EN | DE | PT | ES Ayuda Cómo estudiar Inicia sesión Registrarse

Rodilla y pierna (Anatomía): ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

Rodilla y pierna (Anatomía)

Anatomía de la pierna y la rodilla

¿Cuántas veces te has encontrado en alguna situación donde el lenguaje cotidiano y el anatómico coinciden? Casi nunca. Pongamos como ejemplo la pierna. Cuando tus amigos que no están involucrados en alguna ciencia de la salud hablan sobre la pierna, se refieren a toda la extremidad inferior. Sin embargo, en el mundo de la anatomía, la “pierna” significa específicamente la porción entre la rodilla y la articulación talocrural (del tobillo), la cual está constituida por las siguientes estructuras:

En este artículo revisaremos estas estructuras, así como también la anatomía de la rodilla.

Puntos clave sobre la pierna y rodilla
Huesos de la pierna Tibia: el hueso más medial y largo de la pierna, formando las articulaciones tanto de la rodilla como del tobillo (articulación talocrural). Facilita la carga del peso y el movimiento
Fíbula:
el hueso más delgado y lateral de la pierna, formando solamente la articulación talocrural. Principalmente facilita el movimiento
Articulación de la rodilla Huesos: tibia, fíbula, patela
Articulaciones:
tibiofemoral, patelofemoral
Meniscos:
lateral, medial
Ligamentos:
frontal, medial/lateral, dorsal, cruzado
Bursas:
suprapatelar, subcutánea prepatelar, infrapatelar
Músculos de la pierna Grupo anterior: músculos tibial anterior, extensor largo del dedo gordo, extensor largo de los dedos, tercer fibular
Grupo lateral:
músculos fibular largo, fibular corto
Grupo posterior:

Capa superficial:
músculos gastrocnemio, sóleo, plantar
Capa profunda:
músculos poplíteo, tibial posterior, flexor largo de los dedos, flexor largo del dedo gordo

Tibia y fíbula

La tibia y la fíbula son dos huesos largos que están dispuestos paralelamente entre sí, formando el andamio de la pierna y otorgando puntos de unión a varios músculos. Es importante mencionar que el término “fíbula” es sinónimo del término “peroné”, todo depende de la escuela en donde te estés formando. A lo largo de este artículo, utilizaremos el término “fíbula”. La tibia, también conocida como “la espinilla”, es el hueso más medial y grande de los dos. Se puede palpar su borde anterior cuando se pasa el dedo por la cara anterior de la pierna. Claramente, también se puede sentir cuando nos golpeamos accidentalmente esta misma cara con algún objeto. La tibia es el hueso que soporta el peso de la pierna y es un hueso clave en la formación de las articulaciones de la rodilla y talocrural. Por esta razón, se conoce como un hueso que facilita el movimiento de la pierna.

Por otra parte, la fíbula es más pequeña y más delgada, encontrándose lateralmente a la tibia. Debido a esto, la fíbula no tiene un papel importante en cuanto a la carga del peso. Sin embargo, es indispensable en la pierna ya que forma parte de diversas funciones. La fíbula juega un papel en la articulación talocrural (del tobillo), facilitando su movimiento y proporcionando un punto de unión proximal para varios músculos. Asimismo, la fíbula se articula con la tibia en dos lugares: una articulación ligeramente distal a la rodilla (articulación tibiofibular superior) y otra articulación justo arriba del tobillo (articulación tibiofibular inferior). Estas articulaciones se encuentran rodeadas y reforzadas por ligamentos fuertes, los cuales también evitan movimientos excesivos que pueden llegar a causar daños o lesiones. A continuación puedes observar una ilustración rotulada de la tibia y la fíbula, donde se muestran todos sus reparos anatómicos.

Pareciera ser bastante complicado a primera vista, ¿cierto? Pero si los estudias de forma sistemática, estos huesos son mucho más fáciles de lo que crees. Revisa la siguiente unidad de estudio para expandir tu conocimiento sobre la tibia y la fíbula:

Articulación de la rodilla (talocrural)

Huesos y tejidos blandos

Las porciones principales de la articulación talocrural son el fémur, la tibia, la patela y los ligamentos que dan soporte a esta articulación. Los cóndilos del fémur y de la tibia se acercan uno al otro para formar la estructura principal de la articulación. La patela, también conocida como rótula, es un hueso sesamoideo que se localiza dentro del tendón del músculo cuádriceps femoral. Su función principal es proteger a la rodilla y facilitar el movimiento, ya que actúa como una polea para el músculo cuádriceps femoral.

La articulación de la rodilla es una estructura que se destaca por ser compleja. De hecho, esta articulación está constituida de dos articulaciones separadas que se encuentran en una sola cápsula articular:

  • Articulación tibiofemoral (articulaciones medial y lateral): entre los cóndilos femoral y tibial correspondientes.
  • Articulación patelofemoral: ubicada entre la patela y el fémur.

La articulación de la rodilla se encuentra reforzada por varias estructuras de tejido blando, debido a que es la responsable de lograr el equilibrio perfecto entre la fuerza para soportar peso y la flexibilidad que debe ejercer para lograr el movimiento. La articulación se encuentra rodeada por varias bolsas de grasa y por sacos llenos de líquido sinovial, que reducen la fricción causada por los tendones y músculos al momento en que estos se mueven contra los huesos. La articulación contiene dos amortiguadores (meniscos), que también funcionan para mejorar la relación de las estructuras en la misma.

De igual modo, la articulación de la rodilla es reforzada por varios ligamentos, tales como: el ligamento patelar, los ligamentos colaterales tibial y fibular y el ligamento poplíteo oblicuo. Dentro de la articulación, existen ligamentos de refuerzo adicionales como el ligamento transverso de la rodilla, en conjunto con el ligamento cruzado anterior y posterior. Estos ligamentos intracapsulares de la rodilla funcionan para prevenir la dislocación de esta articulación. Sin embargo, son muy comúnmente lesionados entre atletas profesionales o de alto rendimiento.

Puntos clave sobre la articulación de la rodilla
Articulaciones Tibiofemoral (cóndilos lateral y medial del fémur + carillas articulares superiores de la tibia
Patelofemoral (cara patelar del fémur + cara posterior de la patela)
Meniscos Medial, lateral
Ligamentos Ligamentos frontales - estabilizan a la patela: ligamento patelar (extensión del músculo cuádriceps femoral), retináculo (de los músculos vasto medial y lateral)
Ligamentos mediales/laterales
- previenen el movimiento lateral excesivo: ligamento colateral medial (tibial) y el ligamento colateral lateral (fibular)
Ligamentos dorsales
- previenen la sobreextensión de la rodilla (ligamento poplíteo oblicuo, ligamento poplíteo arcuato)
Ligamentos cruzados
- previenen el movimiento del fémur directamente sobre la tibia (ligamento cruzado anterior y el ligamento cruzado posterior)
Cápsula articular Cápsula fibrosa con la membrana sinovial interna; el músculo poplíteo penetra la cara lateral de la cápsula.
Bursas Suprapatelar, subcutánea prepatelar, infrapatelar

Aquí puedes observar una ilustración rotulada de la rodilla para poder ver cómo todas las estructuras de la rodilla se relacionan entre sí:

Si quieres aprender mucho más sobre la anatomía de la articulación de la rodilla y el tobillo, incluyendo su complejo rango de movimientos (flexión, rotación, extensión y el mecanismo de bloqueo de la rodilla), revisa los siguientes recursos:

Músculos de la rodilla

La articulación de la rodilla como tal depende de varios músculos para poder moverse. Estos músculos, en su mayoría, forman parte del compartimento femoral anterior. Estos incluyen al músculo sartorio y los cuatro músculos del cuádriceps femoral (el músculo recto femoral, vasto medial, vasto intermedio y vasto lateral), los cuales están encargados de extender la pierna en la articulación de la rodilla. Estos músculos reciben su inervación a través del nervio femoral (la vascularización e inervación de la extremidad inferior puede parecer compleja, pero recuerda que siempre estamos aquí para ayudarte).

Con más de 600 músculos en el cuerpo humano, hay mucho que aprender. Nuestros cuestionarios y diagramas musculares gratuitos reducirán tu tiempo de estudio a la mitad.

Los músculos antagonistas de la articulación de la rodilla se conocen como músculos isquiotibiales. También forman parte del muslo, pero se ubican en el compartimento posterior. Estos incluyen a los músculos bíceps femoral, semitendinoso y semimembranoso, los cuales flexionan la pierna a nivel de la articulación de la rodilla. Asimismo, reciben su inervación a través del nervio ciático. Otro músculo importante, conocido como músculo grácil, ayuda con la flexión de la articulación de la rodilla, pero también ayuda con su rotación interna. Este músculo forma parte del compartimento femoral medial y recibe su inervación a través del nervio obturador.

Músculos de la pierna

Ya que hemos hablado sobre la articulación proximal de la pierna, hablemos sobre la articulación distal (la articulación talocrural o del tobillo). La pierna se divide en tres compartimentos anatómicos principales, cada uno conteniendo un grupo específico de músculos:

  • Grupo anterior
  • Grupo lateral
  • Grupo posterior

A continuación podrás observar una ilustración rotulada que te permitirá tener una visión general sobre esta región.

  • Como lo sugiere su nombre, los músculos anteriores se ubican a lo largo de la cara anterior de la pierna. Este compartimento está constituido por cuatro músculos: el músculo tibial anterior, extensor largo del dedo gordo, extensor largo de los dedos y el tercer fibular. Estos músculos son inervados a través del nervio fibular profundo. Sus funciones principales son la dorsiflexión, inversión y eversión del pie a nivel de la articulación talocrural. Algunos de estos también se encargan de la extensión del dedo gordo (hallux).
  • El compartimento lateral de la pierna es el más pequeño de todos, siendo constituido por sólo dos músculos: el músculo fibular largo y el fibular corto. Las funciones de estos músculos pueden no ser tan obvias, ya que se caracterizan por tener una trayectoria complicada, envolviendo el pie. Estos se encargan de realizar la flexión plantar y la eversión del pie moviendo la articulación talocrural. Son inervados a través del nervio fibular superficial.
  • Por último, pero no menos importante, estudiemos el compartimento posterior de la pierna (el más grande). Existen siete músculos en total, separados en dos capas. Los músculos superficiales son los músculos gastrocnemio, sóleo (los cuales en conjunto conforman al músculo tríceps sural) y plantar.

La capa profunda está constituida por varios músculos, tales como: el músculo poplíteo, el músculo tibial posterior, el músculo flexor largo de los dedos y el músculo flexor largo del dedo gordo. Como lo dice su nombre, todos estos músculos están dispuestos a lo largo de la cara posterior de la pierna, generando flexión plantar del pie a nivel de la articulación talocrural.

Cabe destacar que los músculos gastrocnemio y plantar también juegan un papel importante en la flexión de la pierna alrededor de la articulación de la rodilla, ya que tienen sus orígenes a nivel del fémur. Es importante que siempre recuerdes estos músculos por su relevancia en la extremidad inferior.

Aprende más sobre la anatomía de la rodilla y pierna con nuestro cuestionario, enfocado específicamente en los huesos, músculos, nervios y vasos de esta región.

Rodilla y pierna (Anatomía): ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

Regístrate ahora ¡y consigue tu guía de estudio definitiva!