Conexión perdida. Por favor actualiza la página.
Conectado
Ayuda Cómo estudiar Inicia sesión Registrarse
¿Listo para aprender?
Elige tu herramienta de estudio favorita

Líquido cefalorraquídeo

Video recomendado: Vista medial del encéfalo [39:36]
Estructuras visibles en un corte mediosagital del encéfalo
Líquido cefalorraquídeo en las cavidades del encéfalo

El líquido cefalorraquídeo (LCR) es un líquido claro, incoloro, parecido al plasma que baña al sistema nervioso central (SNC). El LCR circula a través de un sistema de cavidades que se encuentra dentro del encéfalo y la médula espinal; los ventrículos, el espacio subaracnoideo del encéfalo y el conducto central de la médula espinal. La mayor parte del LCR es secretada por un tejido especializado denominado plexo coroideo, que se ubica dentro de los ventrículos laterales, tercer y cuarto. La secreción de LCR equivale a su eliminación, por lo que hay alrededor de 150 a 270 ml de LCR dentro del SNC en todo momento.

La principal función del líquido cefalorraquídeo es amortiguar al encéfalo y la médula espinal cuando son golpeadas por alguna fuerza mecánica, proporcionar protección inmunológica básica al SNC, remover sustancias metabólicas de desecho, así como transportar neuromoduladores y neurotransmisores. El LCR también es útil para diagnósticos clínicos, y sus muestras son obtenidas del espacio subaracnoideo por medio de una punción lumbar.

Este artículo discutirá la anatomía estructural por donde circula el líquido cefalorraquídeo, así como sus funciones.

Puntos clave sobre el líquido cefalorraquídeo
Secreción Plexo coroideo (ventrículos cerebrales: laterales, tercer y cuarto ventrículo), espacio intersticial y duramadre de las vainas de las raíces nerviosas
Circulación Ventrículo lateral → tercer ventrículo → cuarto ventrículo → conducto central de la médula espinal → espacio subaracnoideo
Absorción Granulaciones aracnoideas, plexos coroideos y el sistema glinfático
Funciones Eliminación de desechos, amortiguación de estructuras neurovasculares cerebrales e intracraneales, flotabilidad neutra, homeostasis electrolítica
Contenidos
  1. Secreción
    1. Plexo coroideo
    2. Barrera hematoencefálica
    3. Barrera sangre-líquido cefalorraquídeo (BSLCR)
  2. Circulación
  3. Absorción
    1. Granulaciones aracnoideas
    2. Canales diminutos en la lámina cribosa
    3. Sistema glinfático
  4. Líquido cefalorraquídeo espinal
  5. Funciones
  6. Correlaciones clínicas
    1. Hidrocefalia
  7. Bibliografía
+ Muestra todo

Secreción

Plexo coroideo

El líquido cefalorraquídeo se produce en el plexo coroideo que es un tejido especializado. Los plexos coroideos se ubican en las paredes de los ventrículos laterales y en el techo del tercer y cuarto ventrículo. Un plexo coroideo tiene numerosas vellosidades, por donde es secretado el LCR. Estructuralmente, cada vellosidad consta de tres componentes.

  • Una capa de células ependimarias (células coroideas), que se dirigen hacia el lumen de los ventrículos y secretan LCR. Las células muestran varias proyecciones vellosas apicales y están unidas fuertemente entre sí a través de uniones estrechas.
  • Una capa de piamadre (tela coroidea)
  • Un capilar fenestrado directamente debajo de la piamadre.

Las células coroideas toman varias sustancias químicas del vaso sanguíneo subyacente, que utilizan para secretar activamente el LCR. Por lo tanto, el líquido LCR no es simplemente un ultrafiltrado de sangre, sino que se diferencia de ella en términos de su contenido de electrolitos, glucosa y proteínas. La fuente vascular de los plexos coroideos difiere entre el tercer y cuarto ventrículo y los ventrículos laterales.

  • Las porciones anteriores de los plexos coroideos en los ventrículos laterales y el tercer ventrículo son irrigados por la arteria coroidea anterior (rama de la arteria carótida interna). Mientras que sus porciones posteriores son vascularizadas por las ramas coroideas posteriores medial y lateral (ramas de la arteria cerebral posterior).
  • El plexo coroideo del cuarto ventrículo es irrigado por las arterias cerebelosas inferiores.

Para revisar el sistema ventricular del encéfalo, realiza el siguiente cuestionario y consolida tu conocimiento.

Barrera hematoencefálica

Además de estar involucradas en la producción de LCR, las capas del plexo coroideo forman una barrera permeable denominada barrera hematoencefálica (BHE).

En resumen, de superficial a profunda, la barrera hematoencefálica consta de:

  • Células ependimarias del plexo coroideo y sus fuertes uniones
  • Piamadre
  • Células endoteliales de los capilares
  • Membrana basal de las células endoteliales de los capilares

La función de la barrera hematoencefálica es controlar el movimiento de agua y soluto hacia el LCR, así como desde el LCR hacia los tejidos nerviosos.

¿Necesitas ayuda para aprender sobre la circulación del líquido cefalorraquídeo? Descubre con nosotros por qué el recuerdo activo es tan importante para el aprendizaje efectivo de anatomía.

Barrera sangre-líquido cefalorraquídeo (BSLCR)

La barrera sangre-LCR a menudo se confunde con la barrera hematoencefálica, cuando en realidad es solo una parte de ella. Esta barrera se refiere a las uniones estrechas entre las células ependimarias del plexo coroideo, que controlan el paso de moléculas entre los capilares subyacentes y el LCR.

Si no fuera por las uniones estrechas (barrera sangre-LCR), las partículas como los electrolitos y las células sanguíneas que son capaces de pasar a través de las fenestraciones de los capilares, entrarían en el LCR y alterarían el equilibrio electrolítico y bioquímico en la sangre. Esta barrera también es funcionalmente importante para la dirección opuesta, es decir desde el LCR hasta los capilares.; ya que evita que las moléculas grandes (como diferentes tipos de drogas) entren libremente en los vasos sanguíneos del encéfalo.

Circulación

El LCR es producido constantemente a un ritmo de secreción de 0.2-0.7 ml/min, lo que significa que existen 600-700 ml de LCR nuevo producido por día. Dado que el volumen total de LCR promedia alrededor de 150-270 ml, esto significa que todo el volumen de LCR se reemplaza alrededor de 4 veces al día.

El recorrido del líquido cefalorraquídeo es el siguiente:

  1. El LCR pasa desde los ventrículos laterales hacia el tercer ventrículo a través del foramen interventricular (de Monro).
  2. Desde el tercer ventrículo, el LCR fluye hacia el acueducto mesencefálico (de Silvio) hacia el cuarto ventrículo.
  3. Desde el cuarto ventrículo, algo de LCR pasa por un conducto estrecho denominado óbex y entra al conducto central de la médula espinal. Sin embargo, la mayoría del LCR pasa a través de los orificios del cuarto ventrículo; el orificio medio (de Magendie) y dos orificios laterales (de Luschka). A través de estos orificios, el LCR entra a las cisternas cerebelobulbar posterior y pontocerebelosa, respectivamente.
  4. Desde ahí, el LCR fluye a través del espacio subaracnoideo del encéfalo y la médula espinal.
  5. Finalmente es reabsorbida en los senos venosos durales a través de las granulaciones aracnoideas.

Absorción

Existen tres rutas reconocidas a través de las cuales el LCR abandona el espacio subaracnoideo para entrar al sistema venoso encefálico; las granulaciones aracnoideas, canales diminutos que pasan a través de la lámina cribosa del hueso etmoides y el sistema glinfático.

Granulaciones aracnoideas

La mayor parte del LCR es absorbida por el sistema venoso por medio de las granulaciones aracnoideas. Las granulaciones aracnoideas son las proyecciones de aracnoides que perforan la duramadre y protruyen hacia el lumen de los senos venosos durales. El centro de cada granulación es contínuo con el espacio subaracnoideo, estos contienen el LCR. La superficie de cada granulación aracnoidea contiene pequeñas evaginaciones llamadas vellosidades aracnoideas que aumentan su superficie de absorción.

El LCR sale del espacio subaracnoideo por difusión a través de las paredes de las granulaciones aracnoideas. Las granulaciones aracnoideas proporcionan un mecanismo valvular para el flujo de LCR, que permite la entrada de este en el torrente sanguíneo sin permitir el reflujo de sangre hacia el LCR. Normalmente la presión del LCR es más alta que la del sistema venoso, de esta forma este fluye a través de las vellosidades y granulaciones hacia la sangre venosa.

El mayor número de granulaciones aracnoideas se encuentra en los senos sagital superior y transverso. Por lo tanto, estos son los sitios donde se absorbe la mayor parte del LCR.

Aprende todo sobre las granulaciones aracnoideas con nuestros artículos, videotutoriales, cuestionarios y diagramas rotulados.

Canales diminutos en la lámina cribosa

La segunda ruta consiste en pequeños canales que se extienden desde el espacio subaracnoideo a través de orificios en la lámina cribosa del hueso etmoides. Estos canales atraviesan la lámina cribosa en conjunto a los nervios olfatorios que conforman el I par craneal y drenan en los canales linfáticos de la mucosa nasal.

Sistema glinfático

La tercera ruta es proporcionada por el sistema glinfático. Es un sistema de canales descubierto recientemente que está formado por astrocitos alrededor de las arterias de la piamadre. Su función es proporcionar una ruta de entrada para el LCR a cambio del líquido intersticial del encéfalo y la médula espinal. Esto significa que pequeñas cantidades de LCR entran al tejido nervioso, mientras que la misma cantidad de líquido intersticial sale del espacio subaracnoideo para ser eliminado a través de los senos venosos durales.

Ahora que has aprendido sobre las granulaciones aracnoideas, ¡pon a prueba ese conocimiento respondiendo el cuestionario a continuación!

Líquido cefalorraquídeo espinal

El espacio subaracnoideo de la médula espinal es contínuo con el del encéfalo, de esta forma el LCR que es producido en los ventrículos del encéfalo pueden alcanzar fácilmente la médula espinal. Resumamos como el LCR alcanza las cavidades de la médula espinal:

  1. Fluye desde el cuarto ventrículo hacia el conducto central de la médula espinal a través del óbex.
  2. Pasa a través del orificio medio (de Magendie) y los orificios laterales (de Luschka) para entrar a las cisternas subaracnoideas interpeduncular y cuadrigémina. Desde aquí, desciende a través del espacio subaracnoideo de la médula espinal.

El espacio subaracnoideo espinal es relativamente grande, acomodando cerca de la mitad del volumen total del LCR en el SNC. Se extiende desde el foramen magno y termina a nivel de la vértebra S2. Debajo del cono medular, alrededor de los niveles L1-L2, el espacio subaracnoideo se torna más grande en el saco dural denominado cisterna lumbar. La cisterna lumbar se extiende desde los niveles vertebrales L1/L2-S2 y contiene las raíces dorsales y ventrales de los nervios espinales de L2-Co (cauda equina). Es clínicamente significativo ya que este es el lugar donde se realiza la punción lumbar (extracción de LCR para exámenes de laboratorio). Dado que los espacios subaracnoideos espinal y craneal son continuos, el LCR espinal fluye de regreso al espacio subaracnoideo craneal a través del cual se elimina hacia los senos venosos durales.

Funciones

El LCR tiene varias funciones protectoras y metabólicas.

  • El LCR actúa como un amortiguador, proporcionando un líquido amortiguador y protegiendo así al encéfalo y médula espinal de lesiones.
  • Proporciona flotabilidad neutra que evita que el encéfalo comprima los vasos sanguíneos y los nervios craneales contra la superficie interna de los huesos del cráneo.
  • Elimina los subproductos del metabolismo y juega un papel importante en la homeostasis y el metabolismo del sistema nervioso central.

El término homeostasis hace referencia a la regulación de la distribución de sustancias (ej: electrolitos) entre las células del encéfalo y los factores neuroendocrinos. Cambios leves en el pH o la composición del LCR puede alterar la temperatura, el control de la presión sanguínea y el intercambio hormonal en las estructuras subcorticales.

Ahora que dominas todo sobre el líquido cefalorraquídeo, responde el cuestionario a continuación específicamente diseñado para evaluar tu conocimiento sobre las estructuras cubiertas en este tema.

Líquido cefalorraquídeo: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más.

Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver
© A menos de que se defina lo contrario, todo el contenido, incluyendo ilustraciones, son propiedad exclusiva de Kenhub GmbH, y están protegidas por las leyes de copyright alemanas e internacionales. Todos los derechos reservados.

Regístrate ahora ¡y consigue tu guía de estudio definitiva!