuba auditiva
Antro mastoideo
Funciones

Transformar ondas de sonido de alta amplitud y baja intensidad en vibraciones de baja amplitud y alta intensidad para transmitirlas al oído interno
Oído interno Partes
Laberinto óseo
Laberinto membranoso
Funciones

Transducción de energía mecánica en impulsos nerviosos para:
Brindar información sobre la posición de la cabeza;
Brindar información sobre los movimientos de la cabeza;
Brindar información auditiva
Contenidos
  1. Oido externo
  2. Oído medio
    1. Huesecillos del oído
  3. Oído interno
  4. Bibliografía
+ Muestra todo

Oido externo

El oído externo recibe y conduce el sonido hacia el oído medio. Está formado por el pabellón auricular y el conducto acústico externo (o canal auditivo).

  • El pabellón auricular, también conocido como la oreja, es un tejido musculocutáneo arrugado fijado al cráneo. Funciona como colector del sonido y lo transmite al conducto auditivo externo.
  • El conducto auditivo externo es simplemente un canal que conduce el sonido hacia el oído medio. El fondo del conducto está sellado con la membrana timpánica (tímpano).

La membrana timpánica, o tímpano, se encuentra en el fondo del meato acústico externo, separándolo del oído medio. La membrana vibra cuando el sonido del conducto llega a ella, provocando los movimientos de los huesecillos auditivos del oído medio.

Aprende más sobre la anatomía del oído externo con este artículo:

Oído medio

El oído medio es una cavidad compleja ubicada dentro del hueso temporal. Está formada por la cavidad timpánica (caja del tímpano), que alberga los huesecillos del oído. La cavidad timpánica está conectada a la nasofaringe a través de la tuba auditiva (de Eustaquio), que ayuda a regular las presiones entre la cavidad y el mundo exterior. Esto es importante porque las diferencias extremas de presión entre el oído medio y el entorno pueden provocar la rotura del tímpano.

La cavidad timpánica tiene el aspecto de un prisma de seis caras. Estas seis paredes se denominan según la estructura anatómica a la que se enfrentan, por lo que tenemos las paredes tegmentaria, yugular, carotídea, membranosa, laberíntica y mastoidea. La pared laberíntica, que representa el límite con el oído interno, es especialmente importante porque contiene aberturas a través de las cuales el oído medio se comunica con él:

  • La ventana oval
  • La ventana redonda

Huesecillos del oído

Los tres huesecillos auditivos son los huesos más pequeños del cuerpo humano:

  • Martillo (malleus)
  • Yunque (incus)
  • Estribo (estapedio)

Los huesecillos del oído se articulan entre sí en la cavidad timpánica, formando un sistema que conecta el tímpano con la pared laberíntica de la cavidad timpánica. Pero, ¿por qué? De este modo, los huesecillos auditivos constituyen un intermediario en la transmisión de las vibraciones desde el tímpano hasta el oído interno a través de la mencionada ventana oval. También, antes de transmitir las vibraciones al oído interno, los huesecillos transforman ondas de sonido de alta amplitud y baja intensidad en vibraciones de baja amplitud y alta intensidad.

Aprende más sobre los huesecillos del oído, así como sobre toda la anatomía y función del oído medio con este artículo:

Oído interno

El oído interno es la parte final y más compleja del oído humano, cuya función es detectar y transmitir los impulsos auditivos y enviarlos al cerebro. Además, detecta los movimientos y la posición de la cabeza (equilibriocepción), lo que permite al cerebro ser consciente de ellos y asegurarse de mantener la posición espacial de la cabeza. Así que, en pocas palabras, el oído interno nos permite oír y mantener la posición y estabilidad de la cabeza.

El oído interno está ubicado en la porción petrosa del hueso temporal y, debido a su estructura compleja similar a la de un laberinto, se le llama - laberinto.

El laberinto tiene dos componentes: el laberinto óseo, que es en realidad el armazón esquelético del oído interno, y el laberinto membranoso, que es un sistema de conductos membranosos que encaja dentro de su homólogo óseo.

El laberinto óseo consta de tres partes:

  • El vestíbulo, que es una sala central del oído interno;
  • La cóclea, una estructura parecida a un caracol que se encuentra medial al vestíbulo
  • Los conductos semicirculares, que se encuentran laterales al vestíbulo

¿Buscas cuestionarios de práctica para aprender anatomía humana y evaluar tus conocimientos? Fortalezca tus conocimientos de forma rápida y eficaz con cuestionarios y videos de Kenhub.

Las partes del laberinto membranoso son las siguientes:

  • El utrículo y el sáculo, que se encuentran dentro del vestíbulo óseo y brindan información sobre la posición en sentido vertical (sáculo) y horizontal (utrículo) de la cabeza;
  • Los conductos semicirculares membranosos, situados dentro de los conductos óseos. Contienen el órgano del equilibrio y brindan información sobre los movimientos rotacionales de la cabeza;
  • Conducto coclear, situado dentro de la cóclea ósea, que contiene el órgano de la audición, llamado órgano espiral (de Corti).

El laberinto membranoso está lleno de endolinfa, cuyos movimientos estimulan las células receptoras del órgano de Corti y los conductos semicirculares. El órgano de Corti está inervado por la porción coclear del nervio vestibulococlear, mientras que los conductos semicirculares están inervados por la porción vestibular del mismo nervio. Estas porciones se unen y forman el tronco del nervio vestibulococlear, que lleva la información sensorial al cerebro.

Te habrás preguntado cómo se producen los movimientos de la endolinfa. Como probablemente imaginas, estos son causados por las vibraciones transmitidas por los huesecillos del oído.

Para aprender todo sobre la anatomía del oído interno, la transmisión del sonido y el equilibrio, consulta estos recursos:

Oído humano: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

© A menos de que se defina lo contrario, todo el contenido, incluyendo ilustraciones, son propiedad exclusiva de Kenhub GmbH, y están protegidas por las leyes de copyright alemanas e internacionales. Todos los derechos reservados.

Regístrate ahora ¡y consigue tu guía de estudio definitiva!