Conexión perdida. Por favor actualiza la página.
Conectado
EN | DE | PT | ES Ayuda Cómo estudiar Inicia sesión Registrarse
¿Listo para aprender?
Elige tu herramienta de estudio favorita

Sistema nervioso simpático

El sistema nervioso autónomo está constituido por dos divisiones, el sistema nervioso simpático y el parasimpático. Estos trabajan de forma opuesta en los órganos del organismo, pero a la vez de forma integral. El equilibrio perfecto de las acciones de estas dos divisiones es lo que conserva unas condiciones internas estables en el cuerpo.

Aunque el sistema nervioso simpático (también conocido por sus siglas como SN simpático) también es importante durante el reposo, es clave para preparar al cuerpo durante situaciones de emergencia. En otras palabras, prepararnos para las respuestas de “lucha o huida”. Si alguna vez te has sentido con miedo o ansiedad, bajo ataque o en peligro, simplemente has experimentado la activación de tu tono simpático. Con el objetivo de prepararte para una respuesta de “lucha o huída” ante una emergencia, el sistema nervioso simpático funciona activando diversas y complejas vías donde es evidente el aumento del ritmo cardíaco y respiratorio, presión sanguínea, dilatación de las pupilas, cambios en el flujo sanguíneo para que la sangre salga de la piel, estómago e intestinos para dirigirse hacia el cerebro, el corazón y los diferentes músculos que sean necesarios para llevar a cabo esta respuesta ante la actividad simpática. Asimismo, un incremento en la sudoración y la evidente ”piel de gallina” que te pone los pelos de punta.

En este artículo discutiremos la anatomía y función del sistema nervioso simpático.

Puntos clave sobre el sistema nervioso simpático
Definición División toracolumbar del sistema nervioso autónomo, la cual está a cargo de iniciar la respuesta ante el estrés (respuesta de “lucha o huida”)
Neuronas preganglionares Neuronas de la columna o núcleo intermediolateral de la médula espinal, encontradas entre los niveles de T1-T12 y L1-L3
Fibras preganglionares Axones de las neuronas preganglionares que abandonan la médula espinal a través de los ramos anteriores de los nervios espinales y continúan su trayecto como ramos blancos comunicantes
Ganglios simpáticos Tronco simpático (ganglios paravertebrales)
Ganglios prevertebrales (esplácnicos)
Los cuerpos neuronales de los ganglios simpáticos hacen sinapsis con los ramos blancos comunicantes
Fibras postganglionares Axones de las neuronas ganglionares que abandonan los ganglios como ramos grises comunicantes, los cuales se unen con los ramos de los nervios espinales
Nervios espinales C2-C8:
llevan inervación simpática a la cabeza, cuello, extremidades superiores y tórax
Nervios espinales T1-L2:
llevan inervación simpática a la pared torácica, además de participar en la formación de los nervios esplácnicos para la inervación de las vísceras abdominopélvicas
Nervios espinales L3-Co:
llevan la inervación simpática a las estructuras cutáneas de las extremidades inferiores
Función Respuesta ante el estrés del cuerpo: aumentar el ritmo cardíaco, miosis pupilar, vasoconstricción, broncodilatación, liberación de energía del hígado, liberación de adrenalina de la glándula suprarrenal
Contenidos
  1. Vía simpática
  2. Componentes preganglionares
  3. Componentes ganglionares
    1. Tipos de ganglios
    2. Recorrido de las fibras
  4. Componentes postganglionares
    1. Nervios esplácnicos
  5. Funciones
  6. Correlaciones clínicas
    1. Síndrome de dolor regional complejo
    2. Simpatectomía
    3. Neuropatía autonómica diabética cardiovascular
  7. Bibliografía
+ Muestra todo

Antes de continuar con este artículo veamos una introducción al sistema nervioso:

Vía simpática

La vía simpática puede ser estudiada desde un punto de vista simplificado, tal como lo veremos en este artículo, incluyendo los siguientes componentes:

  • Preganglionares
  • Ganglionares
  • Postganglionares

Los componentes preganglionares comprenden las neuronas preganglionares que se encuentran en el interior de la médula espinal y sus fibras nerviosas (axones), denominadas fibras nerviosas preganglionares. Los axones hacen sinapsis con la neurona postganglionar que se encuentra dentro de los ganglios simpáticos. Estos ganglios son realmente una colección de cuerpos celulares de neuronas postganglionares que, por lo general, se suelen encontrar fuera del sistema nervioso central (SNC). Los componentes postganglionares se encuentran conformados por neuronas postganglionares y sus fibras. Los axones emergen de los ganglios y son proyectados hacia los efectores viscerales (vía eferente), donde secretan el neurotransmisor noradrenalina o norepinefrina. Tanto las neuronas preganglionares como las neuronas postganglionares son multipolares.

Componentes preganglionares

Los cuerpos celulares de las neuronas preganglionares del sistema nervioso simpático se ubican solamente en los núcleos o columnas celulares intermediolaterales de la médula espinal, una ubicada en el lado izquierdo y la otra en el lado derecho. Estos núcleos forman parte de las astas laterales de la sustancia gris de los segmentos de la médula espinal torácica (desde T1 a T12) y el segmento lumbar superior (L1, L2- L3), de ahí el término “toracolumbar”, un nombre alternativo para referirse a la división simpática. Esta región consiste en la región motora visceral de la sustancia gris espinal. Se puede decir que los núcleos intermediolaterales son tubos longitudinales que transitan por las respectivas astas laterales de la médula espinal. Los cuerpos celulares preganglionares del sistema nervioso simpático siguen una organización somatotópica, lo que significa que los cuerpos celulares y su disposición son una representación muy cercana a la del cuerpo. Básicamente, los cuerpos celulares de T1-T6, ubicados en la porción superior, inervan la cabeza, las extremidades superiores y las vísceras torácicas. Los cuerpos celulares de T7-T11, ubicados en el centro, inervan la pared abdominal anterior y las vísceras abdominales, mientras que los de T11-L2 (o hasta L3), ubicados inferiormente, inervan las extremidades inferiores y las vísceras pélvicas.

Las fibras preganglionares salen de los núcleos intermediolaterales y, por ende, de la médula espinal a través de las raíces anteriores. Estas toman un trayecto corto a través de los ramos anteriores de los nervios espinales T1-L2 (o hasta L3) antes de salir de estos y pasar a los troncos simpáticos mediante los ramos blancos comunicantes (su color se debe a que sus fibras nerviosas se encuentran cubiertas de mielina blanca).

Componentes ganglionares

Tipos de ganglios

El compartimento ganglionar se encuentra constituido realmente por los cuerpos celulares de las neuronas postganglionares. Este se compone de dos tipos: los ganglios paravertebrales y los ganglios prevertebrales.

Los ganglios paravertebrales (“para” = al lado, junto a) se ubican a ambos lados de la columna vertebral y están conectados de manera independiente a cada lado, conformando dos troncos simpáticos (cadenas). Los ganglios paravertebrales son específicamente el lugar donde las fibras preganglionares hacen sinapsis con las neuronas postganglionares. Dichos troncos se extienden a lo largo de toda la columna, desde la base del cráneo hasta el cóccix. Luego convergen anteriormente a nivel del cóccix, formando el ganglio impar (también conocido como ganglio de Walter). Cada tronco se encuentra unido a los ramos anteriores de los nervios espinales T1-L2 (o hasta L3).

Los ganglios prevertebrales (ganglios esplácnicos) se encuentran en la cavidad abdominal, alrededor del origen de las principales ramas de la aorta abdominal. Los ganglios prevertebrales conforman agrupaciones alrededor del plexo prevertebral abdominal y se denominan ganglios celíacos, aorticorrenales y mesentéricos superiores e inferiores. Varios plexos nerviosos se ramifican a partir de estos plexos.

Recorrido de las fibras

Por lo general, después de un trayecto corto por los ramos anteriores, las fibras preganglionares entran en el tronco simpático a través de los ramos blancos comunicantes. Dentro del tronco, las fibras preganglionares pueden seguir uno de los cuatro cursos:

Ascienden y hacen sinapsis en el próximo ganglio paravertebral en dirección superior

Dentro del tronco simpático, las fibras preganglionares, que por lo general tienen origen en los niveles medulares T1-T5, pueden ascender a otros niveles vertebrales y hacer sinapsis dentro de los ganglios que se encuentran en un nivel más superior. Los ganglios no necesariamente tienen que estar asociados con entradas directas de la médula espinal (en la sinapsis pueden actuar otros nervios distintos de los de T1 - L2 o L3).

Descienden y hacen sinapsis en el próximo ganglio paravertebral en dirección inferior

Están son similares a las fibras preganglionares ascendentes, con la diferencia de que descienden al próximo ganglio paravertebral ubicado en dirección inferior. Esta vía por lo general involucra a fibras de T5-L2 o L3. Las fibras preganglionares ascendentes y descendentes dan al tronco simpático la apariencia de cadena que contiene conexiones entre los ganglios.

Hacen sinapsis directamente en un ganglio paravertebral ubicado en el mismo nivel

Después de hacer sinapsis dentro del ganglio, las fibras postganglionares salen a través de un ramo comunicante gris (gris debido a la ausencia de mielina) y entran nuevamente al mismo ramo anterior por el cual transitaron inicialmente.

Luego, las fibras son distribuidas a las estructuras efectoras con ramos periféricos del ramo anterior y posterior del mismo nervio espinal. Las fibras también pueden combinarse con fibras de otros niveles para formar nervios esplácnicos, los cuales pasan a las vísceras torácicas. Más adelante hablaremos de esto a profundidad.

Toman el trayecto directamente hacia el ganglio prevertebral sin hacer sinapsis

Las fibras preganglionares pueden pasar también a través del tronco simpático sin hacer sinapsis. Estas fibras por lo general se derivan de los niveles de la médula espinal T5 a L2 (o hasta L3). Una vez que pasan a través del tronco simpático, se combinan con fibras de otros niveles para conformar y salir del tronco como un nervio esplácnico. Estos nervios esplácnicos hacen sinapsis en un ganglio prevertebral y las fibras postsinápticas pasan al abdomen y las vísceras pélvicas a través del plexo nervioso motor visceral (motilidad visceral).

Componentes postganglionares

El compartimento postganglionar consiste de fibras postganglionares que viajan hacia los efectores. El número de fibras postganglionares es mayor que el de las fibras preganglionares. Aproximadamente, una fibras preganglionar realiza sinapsis con al menos 30 fibras postganglionares. Después de dicha sinapsis, las fibras postganglionares abandonan el ganglio a través de los ramos grises comunicantes y viajan a través de los ramos anteriores y posteriores de los nervios espinales. Estos ramos llevan las fibras hasta la periferia y los componentes viscerales.

Las fibras simpáticas ascendentes, mediante el tronco simpático, se unen a los nervios periféricos de los nervios espinales C2-C8. Estas son proyectadas sobre los efectores de la cabeza, cuello, extremidades superiores y cavidad torácica. Por ejemplo, un ramo nervioso para una arteria cefálica abandona el ganglio cervical superior y es proyectado sobre el plexo periarterial de las arterias carótidas. Desde ahí, se proyecta sobre el músculo dilatador de la pupila.

Las fibras de los nervios simpáticos descendentes, a través del tronco simpático, se unen a los nervios periféricos desde L3 hasta los nervios espinales del cóccix. Luego, son proyectados sobre la piel de las extremidades inferiores, donde estimulan la vasomoción, sudomoción y la pilomoción.

Las fibras simpáticas que ingresan y salen del tronco al mismo nivel, se unen a los nervios periféricos de los nervios espinales T1-L2 (o hasta L3). Estas son proyectadas sobre la pared corporal, no solamente a través de ramos cutáneos, sino también a través de nervios motores viscerales hacia las glándulas sudoríparas, el músculo liso y los músculos erectores del pelo (también conocido como piloerector). Las fibras postganglionares también pueden combinarse para formar los nervios esplácnicos. Estos tipos de nervios transmiten fibras viscerales eferentes y aferentes hacia y desde las vísceras. Las fibras postganglionares son proyectadas sobre las vísceras torácicas (como el corazón, los pulmones y el esófago) y pasan por los nervios esplácnicos cardiopulmonares.

Nervios esplácnicos

Las fibras simpáticas que transitan por el tronco sin realizar ningún tipo de sinapsis se combinan con otras fibras para conformar los nervios esplácnicos. Estos nervios son los siguientes: nervio esplácnico mayor, menor, imo, nervios esplácnicos lumbares y sacros. En conjunto, son denominados nervios esplácnicos abdominopélvicos. Cabe destacar que, en este caso, la sinapsis es producida en los ganglios prevertebrales y no en los ganglios paravertebrales. Las fibras postganglionares de estos ganglios prevertebrales siguen el trayecto de las ramas principales de la aorta y posteriormente se proyectan sobre todos los órganos (excepto las glándulas suprarrenales) en las cavidades abdominal y pélvica.

Las glándulas suprarrenales son la excepción. En todos los órganos del cuerpo humano, las fibras postganglionares realizan sinapsis y liberan norepinefrina para su regulación. Sin embargo, en el caso de estas glándulas, los nervios son proyectados directamente sobre las células medulares sin hacer ningún tipo de sinapsis. Las células por sí solas realizan la función de las neuronas postganglionares liberando neurotransmisores, como la epinefrina (adrenalina), directamente en el torrente sanguíneo. Esto da lugar a una respuesta simpática generalizada.

Funciones

El alcance del sistema nervioso simpático es extremadamente amplio dentro del cuerpo humano. Es prácticamente un componente de todos los nervios espinales y plexos periarteriales. Asimismo, las fibras simpáticas inervan todos los vasos sanguíneos, las glándulas sudoríparas, los músculos erectores del pelo y las vísceras. Las únicas estructuras a las que no alcanza el sistema simpático son las estructuras avasculares, como las uñas y cartílagos.

Funciones del sistema nervioso simpático
Ojos Midriasis (dilatación de la pupila)
Piel Piel de gallina, vasoconstricción, sudoración
Glándulas lagrimales y salivales Disminución de la secreción
Corazón Incremento del ritmo cardíaco y la fuerza de la contracción
Vasos sanguíneos Contracción del músculo liso (vasoconstricción)
Pulmones Broncodilatación, disminución de la secreción de las glándulas bronquiales
Sistema digestivo Inhibición de la peristalsis, constricción de los vasos sanguíneos y redirección de la sangre a los músculos esqueléticos, contracción de los esfínteres anales
Hígado y vesícula biliar Estimulación de la degradación de glucógeno a glucosa - liberación de energía
Sistema urinario Disminución de la producción de orina, contracción del esfínter interno de la vejiga
Sistema genital Eyaculación
Glándula suprarrenal Estimulación de la secreción de epinefrina (adrenalina) en la sangre.

Las divisiones simpáticas y parasimpáticas del sistema nervioso autónomo trabajan en asociación directa, con efectos contrastados pero fuertemente coordinados. El sistema simpático está implicado en el gasto de energía (catabolismo), permitiendo que el cuerpo la utilice de manera adecuada para responder a situaciones de estrés o en emergencias, tales como la respuesta de “lucha o huida”. Cabe mencionar que la activación del sistema simpático provoca la dilatación de las pupilas, la piloerección, la vasoconstricción de los vasos sanguíneos cutáneos, la sudoración, la liberación de adrenalina, la broncodilatación, el aumento de la contracción cardíaca y la reducción de la digestión.

Cuando el cuerpo se encuentra en condiciones normales, los vasos sanguíneos se mantienen en un estado de reposo con vasoconstricción moderada. Si se incrementa la estimulación simpática aumenta la vasoconstricción, y de manera contraria, si disminuye la estimulación simpática disminuye la vasoconstricción. Sin embargo, en los vasos coronarios, los músculos esqueléticos y los vasos de los genitales externos, dichos estímulos simpáticos desencadenan la vasodilatación.

¿Te gustaría poner tu conocimiento a prueba sobre la anatomía del sistema nervioso autónomo? Prueba nuestro cuestionario a continuación:

Sistema nervioso simpático: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

© A menos de que se defina lo contrario, todo el contenido, incluyendo ilustraciones, son propiedad exclusiva de Kenhub GmbH, y están protegidas por las leyes de copyright alemanas e internacionales. Todos los derechos reservados.

Regístrate ahora ¡y consigue tu guía de estudio definitiva!