Conexión perdida. Por favor actualiza la página.
Conectado
EN | DE | PT | ES Ayuda Cómo estudiar Inicia sesión Registrarse
¿Listo para aprender?
Elige tu herramienta de estudio favorita

Nervio oftálmico (par craneal V1)

El nervio oftálmico (V1) es el primer ramo del nervio trigémino (V par craneal). Es un ramo completamente sensitivo que inerva ciertas partes del ojo, la glándula lagrimal, los senos paranasales, las meninges y la piel cabelluda. Este nervio también comprende el componente aferente del reflejo corneal, que te permite parpadear rápidamente cuando te entra algún cuerpo extraño al ojo.

Una pregunta frecuente en exámenes de anatomía es la distribución del nervio oftálmico. Debido a esto, es importante notar que el dermatoma del nervio oftálmico cubre la piel de la frente, los párpados superiores y el dorso de la nariz.

En este artículo describiremos la anatomía y función del nervio oftálmico (V1).

Puntos clave sobre el nervio oftálmico (V1)
Origen Ganglio del trigémino (nervio trigémino)
Tipo Nervio sensitivo
Ramos Meníngeo recurrente
Lacrimal
Frontal
Nervios nasociliares
Inervación Ojos, conjuntiva, glándula lagrimal, cavidad nasal, seno frontal, celdillas etmoidales, hoz del cerebro, duramadre de la fosa craneal anterior, porciones superiores del tentorio, párpado superior, dorso de la nariz, porción anterior de la piel cabelluda
Contenidos
  1. Visión general y funciones
  2. Recorrido y relaciones
  3. Ramos
    1. Nervio lacrimal
    2. Nervio frontal
    3. Nervio nasociliar
  4. Ganglio ciliar
  5. Correlaciones clínicas
  6. Bibliografía
+ Muestra todo

Visión general y funciones

El nervio oftálmico es el ramo más superior del ganglio trigeminal y es exclusivamente sensitivo. Provee de información sensitiva a las siguientes estructuras:

  • Ojos
  • Conjuntiva y el contenido de la órbita incluyendo a las glándulas lagrimales 
  • Cavidad nasal, seno frontal, celdillas etmoidales
  • Hoz del cerebro
  • Duramadre de la fosa craneal anterior
  • Porciones superiores del tentorio
  • Párpado superior
  • Dorso de la nariz
  • Porción anterior de la piel cabelluda

Durante su recorrido, este nervio también recibe fibras simpáticas que se proyectan al ganglio ciliar autónomo. Algunos autores describen este ganglio como perteneciente al nervio oculomotor.

Recorrido y relaciones

El nervio oftálmico emerge del borde anterior del ganglio trigeminal para luego extenderse hacia adelante a través de la pared lateral de la duramadre del seno cavernoso. Superior al nervio oftálmico se encuentra el nervio troclear, mientras que inferolateral a este se encuentra el nervio maxilar. Medial a estos tres nervios está ubicada la arteria carótida interna que pasa a través del seno cavernoso.

Tras abandonar el seno cavernoso, el nervio oftálmico pasa a través de la fisura orbitaria superior, donde generalmente ya se encuentra dividido en tres ramos terminales:

  • Nervio lacrimal
  • Nervio frontal
  • Nervio nasociliar

Ramos

A lo largo de su recorrido, el nervio oftálmico se ramifica en un sinnúmero de ramos colaterales. El más importante de estos es el nervio meníngeo recurrente (nervio recurrente de Arnold) que corre hacia atrás e inervan el tentorio. Además de este ramo, se le da gran importancia también a los ramos terminales del nervio oftálmico.

Nervio lacrimal

Este es el ramo más lateral y fino del nervio oftálmico. Se extiende hacia adelante y lateralmente, a través del techo de la órbita y se dispone hacia la glándula lagrimal que está localizada en el ángulo superolateral de la órbita. Antes de alcanzar la glándula, el nervio lagrimal se ramifica. Estos ramos también terminan en la glándula lagrimal, o pasan a través de esta para terminar en el párpado superior.

Inmediatamente debajo de la glándula lagrimal, el nervio lacrimal da origen a un ramo comunicante con el nervio cigomático. A través de esta anastomosis, las fibras parasimpáticas desde el ganglio pterigopalatino alcanzan la glándula lagrimal. Estas fibras se originan del nervio petroso del nervio facial.

Nervio frontal

Este es el ramo medio y más grueso del nervio oftálmico. Se dirige hacia adelante, directamente debajo del techo de la órbita y superior al músculo elevador del párpado superior. Dentro de la órbita, el nervio se ramifica en dos ramos terminales:

  • El nervio supraorbitario, es el ramo lateral del nervio frontal. Este llega a la frente pasando a través de la incisura supraorbitaria. A este nivel, los nervios dan origen a varios filamentos palpebrales que inervan la conjuntiva y la piel del párpado superior. Luego, recorre superiormente sobre la frente junto con la arteria supraorbitaria. Profundo al vientre frontal del músculo occipitofrontal, el nervio supraorbitario se divide en dos ramos terminales propios; un ramo lateral y otro medial. El ramo medial penetra el músculo occipitofrontal, mientras que el lateral pasa a través de la galea aponeurótica. De esta forma, los ramos alcanzan la piel de la porción inferior de la frente a la que le proporcionan inervación sensitiva.
  • El nervio supratroclear está ubicado medial al nervio supraorbitario. Transita medialmente y hacia delante, dirigiéndose al ángulo medial de la órbita. Se dividen en ramos superior e inferior que inervan la piel del dorso de la nariz y la piel adyacente del párpado superior.

Nervio nasociliar

Este nervio es el ramo terminal medial del nervio oftálmico. Recorre hacia delante y medialmente y, al cruzar el lado superior del nervio óptico, llega al foramen etmoidal anterior, donde se divide en dos ramos terminales. A lo largo de su recorrido, el nervio nasociliar da origen a ramos colaterales en el siguiente orden pasando de proximal a distal hasta la raíz de la nariz:

  • El ramo comunicante con el ganglio ciliar se extiende hacia adelante y lateralmente, y entra al ganglio ciliar.
  • Los nervios ciliares largos y cortos penetran la porción superior de la esclera medialmente hacia el nervio óptico. De esta forma, estos nervios entran en el globo ocular e inervan la esclera y coroides.
  • El nervio etmoidal posterior se extiende medialmente a través del foramen etmoidal posterior e ingresa en la fosa craneal anterior. Al pasar por uno de los forámenes de la lámina cribosa, este nervio desciende hasta el techo de la cavidad nasal donde inerva la mucosa de las celdillas etmoidales y el seno esfenoidal.

En el área del foramen etmoidal anterior, el nervio nasociliar se divide en dos ramos terminales:

  • El nervio etmoidal anterior pasa a través del foramen etmoidal anterior donde alcanza la fosa craneal anterior. Poco después, el nervio atraviesa uno de los forámenes de la lámina cribrosa, a través del cual llega a la porción anterior del techo de la cavidad nasal, donde inerva la mucosa de esta.
  • El nervio infratroclear se extiende hacia adelante e inferior de la tróclea y recorre hacia el ángulo medial de la órbita, desde donde envía sus ramos terminales para la inervación de la piel de la porción medial del párpado superior y la conjuntiva. Los ramos de este nervio permiten el llamado reflejo conjuntival.

Ganglio ciliar

Este ganglio pertenece al sistema nervioso autónomo y está funcionalmente relacionado con el nervio oftálmico. Se ubica en la órbita, en el lado lateral del nervio óptico. Como cualquier otro ganglio autónomo, el ganglio ciliar tiene fibras preganglionares y postganglionares. Las fibras preganglionares son sensitivas, simpáticas y parasimpáticas. Estas son:

  • Los ramos comunicantes con el ganglio ciliar que se extiende desde el nervio nasociliar y transporta las fibras sensitivas y simpáticas para el ganglio. Las fibras sensitivas se originan desde la raíz sensitiva del nervio trigémino, mientras que las fibras simpáticas se originan del plexo carotídeo interno simpático y se anastomosan con el nervio oftálmico.
  • La raíz oculomotora proporciona las fibras parasimpáticas desde el nervio oculomotor y estas fibras hacen sinapsis con las células del ganglio.

Las fibras posganglionares son los nervios ciliares cortos que se extienden hacia adelante mientras se agrupan alrededor del nervio óptico. Estas penetran en la porción posterior de la esclera y entran en el globo ocular al cual llevan la sensibilidad y las fibras neuronales autonómicas. Las fibras parasimpáticas inervan al músculo ciliar y al músculo esfínter de la pupila, mientras que las fibras simpáticas inervan al músculo dilatador de la pupila. Tanto la dilatación como la contracción de la pupila son los mecanismos que colaboran en la acomodación del ojo. También, esta inervación específica es la razón por la cual las pupilas se dilatan durante episodios de estrés (dominio del sistema nervioso simpático) y se contraen cuando se encuentran relajadas (dominio del sistema nervioso parasimpático).

Nervio oftálmico (par craneal V1) : ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

© A menos de que se defina lo contrario, todo el contenido, incluyendo ilustraciones, son propiedad exclusiva de Kenhub GmbH, y están protegidas por las leyes de copyright alemanas e internacionales. Todos los derechos reservados.

Regístrate ahora ¡y consigue tu guía de estudio definitiva!