EN | DE | PT | ES Ayuda Cómo estudiar Inicia sesión Registrarse

Tejido adiposo: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

Tejido adiposo

El tejido adiposo es un tipo de tejido conectivo especializado constituido por células ricas en lípidos llamadas adipocitos. Este tejido representa del 20 al 25% del peso total corporal en individuos sanos, y su función principal es el almacenamiento de energía en forma de lípidos (grasa). Dependiendo del lugar donde se localice la grasa, será llamado de forma diferente. Si se encuentra debajo de la piel, recibirá el nombre de tejido adiposo parietal, y si por el contrario, se encuentra alrededor de los órganos, recibirá el nombre de tejido adiposo visceral. Asimismo, existen dos tipos de adipocitos dependiendo de su morfología:

  • Tejido adiposo blanco o unilocular: principalmente encontrado en adultos
  • Tejido adiposo pardo o multilocular: principalmente encontrado en fetos y recién nacidos.

Aparte de almacenar energía, el tejido adiposo es capaz de realizar diversas funciones que son importantes para el cuerpo humano.

En este artículo hablaremos sobre la histología del tejido adiposo.

Puntos clave sobre el tejido adiposo
Definición Tejido conectivo especializado el cual tiene como función principal la reserva de energía, protección a órganos y contribución a las funciones endocrinas del cuerpo
Tipos Dependiendo de la ubicación: grasa parietal y visceral
Dependiendo de la estructura: tejido adiposo blanco y tejido adiposo pardo
Estructura Adipocitos (blancos, pardo (marrón) y beige)
Matriz extracelular delgada la cual consiste de fibras reticulares
Función Reserva de energía, producción de hormonas, aislamiento térmico (principalmente, por el tejido adiposo blanco); y termogénesis (principalmente, por el tejido adiposo pardo o marrón
Correlaciones clínicas Obesidad, lipodistrofia

Estructura y ubicación

El tejido adiposo está distribuido en dos espacios en el cuerpo humano:

  • Grasa parietal o subcutánea: la cual se puede encontrar en el tejido conectivo bajo la piel.
  • Grasa visceral: la cual rodea los órganos internos, tales como los ojos (grasa periorbitaria) u órganos como el riñón (grasa perirrenal o cápsula adiposa).

Como cualquier otro tejido del cuerpo humano, el tejido adiposo consta de células y una matriz extracelular. Las células del tejido adiposo son las unidades estructurales más abundantes de este tejido, predominando sobre la pequeña cantidad de matriz extracelular presente. Las células principales que constituyen al tejido adiposo son conocidas como adipocitos. Aparte de dichos adipocitos, existen numerosas otras células como: preadipocitos, fibroblastos, células endoteliales, macrófagos y células madre. Estas células forman en conjunto la fracción vascular estromal (FVS) y su función principal es dar soporte estructural y proteger al tejido adiposo.

La matriz extracelular es producida tanto por adipocitos como por células estromales (células madre). Consiste de una red de fibras reticulares finas (de colágeno tipo III), la cual mantiene a las células en su respectivo lugar. El tejido adiposo contiene fibras nerviosas amielínicas y es altamente vascularizado conteniendo abundantes mastocitos o células cebadas en los vasos sanguíneos del tejido conectivo. Desde un punto de vista microscópico, todas estas estructuras pueden ser encontradas en los espacios entre adipocitos.

Adipocitos

Los adipocitos (células adiposas, lipocitos o células grasas) constituyen la unidad estructural del tejido adiposo. Hay tres tipos diferentes de adipocitos, donde podemos encontrar tanto diferencias estructurales o morfológicas como diferencias funcionales:

  • Adipocitos blancos - son las células principales del tejido adiposo blanco
  • Adipocitos pardos - son las células principales de la grasa parda o tejido adiposo pardo
  • Adipocitos beige - son células descubiertas recientemente. Se pueden encontrar dispersas en el tejido adiposo blanco

Estos tipos celulares difieren en su morfología y función.

Los adipocitos blancos están presentes principalmente en el tejido adiposo blanco. Su tamaño y forma varía, siendo posible encontrarlos en forma esférica (cuando están aisladas), y ovaladas (cuando constituyen o hacen parte del tejido conectivo). La parte más grande de la célula está compuesta por una sola gota de lípido o gota lipídica (unilocular) la cual empuja y aplana el núcleo a la periferia. El citoplasma forma una vaina delgada alrededor de la gota la cual contiene algunas mitocondrias. Los lípidos generalmente se pierden al momento de realizar la preparación histológica de este tejido. Es por esto que el tejido adiposo blanco tiene la apariencia microscópica de una red delicada de polígonos los cuales almacenan grasa.

A diferencia de los adipocitos blancos, los adipocitos pardos o marrones son más pequeños y contienen lípidos dispuestos en una morfología multilocular, donde se encuentran múltiples gotas de lípidos en una sola célula. Estos lípidos envuelven al núcleo que se encuentra en la parte central de la célula. Los adipocitos pardos contienen bastantes mitocondrias dispuestas entre lípidos, lo cual ayuda a darle su color pardo o marrón, característico de estas células. El citoplasma contiene al aparato de Golgi, el retículo endoplasmático y una pequeña cantidad de ribosomas. Estas células producen calor (haciéndolas células termogénicas o adipocitos termogénicos). Al igual que los adipocitos blancos, las gotas de lípidos se pierden al realizar la preparación histológica del tejido adiposo pardo, observándose entonces como una red de células con numerosas vacuolas vacías.

Los adipocitos beige son un tipo parecido a los adipocitos pardos (Termogénicos), los cuales están dispuestos de forma multilocular. Se encuentran principalmente en la grasa subcutánea, sin embargo, una pequeña porción de los mismos también puede ser encontrada en la grasa visceral.

Cada adipocito está envuelto por una lámina basal gruesa que contiene colágeno tipo IV como componente principal, al igual que las células óseas y el cartílago. La fuerte membrana externa de los adipocitos es un elemento clave para la resistencia al estrés mecánico y posible disrupción (ruptura celular)

Tejido adiposo blanco

Los adipocitos en el tejido adiposo blanco están organizados en lóbulos separados por tabiques de tejido conectivo. Estos tabiques contienen fibras colágenas, terminaciones nerviosas, capilares sanguíneos y capilares linfáticos. La matriz extracelular del tejido adiposo blanco está compuesta de fibras reticulares y de células no residentes (migrantes o transitorias) del tejido adiposo, como células inflamatorias.

En las preparaciones histológicas los adipocitos tienen apariencia vacía con un borde delgado de citoplasma cercano a la lámina basal. Esto es conocido o descrito como “anillo de sello”, lo cual es propio del tejido unilocular, debido a que la gota de grasa intracelular se disuelve cuando es teñida por los métodos de tinción histológicos estándar, como Hematoxilina-eosina (H&E).

El tejido adiposo blanco predomina en los adultos sobre el resto de otros tipos de tejido adiposo. La mayor parte de este tejido lo podemos encontrar en la hipodermis de la piel, conociéndose esta capa de grasa subcutánea como panículo adiposo (panniculus adiposus). El grosor de esta capa varía dependiendo de la ubicación y el género, por ejemplo, las mujeres tienen más tejido adiposo unilocular en los muslos y pechos, mientras que los hombres tienen más grasa abdominal. El tejido adiposo blanco puede localizarse en otras partes del cuerpo, tales como el espacio retroperitoneal, el omento (epiplón) mayor, mesenterio y alrededor de órganos (por ejemplo, los riñones, corazón, ojos). Asimismo, está presente en la médula ósea y otros tejidos donde usualmente llena los espacios entre las células.

Tejido adiposo pardo o marrón

Tejido adiposo pardo (corte histológico)

A diferencia de los adipocitos blancos, los adipocitos pardos o marrones tienen una apariencia parecida a una esponja ya que varias gotas de lípidos se encuentran en su citoplasma. El tejido es organizado en grupos de adipocitos conformados en lóbulos, divididos por tabiques de tejido conectivo, los que contienen una cantidad importante de vasos sanguíneos y fibras nerviosas amielínicas. Dentro de dichos lóbulos la cantidad de matriz extracelular entre adipocitos es escasa.

El tejido adiposo pardo se ubica generalmente en el cuerpo de recién nacidos y constituye alrededor de 5% de su masa corporal. Los recién nacidos tienen mucha menos grasa subcutánea comparándolo a los adultos, es por esto que están predispuestos a episodios de hipotermia. Para prevenir un caso de hipotermia mortal, los recién nacidos poseen una cantidad importante de tejido adiposo pardo, el cual tiene una gran capacidad termogénica. Al pasar los años, la cantidad de tejido adiposo pardo disminuye, pero se mantiene dispersa alrededor del cuerpo hasta la pubertad. En los adultos, la mayor parte de la grasa parda ha desaparecido, sin embargo permanece en algunas regiones del cuerpo tales como el espacio retroperitoneal, alrededor de grandes vasos, regiones cervicales profundas y supraclaviculares en el cuello, región interescapular, regiones paravertebrales de la espalda y mediastino.

Grasa parda vs. Grasa blanca: Características Histológicas
Grasa blanca  Morfología celular: gota grande unilocular de lípido la cual empuja a los organelos a la periferia de la célula
Ubicación
: hipodermis, médula ósea
Apariencia
: red de polígonos blancos
Grasa parda Morfología celular: núcleo central rodeado de múltiples gotas de lípidos dispuestos en la periferia de la célula.
Ubicación
: retroperitoneo, regiones cervicales profundas y supraclaviculares del cuello, interescapular, regiones paravertebrales de la espalda y mediastino
Apariencia
: red de células rellena con aparentes vacuolas vacías

Funciones

La función más importante de los adipocitos blancos es almacenar energía. Estos guardan grasa en forma de triglicéridos dentro de las gotas de lípidos en el citoplasma, lo cual ayuda a mantener los niveles de ácidos grasos libres o no esterificados en la sangre.

Por mucho tiempo, el tejido adiposo fue considerado solamente como depósito pasivo de energía. Actualmente se sabe y es considerado un órgano endocrino el cual es capaz de secretar hormonas, factores de crecimiento y citoquinas. Las hormonas más importantes del tejido adiposo incluyen: leptina (saciedad) y adiponectina (metabolismo de glucosa y ácidos grasos). Estas circulan por todo el cuerpo y llevan información a otros órganos activos metabólicamente, como son el hígado, páncreas, músculos y el cerebro. Dichos factores hormonales son de gran importancia en la fisiopatología de muchos desórdenes metabólicos (como diabetes mellitus tipo 2).

El tejido adiposo tiene diferentes funciones o roles dependiendo de su ubicación en el cuerpo humano. Por ejemplo, la grasa abdominal tiene un perfil metabólico diferente comparado al resto de grasa en el cuerpo, y también tiene una gran influencia induciendo la resistencia a la insulina. La grasa parietal tiene un rol importante en la termorregulación corporal, mientras que la grasa visceral proporciona amortiguación física para los órganos internos, protegiendolos de posibles traumas. Cuando se reduce la ingesta calórica, la cantidad de tejido adiposo parietal disminuye, mientras que la grasa visceral se mantiene igual.
A diferencia del tejido adiposo blanco, el tejido adiposo pardo transforma energía química en calor, de esta manera previene la obesidad, hipotermia u otros desórdenes metabólicos.

¿Quieres poner a prueba tus conocimientos sobre los tejidos conectivos? Prueba nuestros cuestionarios personalizables especialmente diseñados para ti:

Tejido adiposo: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

Regístrate ahora ¡y consigue tu guía de estudio definitiva!