EN | DE | PT | ES Ayuda Cómo estudiar Inicia sesión Registrarse

Sistema digestivo: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

Sistema digestivo

Extendiéndose desde la boca hasta el ano, el tubo digestivo es uno de los sistemas más grandes del cuerpo humano. Contiene órganos que regulan la ingesta de alimentos, su digestión y la absorción de la materia útil que estos contienen. Además de esto, el sistema digestivo también elimina los productos de desecho de los alimentos y de varios procesos metabólicos endógenos.

En pocas palabras, el tracto digestivo tiene la gran responsabilidad de transformar grandes trozos de alimento en sus micro-moléculas constituyentes que posteriormente, se utilizarán para construir y reparar el cuerpo.

En este artículo hablaremos de la anatomía y función del sistema digestivo

Datos clave sobre el sistema digestivo
Funciones Regular la saciedad y el hambre mediante la producción de leptina y grelina, digestión mecánica (masticación), deglución y digestión química de los alimentos; absorción de los nutrientes necesarios, eliminación de materia innecesaria y desechos
Órganos digestivos primarios Boca, faringe, esófago, estómago, intestino delgado (duodeno, yeyuno, íleon), intestino grueso (colon), reco y ano
Órganos digestivos accesorios
Glándulas salivales, hígado, vesícula biliar, páncreas

Visión general del sistema digestivo

El sistema digestivo se puede dividir en dos componentes principales:

  • Existe el tubo digestivo primario, que funciona principalmente como conducto y vía de almacenamiento. Esta porción es necesaria para mover el contenido de los alimentos a lo largo del tracto (peristaltismo), para que pueda ocurrir la absorción de nutrientes y la excreción de sustancias no digeridas. El tubo digestivo también permite la división del proceso digestivo en diferentes etapas. Esto es importante porque algunas enzimas producidas en una parte del tracto (por ejemplo, pepsina en el estómago) no funcionarán de manera óptima en otra parte (por ejemplo, el yeyuno).
  • El otro componente del sistema son los órganos digestivos accesorios. Este grupo de órganos está encargado de la síntesis y secreción de enzimas responsables de la digestión química.

Órganos digestivos primarios

El tracto digestivo o tubo digestivo también se conoce como canal alimentario. Es una estructura tubular continua con algunas regiones dilatadas en su trayecto. Estas regiones dilatadas suelen estar limitadas por engrosamientos de la pared que forman esfínteres. Esto evita la mezcla involuntaria de contenidos en diferentes etapas digestivas.

Cavidad oral

La cavidad bucal marca la apertura del tubo digestivo. Está formada por el vestíbulo oral (espacio entre la cara interna de las mejillas y los dientes) y la cavidad oral propiamente dicha (detrás de los dientes). La cavidad oral también contiene los dientes y la lengua. Está limitada anteriormente por los labios y los dientes, y posterolateralmente por los arcos palatofaríngeos. Posteriormente, la cavidad bucal se abre hacia la orofaringe. El techo está formado por el paladar duro (en los dos tercios anteriores) y el paladar blando (en el tercio posterior). Asimismo, el piso de la cavidad bucal contiene la lengua.

Los dientes se pueden subdividir en incisivos, diseñados para cortar; caninos, diseñados para desgarrar; y finalmente los premolares y molares, con sus superficies complementarias (denominadas caras oclusales), están diseñados para triturar los alimentos.

La lengua es un órgano muscular: está formada por músculos intrínsecos y extrínsecos, la cual posee en su superficie papilas gustativas que posibilitan la sensación gustativa.

Faringe

Posterior a la cavidad oral propiamente dicha se encuentra la orofaringe. Esta es la parte media de la faringe que se comunica superiormente con la nasofaringe e inferiormente con la laringofaringe. Las paredes de la orofaringe están formadas por los músculos constrictores faríngeos superior y medio. Anterolateralmente, los pliegues palatofaríngeos forman una demarcación entre la cavidad bucal propiamente dicha y la orofaringe.

La raíz de la lengua también sirve como otro punto de referencia en la cara anteroinferior de la orofaringe. La mucosa de las paredes de la orofaringe contiene numerosos tejidos linfáticos asociados a mucosas (MALT). Puede separarse de la nasofaringe por los músculos de la cresta de Passavant y las estructuras de soporte del paladar blando durante la deglución. 

Esófago 

El conducto tubular responsable de transferir los alimentos de la orofaringe al estómago es el esófago. Se puede dividir en tres partes:

  • Cervical
  • Torácica
  • Abdominal

La longitud total del tubo muscular es de 25 centímetros comenzando en el músculo cricofaríngeo en el borde inferior del cartílago cricoides a la altura de la sexta vértebra cervical (C6). Se ubica posterior a la tráquea en el cuello a lo largo de su curso caudal. Luego viaja a través del mediastino superior y luego posterior a lo largo de las vértebras torácicas. Pasa por el diafragma a la altura de la décima vértebra torácica (T10). Los 2,5 centímetros restantes del esófago constituyen la parte abdominal. Se une al estómago a nivel de la unión gastroesofágica, donde se encuentra el esfínter esofágico inferior fisiológico, también conocido como cardias.

Estómago 

Dentro de la cavidad abdominal, el esófago da origen al estómago. Este órgano es un área dilatada del tubo digestivo que participa tanto en la digestión mecánica como química. Se divide en cuatro partes principales:

  • Fondo
  • Cuerpo
  • Antro pilórico
  • Conducto (canal) pilórico

Lateralmente hay una curvatura mayor y medialmente, una curvatura menor. Hay dos escotaduras o incisuras distintas en el estómago. La primera es la incisura del cardias formada en el borde lateral de la unión cardioesofágica. La otra es la incisura angular, menos pronunciada, ubicada distalmente en el extremo caudal de la curvatura menor (en el antro pilórico). El píloro es la parte distal, engrosada, del estómago. Posee un esfínter que regula el paso del quimo desde el estómago hasta el inicio del intestino delgado.

Duodeno

El duodeno marca el comienzo del intestino delgado. Tiene aproximadamente 20 a 25 cm de largo (doce dedos de largo, duodenum digitorum) y se extiende desde el píloro hasta el músculo suspensorio del duodeno (ligamento de Treitz). El duodeno no solo es la parte más corta del intestino delgado, sino también la más ancha. Se puede subdividir en cuatro partes según su orientación geométrica. La primera parte se conoce como porción superior (pars superioris); tiene aproximadamente 2 a 3 cm de largo y viaja por encima de la cabeza del páncreas. La segunda parte es la porción descendente (pars descendens), que comienza detrás del cuello de la vesícula biliar. Viaja unos 8-10 cm lateralmente hacia la cabeza del páncreas.

La flexura inferior del duodeno (donde la porción descendente comienza a girar) marca la transición de la segunda parte del duodeno a la tercera parte, la porción horizontal (pars horizontalis). Viaja aproximadamente 10 cm antes de comenzar a curvarse hacia arriba en el segmento final del duodeno, la porción ascendente (pars ascendens) que tiene solo 2,5cm de largo.

Yeyuno

La transición del duodeno a yeyuno ocurre en el ligamento de Treitz. La diferencia en el diámetro luminal del yeyuno y el duodeno es una característica distintiva importante. El duodeno es significativamente más ancho que el yeyuno.

Yeyuno (vista ventral)

Sin embargo, puede resultar más difícil distinguir entre el yeyuno y el íleon, ya que no existen puntos de referencia anatómicos externos para guiar. Las principales características distintivas son las siguientes:

  • El diámetro externo del yeyuno (4 cm) es mayor que el del íleon (3,5 cm).
  • El diámetro interno del íleon (2 cm) también es menor que el del yeyuno (2,5 cm).
  • Las paredes del yeyuno parecen más gruesas que las del íleon.
  • Además, el yeyuno parece más hiperémico que el íleon porque tiene un aporte vascular más extenso
  • La superficie luminal del yeyuno se pliega significativamente en pliegues circulares que son más numerosos y parecen más profundos que en cualquier otro lugar dentro del tracto digestivo. Además, los pliegues circulares se vuelven menos abundantes distalmente dentro del íleon.
  • Finalmente, la mucosa luminal del íleon tiene tejido linfoide asociado a mucosas (MALT) más prominente que el yeyuno.

El íleon termina en la válvula ileocecal; que marca la transición del intestino delgado al intestino grueso. La válvula ileocecal es una estructura unidireccional que previene el reflujo del bolo desde el intestino grueso al intestino delgado.

Colon 

El extremo proximal del intestino grueso, también conocido como colon, está formado por un fondo de saco dilatado conocido como ciego. Unido al ciego, se puede encontrar el apéndice vermiforme. La ubicación de este apéndice vermiforme puede variar. El colon se divide en:

  • Ascendente
  • Transverso
  • Descendente
  • Sigmoideo

Externamente, el colon tiene un aspecto segmentado debido a unos abultamientos presentes en la superficie del conducto, denominados haustras. La capa musculare longitudinal del colon se concentra en tres bandas musculares conocidas como taenia coli; que viajan a lo largo del colon. Las tres tenias son:

  • Tenia libre (taenia libera) es la tenia que se encuentra en la superficie antimesentérica del colon; encontrada en la superficie anterior del colon.
  • Tenia omental o epiploica (taenia omentalis) es la tenia omental, que se localiza posterolateralmente y se une al omento mayor del intestino grueso.
  • Tenia mesocólica (taenia mesocolica) es la tenia mesocólica, que se encuentra en el punto medio entre la tenia libre y la inserción mesentérica en el colon.

Es importante destacar que el ciego no tiene las haustras prominentes que se ven en el resto del colon. A medida que el colon ascendente se desplaza desde la fosa ilíaca derecha hacia arriba, pasa al colon transverso en la flexura cólica hepática (ángulo cólico derecho). El colon transverso viaja de izquierda a derecha en las regiones del hipocondrio. Gira caudalmente en la flexura cólica esplénica (ángulo cólico izquierdo) para formar el colon descendente. A medida que el colon descendente viaja desde el hipocondrio izquierdo a la fosa ilíaca izquierda, pasa a ser colon sigmoideo. Este segmento distal comienza en la entrada pélvica y termina en la unión rectosigmoidea a la altura de la tercera vértebra sacra (S3).

Recto

A diferencia del colon, el recto está rodeado de paredes circunferenciales por músculos lisos. No tiene haustras y carece de tenias cólicas. Esta continuación distal del intestino grueso funciona como un reservorio para las heces, antes de la excreción. Termina a nivel de la curvatura sacrococcígea. Pasa sobre el diafragma pélvico para formar la unión anorrectal.

Recto (vista ventral)

Canal anal

El pasaje final a través del cual los alimentos no digeridos y la mucosa exfoliada saldrán del cuerpo se llama canal anal. Continúa desde la unión anorrectal y pasa a través del asa formada por el músculo puborrectal, que hace oscilar el canal anal anteriormente. Distalmente, la mucosa del canal anal pasa del epitelio columnar con células caliciformes que se encuentran en todo el colon, al epitelio escamoso de la piel perianal. Este punto se conoce como el borde anal.

Órganos digestivos accesorios

Glándulas salivales

Los órganos accesorios del sistema digestivo tienen la función principal de sintetizar y secretar enzimas digestivas para descomponer aún más los alimentos en nutrientes. Las glándulas salivales son estructuras pares de la cavidad oral que secretan saliva y otras enzimas que se mezclan con el alimento masticado para formar el bolo alimenticio. Hay tres glándulas salivales principales en la cavidad bucal:

  • Glándula parótida
  • Glándula submandibular
  • Glándula sublingual

Hígado

Otro órgano digestivo accesorio importante es el hígado. Se ubica en el cuadrante superior derecho del abdomen, debajo del hemidiafragma derecho. El hígado tiene dos lóbulos anatómicos, pero ocho segmentos funcionales. Además de producir bilis para digerir las grasas, todos los nutrientes absorbidos del intestino delgado ingresan al hígado a través del sistema venoso porta hepático.

Hígado (vista ventral)

Vesícula biliar

Desde el hígado, los nutrientes se integran en varios procesos catabólicos y se envían por todo el cuerpo. La mayor parte de la bilis que produce el hígado se almacena en la vesícula biliar. Este órgano muscular en forma de saco que reside en la superficie posterior del hígado drena su contenido hacia el árbol biliar extrahepático después de una comida rica en grasas.

Páncreas 

Finalmente, el páncreas es un órgano retroperitoneal que también proporciona enzimas para la digestión. La cabeza del páncreas se encuentra dentro del asa en forma de C del duodeno. El cuerpo se extiende superolateralmente, detrás del antro gástrico. La cola del páncreas termina en el hilio del bazo.

Funciones

Hambre y saciedad

La función del sistema digestivo realmente comienza dentro del cerebro. Siempre que las reservas de energía del cuerpo (es decir, las reservas de glucosa, proteínas o grasas en sangre) caen por debajo de un punto establecido, se activan los centros de hambre del hipotálamo. Estos centros regulan la saciedad (plenitud) y el apetito para mantener la homeostasis energética. Esto le indica al cerebro que es necesario obtener alimentos. Sin embargo, esta no es la única fuente de estimulación del hambre, ya que hay elementos de placer y comodidad que pueden derivarse de la ingestión de alimentos.

Hipotálamo (núcleo ventromedial) - vista lateral izquierda

Masticación

Los organismos monogástricos (humanos por ejemplo) tienen dos tipos de procesos digestivos que ocurren en el tracto digestivo: digestión mecánica y química. Una vez obtenido el alimento deseado, se inicia el proceso digestivo en la boca con digestión mecánica. Aquí, los dientes se utilizan para cortar, rasgar y triturar trozos de comida en partículas más pequeñas. Este proceso de masticación implica la acción alterna de los músculos de la masticación (es decir, el masetero, los pterigoideos y el temporal).

La masticación es en realidad una acción de tipo reflejo que se estimula una vez que la comida está presente en la boca. En ese punto, hay una inhibición de los músculos de la masticación que resulta en una caída de la mandíbula. Esto provoca la distensión de los músculos de la masticación, lo que resulta en una contracción de las fibras musculares; levantando así la mandíbula. Esa acción provoca la aposición de las arcadas de dientes superior e inferior, masticando la comida que se encuentra entre ellas. El ciclo se repite hasta que las partículas de alimento se pueden enrollar en una masa homogénea denominada bolo alimenticio.

Este bolo alimenticio conformado con la lengua es humedecido por la saliva secretada por las glándulas salivales. Esta secreción salival también permite el paso del bolo alimenticio sin problemas hacia el estómago. También ten en cuenta que cierta cantidad de digestión química también se produce en la boca, ya que la saliva contiene la enzima amilasa, que descompone algunos carbohidratos en la boca.

Deglución y digestión física

Una vez preparado el bolo alimenticio, se iniciará la deglución. Este es otro reflejo intrincado que implica la acción de los tractos aferentes y eferentes de varios nervios craneales que se transmiten hacia y desde el núcleo del tracto solitario (NTS) y el núcleo ambiguo del tronco encefálico.

El resultado final es que estos nervios envían señales motoras a la lengua, que mueve el bolo contra el paladar duro y el blando, y luego hacia la orofaringe (que también se encuentra bajo la regulación del tronco encefálico). El bolo continúa hacia abajo hacia la laringofaringe y el reflejo de deglución se inicia en el esófago. Todas las acciones de tragar hasta este punto estaban bajo control voluntario; sin embargo, el resto de la acción se realiza mediante contracciones peristálticas involuntarias que viajan de forma craneocaudal. A nivel de la faringe:

  • Superiormente, se evita que el bolo entre en la nasofaringe por las acciones de la cresta de Passavant. Esta estructura es una cresta transversal formada por las acciones conjuntas de los esfínteres palatofaríngeos, los músculos constrictores superiores, el salpingofaríngeo y los músculos del paladar blando.
  • La epiglotis cierra la laringe para evitar que los alimentos entren en las vías respiratorias. Las cuerdas vocales también se aducen como medida de protección adicional.
  • Además existe una inhibición específica del centro de la deglución sobre el centro respiratorio a nivel del bulbo: como consecuencia de esto, se previene la inspiración durante la deglución y el acto deglutivo siempre finaliza con una espiración.

Aún con todas estas medidas protectoras, alguna parte del bolo alimenticio o gotas de saliva o líquido podrían entrar en contacto con la mucosa respiratoria de la laringe, lo que desencadena el reflejo protector tusígeno (tos).

A nivel del esófago:

  • Hay relajación del esfínter cricofaríngeo y el bolo ingresa al esófago proximal. La presencia del bolo causa distensión del plexo mientérico dentro de las paredes del esófago, iniciando la onda peristáltica esofágica primaria.
  • La presencia continuada del alimento estimula las ondas peristálticas secundarias en dirección craneocaudal.

Estas ondas, junto con la acción de la gravedad, mueven el bolo hacia el esfínter esofágico inferior a una velocidad de 4 cm / s. En reposo, el esfínter tiene un tono alto. Sin embargo, la presencia del bolo ayuda a relajar el esfínter esofágico inferior y los alimentos pueden ingresar al estómago. Aquí tendrá lugar la mayor parte de la digestión química.

Digestión química

Una vez que el bolo ingresa al estómago, se produce liberación regulada de una variedad de enzimas que facilitan la digestión química. Algunas de estas enzimas también estimulan los órganos digestivos accesorios para que liberen sus enzimas para ayudar en la digestión. Además de la digestión química (particularmente de las proteínas), el estómago también funciona como:

  • Un punto de almacenamiento, que libera gradualmente su contenido en el intestino delgado, para permitir el tiempo adecuado para una mayor digestión y absorción.
  • Un mezclador: el modo de contracción y disposición de la mucosa del estómago da como resultado una mezcla adicional del contenido de los alimentos para formar quimo.
  • Un conducto: esencialmente, pasa la comida del esófago al intestino delgado.
  • Defensa inmunológica: el pH ácido del estómago ayuda a disolver los patógenos invasores antes de que puedan causar una infección.
  • Otros micronutrientes: el hierro (Fe), la vitamina B12 y la absorción de folato están fuertemente regulados por el estómago.

El estómago se puede dividir funcionalmente en bombas musculares proximales y distales, que almacenan el contenido de alimentos y bombean quimo a lo largo del conducto, respectivamente. Porciones de quimo pasan gradualmente al píloro y al intestino delgado.

Una vez que el quimo ha entrado en la primera parte del duodeno, activa el eje neurohormonal que promueve la liberación de bilis (del hígado y la vesícula biliar) y otras enzimas del páncreas. Las ondas peristálticas continúan moviendo el quimo a lo largo del tracto intestinal. El intrincado plegamiento de los intestinos facilita la absorción de nutrientes del quimo. La mayoría de los nutrientes se absorben en el intestino delgado. Los remanentes pasan a través de la válvula ileocecal hacia el ciego.

A medida que las ondas peristálticas continúan hacia el colon, el quimo continúa moviéndose a lo largo del tracto. Se produce una mayor absorción de electrolitos y agua del quimo restante y el quimo luego se convierte en heces, que se almacenan en el recto. A medida que el recto se distiende, los receptores de estiramiento envían una señal al cerebro que promueve la defecación. Mientras que los esfínteres anales internos están bajo regulación autónoma, los esfínteres anales externos están bajo control voluntario. Por lo tanto, el individuo puede resistir el impulso de defecar hasta que se identifique el momento y el lugar adecuados.

Vascularización

Irrigación

La gran mayoría del sistema digestivo es inervado por la aorta abdominal. En la cavidad abdominal, la aorta emite tres ramas principales que, en sucesión, suministran los derivados del intestino anterior, medio e intestino posterior:

  • Tronco celíaco, que después de un curso corto se divide en tres ramas principales; arterias gástrica izquierda, hepática común y esplénica. A través de estas ramas, el tronco celíaco irriga el intestino anterior, incluida la parte abdominal del esófago, el estómago, el tercio superior del duodeno, el hígado, el bazo y el páncreas.
  • Arteria mesentérica superior, teniendo como ramificación la arteria pancreatoduodenal inferior, la arteria cólica media, la cólica derecha, las arterias ileocólicas, las ramas yeyunal e ileal y la arteria marginal del colon (Arteria marginal de Drummond). Estas ramas irrigan el intestino medio, que incluye los 2/3 distales del duodeno, yeyuno, íleon, ciego, apéndice, colon ascendente y 1/3 proximal del colon transverso.
  • Arteria mesentérica inferior, teniendo como ramificación las arterias cólica izquierda, sigmoidea y rectal superior. Estas ramas proporcionan sangre al intestino grueso, irrigando el tercio distal del colon transverso, el colon descendente, el colon sigmoide, el recto y el ano.

Inervación

El sistema digestivo recibe inervación tanto simpática como parasimpática. La inervación simpática proviene de los nervios esplácnicos abdominopélvicos. Estos nervios surgen del tronco simpático e incluyen los nervios esplácnico torácico y lumbar. Los nervios esplácnicos hacen sinapsis con los ganglios prevertebrales (ganglios celíacos, aórtico renales, mesentéricos superiores e inferiores) que proyectan fibras posganglionares para inervar los órganos del sistema digestivo. La inervación simpática inhibe la peristalsis, contrae los vasos sanguíneos y redirige la sangre del sistema digestivo a los músculos esqueléticos y contrae los esfínteres anales.

El suministro parasimpático del sistema digestivo proviene del nervio vago (X par) y los nervios esplácnicos pélvicos. El nervio vago irriga el tracto digestivo desde el esófago hasta el colon transverso, mientras que los nervios esplácnicos pélvicos irrigan el colon descendente, el colon sigmoide y el recto. La inervación parasimpática aumenta la peristalsis, promueve la secreción de jugos digestivos, relaja el esfínter anal interno y contrae el recto.

Drenaje venoso

Hay dos sistemas venosos que drenan los órganos del tracto digestivo; sistema venoso porta y sistema venoso sistémico.

En el sistema de vena porta, la sangre rica en nutrientes del tracto digestivo es drenada por la vena porta hepática hacia el hígado para ser filtrada y desintoxicada. La vena porta hepática está formada por la fusión de la vena mesentérica superior y la vena esplénica.

Después de ser procesada por el hígado, la sangre es transportada al sistema venoso sistémico por las venas hepáticas, que drenan hacia la vena cava inferior.

Sistema digestivo: ¿quieres aprender más sobre este tema?

Nuestros interesantes videos, cuestionarios interactivos, artículos detallados y atlas en alta definición te ayudarán a lograr resultados mucho más rápido.

¿Cómo prefieres aprender?

“Honestamente podría decir que Kenhub disminuyó mi tiempo de estudio a la mitad” – Leer más. Kim Bengochea Kim Bengochea, Universidad Regis, Denver

Regístrate ahora ¡y consigue tu guía de estudio definitiva!