Conexión perdida. Por favor actualiza la página.
Conectado
EN | DE | PT | ES Ayuda Cómo estudiar Inicia sesión Registrarse
¿Listo para aprender?
Elige tu herramienta de estudio favorita

Huesos de la pelvis

Pelvis ósea (Pelvis ossea)
Pelvis ósea (Pelvis ossea)

La pelvis ósea es una estructura compleja con aspecto de cuenca la cual forma el marco esquelético de la región de la pelvis donde se encuentran diversos órganos pélvicos.

La pelvis se divide en dos regiones anatómicas diferentes entre sí, estas son la cintura pélvica y la columna vertebral a nivel de la pelvis. La cintura pélvica, también conocida como el hueso coxal, está conformada por la fusión de tres huesos: el ilion, el isquion y el pubis. La columna vertebral a nivel de la pelvis por su parte corresponde a la porción posterior de la misma, se encuentra por debajo de la columna lumbar y está constituida por el sacro y el cóccix. Los dos huesos pélvicos están conectados anteriormente por la sínfisis del pubis, mientras que posteriormente se articulan con la columna vertebral a nivel de la pelvis para conformar las articulaciones sacroilíacas.

La pelvis juega un papel de suma importancia en varias funciones del cuerpo humano. Para comenzar, se encarga de soportar todo el peso de la parte superior del cuerpo, proporcionando estabilidad y transmitiendo dicho peso a las extremidades inferiores. Esto permite que se desempeñen diversas acciones (como por ejemplo, sentarse, ponerse de pie y caminar). Asimismo, la pelvis alberga y protege las vísceras abdominales y pélvicas, sirviendo como punto de origen e inserción para los músculos y los órganos reproductores. Por último, pero no menos importante, los huesos de la pelvis tienen la capacidad de proporcionar un entorno cómodo para el feto durante el embarazo. La integridad, propiedades biomecánicas y características anatómicas de la pelvis femenina son clave para llevar a cabo el parto.

Este artículo se enfocará en la anatomía y función de los huesos que conforman la pelvis.

Puntos clave sobre los huesos de la pelvis
Huesos Hueso coxal (ilion, isquion y pubis), sacro
Articulaciones Articulación sacroilíaca, sínfisis del pubis, articulación lumbosacra, articulación sacrocoxígea y la articulación coxofemoral (o articulación de la cadera)
Tipos de pelvis Pelvis ginecoide, androide, antropoide, platipeloide
Función Soporte de peso, permite la marcha, proporciona un entorno cómodo para el feto, otorgando características y acciones necesarias para el parto. También, contiene reparos anatómicos de importancia
Contenidos
  1. Hueso coxal
    1. Ilion
    2. Isquion
    3. Pubis
  2. Sacro
  3. Articulaciones
  4. Pelvis mayor y menor
  5. Funciones
    1. Soporte de peso y la deambulación
    2. Soporte
    3. Parto
  6. Correlaciones clínicas
    1. Fracturas de la pelvis
    2. Reparos anatómicos
  7. Bibliografía
+ Muestra todo

Hueso coxal

El hueso coxal es un hueso pareado, de forma irregular, que al articularse con su contraparte se denomina cintura pélvica. Este consta de 3 huesos: el ilion, el isquion y el pubis. Estos tres huesos también son llamados huesos de la pelvis, huesos coxales o huesos innominados. Se desarrollan por centros de osificación individuales y en los niños están unidos únicamente por cartílago. Cuando se llega a la pubertad, las partes de la pelvis ósea se fusionan completamente para formar el complejo y compacto hueso coxal.

El hueso coxal tiene dos caras (una lateral y otra medial) y está delimitado por cuatro bordes (anterior, posterior, superior e inferior).

La cara lateral contiene el reparo anatómico más prominente de este hueso, el acetábulo. El acetábulo es una cara articular en forma de cavidad mediante la cual el hueso coxal se articula con el fémur y conforma la articulación coxofemoral o la articulación de la cadera. Tiene un borde en forma de “C” (borde del acetábulo) que se ve acentuado por el labrum acetabular cartilaginoso y es completado en su porción inferior por el ligamento transverso del acetábulo. Este es el punto principal de unión de los tres huesos los cuales tienen una disposición particular:

  • El ilion se extiende superior a la articulación coxofemoral, por tal motivo, comprende la porción superior del acetábulo.
  • El isquion es la porción posteroinferior del hueso coxal, por lo que encaja en el tercio posteroinferior del acetábulo.
  • El pubis conforma el tercio anteroinferior del acetábulo y es la porción anteroinferior del hueso que se articula con el hueso coxal contralateral.

Otro reparo anatómico óseo de importancia en el hueso coxal es el foramen obturador, un orificio de gran tamaño ubicado anteroinferior al acetábulo, el cual está delimitado por el isquion y el pubis. Este actúa como punto de comunicación entre la región de la pelvis y el muslo, por donde pasan estructuras vasculares y nerviosas.

Revisa la siguiente unidad de estudio para ampliar tu conocimiento:

Ilion

El ilion, también conocido como hueso ilíaco, tiene forma de hoja y se ubica en la porción superior de la articulación coxofemoral. Este hueso está constituido por dos porciones principales: el cuerpo y el ala del ilion. El cuerpo del ilion es una porción más pequeña, localizada hacia inferior, que contribuye a la formación del acetábulo. La porción superior, conocida como ala, es una porción grande y plana, esta consta de cuatro bordes y tres caras.

El ilion contiene cuatro zonas principales que protruyen y son reconocidas como reparos anatómicos que permiten ubicar las estructuras adyacentes. Los reparos anatómicos más prominentes son las cuatro espinas ilíacas que detallaremos a continuación:

  • La espina ilíaca anterior superior, ubicada en el extremo anterior de la cresta ilíaca. Funciona como un punto de inserción para el ligamento inguinal y se puede palpar con facilidad.
  • La espina ilíaca anterior inferior, está ubicada anterior al surco supraacetabular y al borde del acetábulo. Esta espina ilíaca proporciona el punto de inserción para el músculo recto femoral y la porción proximal del ligamento iliofemoral. Se encuentra separada de la espina ilíaca anterior superior por una vertiente corta y vertical.
  • La espina ilíaca posterior superior, está ubicada en el extremo posterior de la cresta ilíaca. Aunque esta espina no se puede palpar, generalmente está representada por un hoyo o hoyuelo en la región glútea medial. La espina ilíaca posterior superior se relaciona lateralmente con la tuberosidad ilíaca y la cara sacropelviana.
  • La espina ilíaca posterior inferior se encuentra inferior a la espina ilíaca posterior superior, mencionada anteriormente.

Bordes

El ilion presenta cuatro bordes: superior (cresta ilíaca), anterior, posterior y medial.

El borde superior del ilion recibe el nombre de cresta ilíaca. Hace referencia a una superficie rugosa de forma semilunar que comienza en la espina ilíaca posterior superior la cual se arquea hacia delante para terminar en la espina ilíaca anterior superior. La cresta ilíaca tiene un labio interno y otro externo, así como una línea intermedia entre estos. De la misma manera, existe un tubérculo ilíaco ubicado 5cm superior y posterior a la espina ilíaca anterior superior.

El borde anterior del ilion se extiende desde la espina ilíaca anterior superior hasta el acetábulo. Presenta la espina ilíaca anterior inferior inmediatamente superior a su extremo acetabular. La porción del borde entre estas espinas tiene una forma cóncava anteriormente.

¿Conoces la importancia de utilizar la técnica de recuerdo activo mientras aprendes anatomía? Asegúrate de utilizar esta técnica para poder aprender y memorizar todos los reparos anatómicos de la pelvis.

El borde posterior del ilion empieza desde la espina ilíaca posterior superior y se extiende hasta el borde posterior del isquion. Este se caracteriza por presentar a la espina ilíaca posterior inferior y por su recorrido irregular. La porción entre las espinas es cóncava posteriormente, mientras que la porción que se extiende desde la espina ilíaca posterior inferior al borde del isquion, primero se dirige horizontalmente para luego orientarse posteroinferiormente y así conformar el borde superior de la incisura ciática mayor. Esta incisura se completa inferiormente por el borde posterior del isquion y la espina ciática. El ligamento sacroespinoso rodea a la incisura superiormente y el ligamento sacrotuberoso la rodea posteroinferiormente, para convertirla en el foramen ciático mayor. Este foramen cumple la función de servir como conducto para siete nervios, tres pares de vasos sanguíneos y un músculo. Estas estructuras son las siguientes:

Contenidos del foramen ciático mayor
Nervios Nervio ciático
Ramos del plexo sacro: nervios glúteo superior, glúteo inferior, pudendo, cutáneo posterior del muslo, nervio del músculo cuadrado femoral, nervio del músculo obturador interno
Vasos Ramas de la arteria ilíaca interna: arterias glútea superior, glútea inferior y pudenda interna
Músculo Músculo piriforme

Caras

Los cuatro bordes del ilion definen y limitan sus tres caras óseas: la cara glútea, la cara sacropelviana y la cara ilíaca (interna). La cara glútea constituye la cara posterolateral del hueso. Está delimitada superiormente por el labio externo de la cresta ilíaca e inferiormente por la línea glútea inferior. Se caracteriza por tener tres líneas glúteas que proporcionan puntos de inserción para los músculos glúteos y del muslo:

  • La línea glútea inferior que corre justo por encima del borde del acetábulo.
  • La línea glútea posterior que corre justo por encima y por delante de la incisura ciática mayor y de ambas espinas ilíacas posteriores.
  • La línea glútea anterior que corre de manera oblicua a lo largo de la cara glútea desde el tubérculo de la cresta ilíaca hacia la línea glútea posterior.

La cara ilíaca es la superficie anteromedial del hueso, la cual está delimitada por la fosa ilíaca. Esta fosa, a su vez, está limitada superiormente por el labio interno de la cresta ilíaca, inferiormente por la línea arcuata y posteriormente por los bordes anteriores de la tuberosidad ilíaca y la carilla auricular del ilion. En el lado derecho, la cara ilíaca está relacionada con la porción terminal del íleon, el ciego y el apéndice vermiforme. Sin embargo, al lado izquierdo, da soporte al colon descendente distal y a la porción proximal del colon sigmoideo.

La cara sacropelviana empieza en el borde posterior de la fosa ilíaca y continúa hasta la porción posterior del ilion. Esta posee una carilla auricular anterior y una tuberosidad ilíaca posterior. La carilla auricular es una superficie en forma de oreja donde el ilion se articula con el hueso sacro para conformar la articulación sacroilíaca. La tuberosidad ilíaca proporciona un punto de inserción para los ligamentos y músculos del dorso y de la extremidad inferior. Asimismo, existe una cara pelviana que se ubica anterior e inferior a la carilla auricular, la cual forma parte de la pared lateral de la pelvis menor.

Puntos de origen e inserción de los músculos

El grueso ilion proporciona diversos puntos de inserción y origen para los músculos del tronco y de las extremidades inferiores. La cresta ilíaca es un punto de inserción para los músculos dorsal ancho, oblicuos externo e interno del abdomen, tensor de la fascia lata y cuadrado lumbar. La cara ilíaca por su parte sirve como punto de origen para el músculo ilíaco el cual tiene origen de los dos tercios superiores de la fosa ilíaca. El músculo sartorio tiene origen en la espina ilíaca anterior superior mientras que el músculo recto femoral tiene origen tanto de la espina ilíaca anterior inferior y el surco supracetabular. La cara glútea del ilion proporciona puntos de origen para los músculos glúteo mayor, medio y menor.

Isquion

El hueso isquion se encuentra posterior e inferior a la articulación coxofemoral. Tiene forma de ‘L’, es continuo superiormente con el ilion y anteriormente con el hueso pubis. Está constituido por dos porciones: el cuerpo y la rama. El cuerpo del isquion es áspero y ancho con tres caras óseas donde se incluye a la cara medial (pelviana), lateral (femoral) y la cara posterior.

La rama del isquion es una porción cilíndrica. Se extiende anteromedialmente desde el aspecto inferior del cuerpo hasta encontrarse con la rama inferior del pubis. En conjunto, estas ramas óseas conforman el borde inferior del foramen obturador.

Caras

La cara medial es relativamente lisa y sin muchos reparos anatómicos que destacar. Sin embargo, conforma la pared lateral de la fosa isquioanal (isquiorrectal) en conjunto con el músculo obturador interno y su fascia.

La cara femoral está angulada anterior, inferior y lateralmente hacia el cuerpo proximal del fémur. En la porción anterior, está delimitada por el margen posterior del foramen obturador y lateralmente por el borde lateral de la tuberosidad isquiática.

Así como la cara medial, la cara posterior es relativamente lisa en su aspecto superior, continuando superiormente con la cara glútea del ilion. Una pequeña proyección en sentido posteromedial se encuentra en su borde superior. Esta proyección recibe el nombre de espina ciática y es el punto de inserción para el ligamento sacroespinoso. Justo debajo de la espina ciática, se puede encontrar una pequeña concavidad con forma de ‘C’ conocida como la incisura ciática menor la cual conforma el borde anterior del foramen ciático menor. Este foramen o agujero está delimitado posteriormente por el ligamento sacrotuberoso y anteriormente por el ligamento sacroespinoso, desempeñando un papel fundamental de pasaje para el nervio pudendo, el nervio obturador interno, la arteria y vena pudenda interna y el tendón del músculo obturador interno.

Inserciones de los músculos

El isquion presenta varios puntos de inserción para los músculos de la pelvis y de las extremidades inferiores. La cara medial presenta puntos de inserción para los músculos transversos del periné, obturador interno y externo, piriforme, coccígeo y elevador del ano.

Las caras lateral y posterior presentan puntos de inserción para la mayoría de los músculos proximales de las extremidades inferiores, tales como el músculo aductor mayor, la cabeza larga del músculo bíceps femoral, el semitendinoso, el semimembranoso y el músculo cuadrado femoral.

Pubis

El hueso pubis o el hueso púbico es el hueso más pequeño del que hablaremos en artículo. El que sea pequeño no quiere decir que sea el menos importante. Está constituido por un cuerpo pequeño y dos ramas (una superior y otra inferior) que se extienden posterior y lateralmente. Las ramas del pubis tienen la apariencias de las líneas oblicuas de la letra ‘K’ desde una perspectiva anterior.

Porciones y caras

El cuerpo del hueso pubis está constituido por tres caras: una cara anterior (externa), una posterior (interna) y una medial. Estas caras convergen a excepción de la cresta del pubis (ubicada en la porción anterior y superior del cuerpo del pubis) donde se delimita la transición de la cara externa e interna.

La cara anterior está orientada inferior y lateralmente presentando una zona lisa que funciona como punto de inserción para los aductores del muslo. La cara posterior se encuentra orientada posterior y superiormente, constituyendo la pared anterior de la pelvis menor. La cara articular (sinfisaria) está orientada medialmente para articularse con el hueso coxal (específicamente el pubis) contralateral. Esta articulación recibe el nombre de sínfisis del pubis. Los huesos se conectan a través del cartílago interpuesto entre los mismos. Esta se puede palpar en la línea media del monte del pubis.

La cresta del pubis separa la cara anterior y posterior del hueso. Esta presenta a la espina púbica en su extremo lateral, exactamente 2,5 cm lateral a la sínfisis del pubis. La espina púbica funciona como punto de inserción para el ligamento inguinal y es utilizada clínicamente (en conjunto a la espina ilíaca anterior superior) para localizar los anillos del conducto inguinal. El área curva inferior a la sínfisis del pubis es conocida como el arco del pubis. Es una de las zonas de la pelvis que adquiere su forma dependiendo del género, ya sea masculino o femenino.

La rama superior del hueso pubis comienza en la espina púbica y se extiende posterior y lateralmente hacia arriba, llegando hasta el acetábulo. Está constituido por tres bordes y tres caras. La cara anterior se prolonga desde la espina púbica hasta la eminencia iliopúbica y está limitada por la cresta obturadora anteriormente y por el pecten del hueso pubis (línea pectínea) posteriormente. La línea pectínea es continua con la línea arcuata del ilion. En conjunto, estas dos líneas confirman la línea terminal, una línea que separa la pelvis mayor de la menor.

La porción obturadora de la rama superior está orientada posterior e inferiormente, se encuentra delimitada anteriormente por la cresta obturadora e inferiormente por su propio borde inferior afilado. Por último pero no menos importante la cara pelviana se encuentra orientada posterior y superiormente, siendo relativamente lisa en comparación a la cara anterior. Cabe destacar que se encuentra delimitada por el pecten del hueso pubis superiormente y el borde inferior debajo.

La rama inferior del pubis se encuentra proyectada posterior, inferior y lateralmente desde el ángulo superolateral del cuerpo del pubis. Esta cuenta con dos caras (una anterolateral y otra posteromedial) las cuales están separadas por dos márgenes (uno anterior y otro medial). La rama inferior se continúa inferior y lateralmente para juntarse con la rama del isquion y completar, el foramen obturador.

La cara anterolateral de la rama inferior del pubis se dirige hacia el muslo y se continúa superiormente con el cuerpo del pubis. Por otra parte, la cara posteromedial está orientada hacia la pelvis menor creando de esta manera un punto de inserción para el pilar del pene (en el caso de los hombres) o el clítoris (en el caso de las mujeres). El borde medial delimita parte del foramen obturador, brindando un punto de inserción para el músculo tensor de la fascia lata y la capa membranosa de la fascia perineal superficial.

Inserciones musculares

Al igual que los demás huesos innominados, el pubis proporciona puntos de inserción para diversos músculos abdominales anteriores, pélvicos y de las extremidades inferiores. Su borde superior proporciona puntos de inserción para el músculo recto del abdomen, pectíneo y el tendón conjunto (la unión de la aponeurosis del músculo oblicuo interno y el músculo transverso del abdomen). La cara externa del pubis da soporte a los músculos grácil, aductor corto, obturador externo y a aductor largo.

Sacro

El sacro es un hueso triangular que está constituido por 5 vértebras sacras (S1-S5) que se encuentran fusionadas. Tiene una cara anterior (pelviana) y otra posterior (glútea), está constituido por una base, dos alas y un vértice. La cara pelviana del sacro es lisa y cóncava, mientras que la cara glútea es rugosa, de forma irregular y convexa. La cara glútea se caracteriza por tener varios procesos espinosos rudimentarios que conforman la cresta sacra media. Su base está formada por la primera vértebra sacra (S1), se dirige superiormente y se articula con la última vértebra lumbar.

La base del sacro presenta una ligera proyección en la línea media que se conoce como promontorio del sacro el cual es clave para definir los diferentes diámetros de la pelvis. Los procesos transversos fusionados de las dos primeras vértebras sacras conforman las alas del sacro. La cara lateral de cada ala es aplanada para facilitar la articulación con el ilion ipsilateral, conformando la articulación sacroilíaca. El sacro se vuelve estrecho hasta llegar al vértice donde se articula con la base del cóccix.

Domina la anatomía del sacro y el cóccix con el siguiente cuestionario:

Articulaciones

Los huesos que conforman la pelvis se unen entre sí a través de cuatro articulaciones creando así, diversos movimientos de la pelvis. Cuando los estudiamos de posterior a anterior, estas son la articulación lumbosacra, sacroilíaca, sacrocoxígea, coxofemoral y la sínfisis del pubis.

  • La articulación lumbosacra es una articulación de tipo sínfisis (articulación cartilaginosa secundaria) entre la quinta vértebra lumbar y la base del sacro. Esta permite la flexión, extensión, flexión lateral y una ligera rotación del torso en cuanto a la pelvis y las extremidades inferiores.
  • La articulación sacroilíaca es una articulación sinovial entre el ala del sacro y la carilla auricular del ilion. Esta permite solo un poco de movilidad a través de ligeros movimientos de deslizamiento y de rotación. En las mujeres, los ligamentos se reblandecen durante el embarazo, permitiendo a su vez, aumentar el diámetro de la pelvis durante el proceso de parto.
  • La articulación sacrocoxígea es una anfiartrosis entre la última vértebra sacra (S5) y la primera vértebra coccígea (Co1). Esta articulación permite la flexión y la extensión del cóccix. Cabe destacar que estos movimientos son pasivos y se producen durante el parto y la defecación.
  • La sínfisis del pubis es una articulación cartilaginosa secundaria entre las caras mediales de los huesos del pubis. Las caras articulares están recubiertas por una capa de cartílago hialino y a su vez, conectadas por cartílago ubicado entre estas. Por lo general, esta articulación no genera ningún tipo de movimiento a excepción durante el embarazo, cuando los ligamentos de la pelvis y el cartílago se ablandan para permitir el aumento del diámetro de la pelvis en el trabajo de parto.

Pelvis mayor y menor

Cuando observamos a los huesos de la pelvis en conjunto, podemos ver que es una estructura con forma de cubeta o taza. Dicha estructura ósea se abre superior e inferiormente. Superiormente esta se abre hacia el abdomen a través de una amplia apertura pélvica superior (el estrecho superior de la pelvis). Esta apertura tiene un contorno totalmente óseo: estando delimitado por la línea terminal (un anillo continuo conformado por la línea pectínea y la línea arcuata) y por el promontorio del sacro (posteriormente).

La apertura inferior de la pelvis recibe el nombre de estrecho inferior de la pelvis. Sus bordes están delimitados por estructuras óseas y ligamentos: posterior y lateralmente está delimitada por los ligamentos sacrotuberosos, mientras que anterior y lateralmente por las ramas isquiopubianas. El estrecho inferior de la pelvis está cubierto por los músculos del diafragma pélvico y el periné.

El estrecho superior e inferior de la pelvis dividen a la pelvis en los siguientes compartimentos:

  • La pelvis mayor (pelvis falsa) se encuentra por arriba del estrecho superior de la pelvis y contiene la porción distal de los intestinos. Está delimitada por el ala del hueso ilion lateralmente y por la 4ta-5ta vértebra lumbar y la base del sacro posteriormente. El borde anterior de la pelvis mayor es completado por la porción inferior de la pared abdominal anterior. Superiormente, la pelvis mayor se comunica con la cavidad peritoneal, inferiormente, con la pelvis menor a través del estrecho superior de la pelvis. Este límite entre la pelvis mayor y menor también recibe el nombre de línea innominada.
  • La pelvis menor (pelvis verdadera) se encuentra entre el estrecho superior e inferior de la pelvis y contiene a los genitales internos, periné y órganos distales del tracto urinario. Se encuentra delimitada a ambos lados por el ilion e isquion, y posteriormente por el sacro y cóccix. Los huesos del pubis, la sínfisis del pubis y sus ramas conforman en límite anteroinferior.

Aprende todo sobre la pelvis con nuestros artículos, video tutoriales, cuestionarios y diagramas rotulados.

Diferencias entre la pelvis femenina y masculina

La forma de la cintura pélvica varía entre géneros, individuos y razas. Las diferencias morfológicas se deben a los distintos diámetros de la pelvis y tienen principalmente implicaciones obstétricas (en otras palabras, el parto). Estas diferencias también pueden ser utilizadas en antropología forense como apoyo en la identificación de fósiles o como parte de investigaciones criminales. Estas variaciones han sido descritas y clasificadas en cuatro tipos principales de pelvis, las cuales estudiaremos a continuación:

Las diferencias más importantes en la pelvis de los dos géneros son basadas en la forma del estrecho superior de la pelvis, el ángulo de las ramas isquiopubianas y la proyección de las espinas ciáticas. Por lo general, la pelvis femenina tiene un estrecho superior más ancho (circular), así como ramas isquiopubianas más anchas y espinas ciáticas más cortas. Estas características hacen que el proceso del parto sea más viable en comparación con la pelvis masculina (en el caso supuesto que pudiese ocurrir). La pelvis masculina se caracteriza por un estrecho superior en forma de corazón con ramas isquiopubianas más estrechas y espinas ciáticas cónicas, las cuales se proyectan medialmente por lo que serían más propensas a impedir u obstaculizar el paso del feto durante el parto.

Resumen de los diferentes tipos de pelvis
Ginecoide Forma de pelvis más común en mujeres occidentales
Estrecho superior ligeramente ovalado a lo largo de su eje transversal
Espinas ciáticas sin punta y que no se proyectan en la cavidad pélvica
Sacro ancho con una concavidad profunda
Ideal para el parto
Androide Tipo de pelvis más común en hombres
Estrecho superior de forma de corazón (promontorio del sacro grande)
Espinas ciáticas cónicas que sobresalen en la cavidad pélvica
Sacro ligeramente curvo
Ideal para la inserción de músculos voluminosos
Antropoide Este tipo de pelvis tiene características propias de la pelvis androide y ginecoide.
Estrecho superior ovalado a lo largo del eje anteroposterior
Espinas ciáticas sin punta
Sacro largo, estrecho y menos curvo en comparación del sacro propio de la pelvis ginecoide
Permite el parto pero tiene un riesgo elevado de obstrucción
Platipeloide Denominada la pelvis contraída
Estrecho superior y espinas ciáticas de características similares a los encontrados en la pelvis ginecoide.
Sacro ligeramente curvo

Explora nuestras unidades de estudio para aprender más sobre los contenidos de la pelvis masculina y femenina respectivamente.

Funciones

Las funciones principales de la cavidad de la pelvis es soportar el peso de la parte superior del cuerpo, ayudar a caminar, proteger a las vísceras abdominales inferiores y pélvicas, y en el caso de las mujeres, facilitar el parto. Asimismo existen diversos puntos de la pelvis que se pueden palpar externamente y que los profesionales de la salud utilizan como reparos anatómicos para diversos procedimientos clínicos.

Soporte de peso y la deambulación

La cintura pélvica es una estructura gruesa que está diseñada para poder soportar todo el peso de la parte superior del cuerpo. El peso es distribuido y transferido desde el esqueleto axial al esqueleto apendicular inferior a través de la pelvis mientras se está de pie y se camina. Asimismo, estos huesos gruesos brindan puntos de inserción para algunos de los músculos más grandes del cuerpo los cuales son necesarios para una postura y funciones motoras correctas.

Soporte

Los huesos de la pelvis también brindan puntos de inserción para los músculos y ligamentos más pequeños del diafragma pélvico y el periné.

Junto a estas estructuras, los huesos de la pelvis son capaces de mantener a los órganos en su lugar en la cavidad de la pelvis y protegerlos, incluyendo a la vejiga urinaria, al colon, los órganos reproductores y el recto. Asimismo, las estructuras del diafragma pélvico están diseñadas para conservar la continencia del ano y de las vías urinarias.

Parto

Después de nueve meses de crecimiento y desarrollo dentro del útero, el feto está preparado para nacer. Este proceso está caracterizado por una serie de acontecimientos emocionantes, aunque un poco riesgosos, que requieren acciones bastante específicas y coordinadas. Para que se lleve a cabo el parto de manera exitosa, se requiere que las partes del feto sean más pequeñas que el diámetro de la pelvis, lo que permite que dichas partes entren en la pelvis de una manera adecuada. Si la cabeza del feto es demasiado grande, si el diámetro de la pelvis es demasiado pequeño o si la orientación del feto no es la adecuada (el eje longitudinal de la cabeza debe estar en el plano transversal), puede que sea imposible que se produzca un parto vaginal.

Por esta razón, es de suma importancia que los ginecobstetras determinen si la pelvis de la futura madre es idónea para dar a luz al feto. Asimismo, el tamaño del feto también debe ser monitoreado y controlado, comparándolo al diámetro de la pelvis para así poder establecer el riesgo de desproporción cefalopélvica (CPD) en el momento del parto.

Para dominar toda la información sobre los huesos estudiados en este artículo, responde nuestro cuestionario sobre los huesos de la pelvis.

Huesos de la pelvis: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

© A menos de que se defina lo contrario, todo el contenido, incluyendo ilustraciones, son propiedad exclusiva de Kenhub GmbH, y están protegidas por las leyes de copyright alemanas e internacionales. Todos los derechos reservados.
¿Te aburrió la anatomía? Intenta esto

Regístrate ahora ¡y consigue tu guía de estudio definitiva!

Comienza a aprender en menos de 60 segundos

  • Aprende anatomía e histología más rápidamente
  • Accede a unidades de estudio creadas y actualizadas por nuestros expertos
  • No se requiere contrato ni pago
Crea tu cuenta gratuita ➞