Conexión perdida. Por favor actualiza la página.
Conectado
EN | DE | PT | ES Ayuda Cómo estudiar Inicia sesión Registrarse

Nervios espinales: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

Nervios espinales

Los nervios espinales, también conocidos como nervios raquídeos o nervios dorsales, forman parte del sistema nervioso periférico (SNP). Estas son las estructuras a través de las cuales el sistema nervioso central (SNC) obtiene información sensitiva de la periferia del cuerpo y donde se regula la actividad del tronco y las extremidades. También, transmiten las órdenes motoras del sistema nervioso central a los músculos de la periferia.

Los nervios espinales están constituidos por fibras motoras y sensitivas, así como por fibras autónomas. Existen 31 pares de nervios que emergen intermitentemente de la médula espinal para salir del conducto vertebral.

En este artículo revisaremos la anatomía y función de los nervios espinales.

Puntos clave sobre los nervios espinales
Orígenes Raíces anterior (ventral) y posterior (dorsal) de la médula espinal
División por región 8 cervicales
12 torácicos
5 lumbares
5 sacros
1 coccígeo
Función Recibir información sensitiva desde la periferia y transmitirla al sistema nervioso central (SNC)
Recibir información motora del sistema nervioso central y transmitirla a la periferia
Correlaciones clínicas Pinzamiento de las raíces de los nervios espinales, protrusión discal, hernia discal, estenosis espinal, pinzamiento del nervio espinal
Contenidos
  1. Terminología
  2. Raíces espinales anteriores y posteriores
    1. Trayecto de los nervios espinales
    2. Tipos de fibras
    3. Dermatomas y miotomas
  3. Función de los nervios espinales
    1. Reflejos espinales
    2. Reflejo osteotendinoso
    3. Reflejo de flexión
  4. Correlaciones clínicas
    1. Pinzamiento de las raíces de los nervios espinales
    2. Protrusión discal
    3. Estenosis espinal
    4. Pinzamiento del nervio espinal
  5. Bibliografía
+ Muestra todo

Terminología

Antes de adentrarnos en la anatomía de los nervios espinales, veamos rápidamente los términos más utilizados en neuroanatomía para poder orientarnos fácilmente a lo largo de este artículo.

Términos comúnmente utilizados en neuroanatomía
Ventral Anterior, hacia el frente
Dorsal Posterior, hacia atrás
Rostral En la porción superior, hacia la nariz
Caudal En la porción inferior, hacia la cola
Cranial En la porción superior, hacia el cráneo
Ipsilateral En el mismo lado
Contralateral En el lado opuesto
Bilateral En ambos lados

Raíces espinales anteriores y posteriores

Cada nervio espinal es la mezcla de fibras motoras y sensitivas. Comienzan como raíces nerviosas que emergen de un segmento de la médula espinal en un nivel específico. Cada segmento de la médula espinal contiene cuatro raíces: una raíz anterior (ventral) y una raíz posterior (dorsal) tanto del lado derecho como del izquierdo. Cada raíz está constituida por aproximadamente ocho filetes radiculares.

Dichos filetes radiculares se unen para conformar la raíz anterior (ventral) o la raíz posterior (dorsal) de un nervio espinal. La raíz anterior/ventral contiene fibras nerviosas eferentes, que conducen los estímulos fuera del sistema nervioso central (SNC) y hacia las estructuras diana o blanco. Los somas o cuerpos celulares de las raíces ventrales se encuentran en la sustancia gris, ubicada en la porción central de la médula espinal. Las neuronas motoras que controlan al músculo esquelético, así como las neuronas autónomas preganglionares, se ubican en las raíces ventrales.

La raíz posterior/dorsal contiene fibras nerviosas aferentes, que regresan la información sensitiva del tronco y de las extremidades al sistema nervioso central (SNC). Los somas o cuerpos celulares de las raíces dorsales no se localizan en la sustancia gris de la médula espinal, sino en una estructura conocida como el ganglio sensitivo de los nervios espinales. Las raíces anterior y posterior se unen para conformar al nervio espinal propiamente dicho, conteniendo cada uno de estos una mezcla entre fibras sensitivas, motoras y autónomas.

Existen 31 pares de nervios espinales, denominados de acuerdo con la vértebra a la que corresponden. En su mayoría, los nervios espinales emergen del conducto vertebral a través del foramen intervertebral ubicado debajo de la vértebra correspondiente. Esto quiere decir que existen 12 pares de nervios espinales torácicos, 5 pares de nervios espinales lumbares, 5 pares de nervios espinales sacros y 1 nervio coccígeo.

Sin embargo, es importante saber que los nervios espinales cervicales no siguen el mismo patrón mencionado anteriormente. Los nervios espinales C1-C7 emergen del conducto vertebral por encima de la vértebra correspondiente, con un octavo par de nervios espinales cervicales que emerge por debajo de la vértebra C7, es decir que hay un total de 8 pares de nervios espinales cervicales que corresponden a solo 7 vértebras cervicales. El sacro, por su parte, tiene vértebras fusionadas, a diferencia del resto de la columna vertebral. Por esta razón, no existen los agujeros intervertebrales por lo que los nervios espinales sacros emergen a través de los forámenes sacros.

División por regiones de los nervios espinales
Cervical 8 pares
Torácica 12 pares
Lumbar 5 pares
Sacra 5 pares
Coccígea 1 par
Total 31 pares

Desde el nivel de C1 hasta el nivel de L1/L2, las raíces de los nervios espinales tienen un corto camino hasta llegar a su foramen intervertebral correspondiente. Caudal (o abajo) al nivel de L1/L2, la médula espinal se vuelve estrecha, transformándose en una estructura denominada cono medular, donde los filetes radiculares de los nervios espinales comienzan su trayecto para salir del conducto vertebral a este nivel.

Estos últimos pares raquídeos tienen que cursar un trayecto mayor para salir del conducto vertebral y conformar una estructura dentro del mismo, la cual tiene la apariencia de una cola de caballo y por esta razón recibe el nombre de cauda equina (cola de caballo en latín). Las capas de las meninges que rodean a la médula espinal en el conducto vertebral, desde la duramadre hasta el espacio subaracnoideo, cubren las raíces de los nervios espinales a medida que transitan hacia el foramen intervertebral correspondiente. Estos se fusionan con el nervio para convertirse en la capa externa del nervio espinal, el epineuro.

¡Responde al siguiente cuestionario para consolidar tu conocimientos sobre la médula espinal! 

Trayecto de los nervios espinales

Cuando los nervios espinales emergen del conducto vertebral, estos se dividen en dos ramos: un ramo anterior o ventral (más grande) y un ramo posterior o dorsal (más pequeño). Generalmente, el ramo anterior/ventral inerva la piel y los músculos de la cara anterior del tronco, mientras que el ramo posterior/dorsal inerva a los músculos postvertebrales y la piel del dorso. Las fibras nerviosas que inervan a la extremidad superior proceden de los ramos anteriores que se han dispuesto en una red de nervios, conocida como plexo nervioso espinal. Los ramos anteriores de los nervios espinales cervicales superiores forman el plexo cervical (inerva la porción anterior del cuello). Los ramos anteriores de los nervios cervicales inferiores y de los primeros nervios torácicos forman el plexo braquial (inervando a la extremidad superior). Los ramos anteriores lumbares inferiores y sacros superiores forman el plexo lumbosacro (que inerva a la extremidad inferior). Los ramos anteriores torácicos siguen dispuestos en segmentos, convirtiéndose en los nervios intercostales ubicados en los espacios intercostales.

Los ramos comunicantes se encargan de llevar señales autónomas entre los nervios espinales y el tronco simpático. Los nervios espinales pueden tener un ramo comunicante gris y un ramo comunicante blanco. Los ramos comunicantes grises se encuentran en todos los niveles de la médula espinal. Estos llevan fibras nerviosas postganglionares desde los ganglios paravertebrales de la cadena simpática hasta el órgano diana o blanco. Los ramos comunicantes blancos solamente emergen de la médula espinal entre los niveles de T1-L2. Estos llevan fibras nerviosas preganglionares desde la médula espinal hasta los ganglios paravertebrales de la cadena simpática.

Los nervios espinales también dan origen al ramo meníngeo (nervio sinuvertebral), que proporciona inervación sensitiva y vasomotora a las meninges espinales.

Tipos de fibras

Las fibras eferentes somáticas (vías eferentes somáticas) tienen su origen en la columna anterior/ventral de la sustancia gris, en la porción central de la médula espinal. Transitan por la raíz anterior del nervio espinal. Estas son responsables de la inervación motora del músculo esquelético.

Las fibras aferentes somáticas (vías aferentes somáticas) llevan información sensitiva a la piel, las articulaciones y los músculos a la columna posterior/dorsal de la sustancia gris de la médula espinal. Estas fibras transitan por el ganglio sensitivo de los nervios espinales.

Las fibras eferentes viscerales son fibras autónomas que inervan a los órganos. Están divididas en fibras simpáticas y parasimpáticas. Las fibras simpáticas tienen su origen en los nervios espinales torácicos, así como en L1 y L2. Los nervios parasimpáticos se originan en los nervios espinales S2, S3 y S4 solamente para inervar a las vísceras pélvicas y abdominales inferiores. Los otros nervios parasimpáticos tienen origen en las prolongaciones de los pares craneales que se encuentran en la cavidad torácica y abdominal.

Las fibras aferentes viscerales transportan información sensitiva a través del ganglio sensitivo de los nervios espinales a la columna dorsal de la sustancia gris de la médula espinal.

Tipos de fibras en los nervios espinales
Fibras eferentes somáticas Tipo: motora
Transitan a través de la raíz anterior
Inervan al músculo esquelético
Fibras aferentes somáticas Tipo: sensitivo
Transitan a través de la raíz posterior
Inervan a la piel, las articulaciones y los músculos
Fibras eferentes viscerales Tipo: motoras autónomas y fibras simpáticas y parasimpáticas para regular las secreciones glandulares
Simpáticas: T1-T12, L1, L2
Parasimpáticas: S2-S4
Inervan a los órganos
Fibras aferentes viscerales Tipo: sensitivas autónomas
Transitan a través de la raíz posterior
Inervan los órganos

Domina la anatomía de los nervios espinales con nuestras unidades de estudio y cuestionarios.

Dermatomas y miotomas

Los dermatomas son zonas o porciones de piel que reciben inervación sensitiva por un segmento específico de la médula espinal. Todos los dermatomas, desde los hombros hacia abajo, se desarrollan a partir de los somitas y llevan información sensitiva al sistema nervioso central (SNC) a través de los nervios espinales.

Los miotomas tienen una función similar a la función de los dermatomas, con la diferencia de que llevan estímulos motores. Son responsables de la inervación por segmentos del músculo esquelético. Por ejemplo, el músculo diafragma está inervado por los nervios espinales C3, C4 y C5, formando en conjunto al nervio frénico.

¡Es mucha información! Responde al siguiente cuestionario para ponerte a prueba y consolidar tu conocimiento:

Función de los nervios espinales

Reflejos espinales

Un reflejo es una respuesta involuntaria que se produce de manera inconsciente debido a un estímulo sensitivo. Los arcos reflejos están constituidos por neuronas aferentes, que transmiten información sensitiva desde los receptores sensitivos hasta el sistema nervioso central (SNC), y por neuronas eferentes que transmiten estímulos motores al músculo o glándula efectora para que se complete la acción de reflejo. Las interneuronas también están presentes entre las neuronas aferentes y eferentes en todos los reflejos, a excepción de los más simples.

Reflejo osteotendinoso

También conocido como reflejo de estiramiento, ocurre cuando se estira un músculo, el cual responde contrayéndose. El reflejo osteotendinoso es uno de los reflejos más simples y se conoce como arco reflejo monosináptico debido a que no se encuentra ninguna interneurona entre las neuronas eferentes y aferentes. Las señales aferentes y eferentes se transmiten a nivel de un único nervio espinal.

Los receptores que detectan el estiramiento están ubicados en los mismos músculos. Están constituidos por terminaciones nerviosas sensitivas que se unen a la región central de células musculares especializadas conocidas como fibras intrafusales. Las fibras musculares intrafusales se encuentran orientadas paralelas al eje del músculo en grupos denominados husos musculares. Cuando el huso muscular se estira, este transmite una señal aferente sensitiva desde las terminaciones nerviosas sensitivas hacia el sistema nervioso central (SNC). La sinapsis ocurre en las motoneuronas alfa, las cuales inervan a las fibras contráctiles extrafusales del músculo. Además de esta sinapsis directa con la motoneurona alfa del mismo músculo, las neuronas aferentes también hacen sinapsis con las interneuronas de los músculos antagonistas para inhibir su acción.

Por ejemplo, en el reflejo del músculo cuádriceps femoral (reflejo del tendón patelar), el estímulo aferente del estiramiento del tendón patelar se envía a la médula espinal, donde la neurona aferente hace sinapsis con la motoneurona alfa del músculo cuádriceps, provocando su contracción. Al mismo tiempo, la neurona aferente hace sinapsis con la interneurona de los músculos isquiotibiales, que son antagonistas del cuádriceps, provocando su relajación.

Reflejo de flexión

El reflejo de flexión se conoce también como reflejo de retirada y es producido como respuesta a un estímulo sensitivo perjudicial (nocivo), como el dolor. Este es un reflejo polisináptico en donde participan una o varias interneuronas. Las fibras aferentes transportan información sensitiva cutánea por medio del nervio espinal desde el dermatoma responsable del estímulo. Hacen sinapsis con las interneuronas de la sustancia gris de la médula espinal, que a su vez excitan a las motoneuronas alfa de los músculos flexores en la extremidad. Debido a que esto requiere la acción coordinada de más de un nivel de la médula espinal, las interneuronas distribuyen la señal. La activación del reflejo de flexión en una extremidad que se encuentra soportando un peso también puede producirse para descargar ese peso de dicha extremidad.

Nervios espinales: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

© A menos de que se defina lo contrario, todo el contenido, incluyendo ilustraciones, son propiedad exclusiva de Kenhub GmbH, y están protegidas por las leyes de copyright alemanas e internacionales. Todos los derechos reservados.

Regístrate ahora ¡y consigue tu guía de estudio definitiva!